Contenido creado por Alejo Piazza
Locales

Desde el otro lado

Profesora de Matemática de grado 3 defendió a profesor acusado de acoso sexual en FCien

Juliana Xavier dijo, entre otras cosas, que el hecho que configura acoso sexual por parte de Martín Sambarino a una exalumna “es un abrazo”.

02.12.2021 12:19

Lectura: 7'

2021-12-02T12:19:00
Compartir en

En junio de 2019, la doctora en Matemática Adriana Da Luz denunció ante las autoridades de la Universidad de la República a Martín Sambarino, docente grado 5 del Centro de Matemática de la Facultad de Ciencias, por "varias situaciones que constituyen acoso sexual", según un artículo de Búsqueda que consignaba datos de dicha denuncia y testimonios de otras exestudiantes.

En su denuncia ante la Comisión Central de Prevención y Actuación ante el Acoso y la Discriminación (CPAAD) de la Udelar, Da Luz asegura que el docente "usó su poder como tutor y académico" para ponerla con excusas laborales "en situaciones claramente no profesionales" y en las que la "hizo sentir sumamente incómoda". También señaló que debido a su negativa, el docente tomó represalias académicas que dificultaron la finalización de su tesis.

Ante estos hechos, Sambarino solicitó al Consejo de la Facultad de Ciencias que le inicie un sumario, según el documento al que accedió Montevideo Portal, para que se investiguen los hechos por los que se lo denuncia. Agregó que se produjo una "vulneración impactante" de sus "derechos esenciales".

Tiempo después, la Dirección General Jurídica de la Universidad de la República (Udelar) consideró “probada la existencia de acoso sexual” por parte del docente hacia la exalumna. Sin embargo, hay más opiniones sobre el hecho.

Una postura diferente es la de Juliana Xavier, doctora en Matemática, docente de grado 3 e integrante del Sistema Nacional de Investigadores. La experta participó este jueves del programa En Perspectiva en donde leyó un texto al que tituló “Yo acuso”. Según dijo, habla en representación de “todas las mujeres matemáticas que trabajan en el país y prestaron declaración al sumario” instruido al profesor denunciado, algunas de ellas testigos del caso.

“El 7 de octubre del 2021 el Consejo de Facultad de Ciencias propuso la destitución del profesor Martín Sambarino. Esto es consecuencia de un contexto político, de una campaña difamatoria y de presiones de gremios que buscan un chivo expiatorio. El camino legal comienza con una denuncia presentada ante la Comisión de Prevención y Actuación ante el Acoso y la Discriminación”, comenzó diciendo la docente, al tiempo que agregó que esta comisión elaboró un informe sobre el asunto, que recomendó a su vez que se iniciara una investigación administrativa.

“Esta investigación concluyó e informó al Consejo de Facultad de Ciencias dictaminando que surge probado acoso sexual.  ¿Pero de qué se lo acusa exactamente a Sambarino? El hecho que configura acoso sexual es un abrazo, que en palabras de la denunciante se interpretó como un avance. La denuncia no dice que el abrazo fuera acompañado de acciones físicas y objetivas de carácter sexual, el denunciado reconoce que abrazó amistosamente a la denunciante porque estaba angustiada. A partir de este dictamen el consejo de la Facultad de Ciencias propuso al Consejo Directivo Central la destitución del docente, es este consejo quien debe pronunciarse ahora”, opinó.

“La desproporción en la sanción propuesta no es casual. En agosto del 2019 se publicó un artículo en la prensa cuyo tono fue extremadamente agresivo, relatando hechos falsos, algunos que constituirían delitos graves respecto a la conducta del profesor con sus alumnos mujeres. La nota refiere a hechos muy graves que habrían cometido otras personas que nada tienen que ver con Sambarino, sin aclararlo, enchastrando su nombre a nivel local e internacional. Concluida la investigación resultan falsas las aberraciones que le indilgaron. Una investigación donde se entrevistaron más de 50 testigos: docentes, estudiantes y amigos de la denunciante”, contó. 

