Policiales

Lamentable

Robaron caballos usados para equinoterapia en niños. Sólo aparecieron los restos carneados

Ocurrió en un establecimiento en la zona de Melilla. Los damnificados lamentan una pérdida que va más allá de lo económico.

14.01.2020 08:38

Lectura: 3'

2020-01-14T08:38:00
Compartir en

El pasado 8 de enero desaparecieron tres caballos de la Hacienda Los Lagos, un establecimiento que ofrece numerosos servicios y actividades relacionados con el mundo hípico, entre ellos la equinoterapia.

"Hicimos la denuncia el miércoles de mañana", explicó a Montevideo Portal Claudia Moizo, propietaria de la hacienda, quien destacó la buena disposición del personal de la Brigada de Seguridad Rural. En compañía de personal de esa división.

En el correr de la semana, Moizo recibió una información que sugería que los animales podrían estar en la cercana zona de Monte de Peirano. "Ahí es un aguantadero de caballos", cuenta la empresaria. Moizo se desplazó hasta ese lugar acompañada por personal policía, pero no halló a sus animales.

Posteriormente, un vecino de la zona localizó restos de equinos dentro de bolsas de arpillera, arrojados en una calle cercana. Moizo comprobó poco después que se trataba de todo lo que quedaba de sus caballos, que habían sido faenados. "La verdad que es horrible, horrible", lamentó.

El episodio del robo cobró repercusión en las redes debido a que otro vecino de la zona, Fernando Rovira, hizo una publicación en Twitter.

Más allá de la pérdida económica que significa el robo de los caballos, hay también una pérdida afectiva para los propietarios, ya que no se trata de simples bienes materiales sino de nobles animales que son criados con esmero y cariño.

Por otra parte, la pérdida de esos caballos perjudica también a las personas que se beneficiaban de los efectos de la equinoterapia. "Eran caballos mansos y entrenados. No podemos subir a los chicos en un caballo que se puede asustar", destaca Moizo.

La damnificada señala que si bien no son cosa de todos los días, los robos de ganado equino y bovino en la zona son relativamente frecuentes. Casos como el sufrido por ella, donde los restos aparecieron embolsados cerca del lugar, indican que los delitos pueden ser obra de gente de la zona.