Policiales

Lamentable

Si bien esperaban llevarse $300.000, los asesinos de Souza se fueron solo con $5.000

El pedido de formalización de la Fiscalía explica al detalle cómo ocurrió el robo en el que resultó muerto el trabajador de la bebida que también era policía.

12.06.2019 21:57

Lectura: 3'

2019-06-12T21:57:00
Compartir en

Rogelio Souza era policía y trabajaba en un reparto de bebidas. El miércoles 5 de junio fue asesinado a balazos luego de que un grupo de delincuentes lo abordara para robarle el dinero que llevara en el camión.

Precisamente, su compañero de reparto fue quien lo entregó al resto de delincuentes. Por dichas circunstancias, cuatro personas fueron imputadas este martes tras una audiencia que terminó en incidentes.

Asimismo, el pedido de formalización publicado este miércoles por la Fiscalía describe paso a paso cómo se organizó el robo y el monto que esperaban hallar los delincuentes dentro del camión.

Tal vez el dato más llamativo sea que el compañero que entregó a Souza había acordado con el resto de los ladrones que si el botín era mayor a $ 300.000 él se llevaría $50.000, mientras que si el monto era menor se llevaría $30.000.

Sin embargo, los ladrones solo pudieron encontrar $5.000.

En un principio eran dos los delincuentes que junto al compañero de Souza idearon la maniobra, pero posteriormente se unió otro individuo. La idea era abordar el camión que manejaba Souza como repartidor de bebidas alcohólicas, donde se encontraría su compañero, quien simularía también ser víctima del robo.

El último individuo en sumarse a la maniobra era el encargado de proporcionar un marrón para poder romper el cofre de seguridad del vehículo.

Los dos delincuentes que habían acordado inicialmente con el compañero de Souza llegarían al lugar del atraco en una moto y vestidos con camperas, una de ellas con una insignia de Policía y otra de Bomberos.

El compañero de Souza fue quien confesó todo el robo en la audiencia y señaló que lo que hizo fue proveer las camperas oficiales a los ladrones y aseguró que las tenía porque pertenecían a su padre.

Al mediodía del miércoles 5 de junio se puso en marcha el plan. Los dos delincuentes con camperas oficiales arribaron al camión y redujeron a todos los empleados, incluyendo al compañero de Souza que había planificado el robo.

A este último simularon obligarlo a intentar romper la caja fuerte con el marrón. A su vez, los delincuentes dispararon con armas de fuego contra Souza, que ese día cumplía 27 años.

Las heridas recibidas, que fueron seis, le causaron la muerte, a pesar de haber sido trasladado a un centro asistencial cercano.

A lo que llegaron los delincuentes fue a $5.000, una mochila y el carnet policial y la pistola de reglamento de la víctima. Además, se llevaron el celular que pertenecía al compañero de Souza que entregó el robo.

Días después, el celular fue hallado en la casa del compañero de Souza junto a las dos camperas oficiales.

De acuerdo a lo que admitió en la audiencia, el acuerdo implicaba la entrega de $50.000 a él si en el cofre se hallaban más de $300.000 y si la cifra era menor se le entregarían $30.000. El resto del botín sería repartido en partes iguales entre el resto de los delincuentes.

Montevideo Portal