“La comisión que recomendó realizar esta investigación se desempeñó en forma paupérrima. Uno, una única persona estudio el caso, una psicóloga del equipo técnico cuando supuestamente es un grupo interdisciplinario que debería haber actuado. Todo el equipo técnico firmó el informe final. Dos, no se levantaron actas de las entrevistas realizadas, la psicóloga dio un informe oral a partir del cual la comisión recomienda la realización del sumario. Tres, la psicóloga extravió información a favor de Sambarino, que le fue entregada frente a testigos. Cuatro, la periodista que escribió el artículo de prensa indica que esta psicóloga le proporcionó información confidencial sobre la denuncia”, agregó. 

En este sentido, la doctora en Matemáticas comentó que, luego de esta actuación, comenzó el sumario instruido por la Dirección General de Jurídica de UdelaR. “El expediente final del sumario pasó un lapso tan breve en la facultad, que es imposible que los consejeros lo hayan leído completamente dado su volumen de mil folios y existe un solo ejemplar en papel”, aseguró.

Con respecto al consejo de la facultad, Xavier informó que sesionó dos veces en régimen de comisión general, en sesión “secreta”, no obstante, lo que se dijo, incluyendo la opinión de cada consejero y su intención de votar una sanción u otra, “fue publicado poco después en Twitter”.

“A esto hay que agregarle la campaña orquestada para desprestigiar la imagen del profesor con instrumentos en facultad, en redes sociales y con la presión internacional para cancelar su participación en eventos científicos. Actuando en forma contraria a los valores que dice defender, el gremio de docentes de Facultad de Ciencias también participa. Convocó una asamblea en donde se decidió encomendar a sus delegados a pronunciarse por la destitución. La asamblea no contaba con el expediente conteniendo la investigación llevada a cabo durante dos años. Del expediente no surge que haya que destituir a Sambarino, sino más bien al contrario. Se sugiere tener en cuenta el buen desempeño anterior del funcionario a la hora de evaluar la sanción”, explicó.

“Además, se dictaminó acoso sexual a pesar de que el abrazo denunciado ocurrió en un apartamento en el que se estaba alojando la denunciante. Una testigo propuesta por la denunciante es la más cercana a los hechos, habiendo estado en París con ella, alojándose ambas en el apartamento del profesor. Esta testigo contradijo explícitamente varias afirmaciones que hizo la denunciante al respecto de su estadía en la capital francesa. Dos testigos mujeres propuestas por las denunciantes afirmaron haber sido presionadas por la denunciante y su pareja en relación a su declaración y el testigo principal de la denunciante se encontraba en Dinamarca en el momento del hecho y se enteró de lo sucedido por teléfono. UN solo punto de la denuncia configura el hecho de acoso sexual, el abrazo, los otros puntos fueron desestimados por la sumariante tras una investigación exhaustiva, por ejemplo, se puso a Sambarino de perjudicar académicamente a la denunciante. El sumario llegó a la conclusión de que es absolutamente falso”, añadió.

Finalmente, la experta dijo en Radiomundo que la sumariante decidió que en el caso concreto del abrazo la denunciante sí interpretó el gesto de forma correcta.

“Poniendo las cosas en perspectivas, el único hecho que se intenta punir es un abrazo y no se denunció ni se probó que ese gesto tuviera el carácter sexual que prescribe la ley. Todas las demás afirmaciones de la denunciante fueron desmentidas y hay una abundancia de irregularidades en todo el proceso que son fuerte evidencia de explicaciones alternativas a la del acoso. A pesar de esto, la sumariante concluye que todas las declaraciones comprobadamente falsas son irrelevantes y que la única afirmación que no se puede desmentir materialmente, es decir, la interpretación del abrazo, es verdadera. Toda la cadena de eventos muestra por parte de varios actores un desprecio hacia la evidencia y la búsqueda de la verdad, una actitud profundamente anticientífica y antiuniversitaria”, concluyó.