Locales

Eran cien, eran miles

Los colores se hicieron política: otra vez, la Marcha de la Diversidad congregó a miles

“Al closet nunca más, el miedo no es la forma” entonaban los marchantes que, según cifras oficiales, rondaron las 120.000 personas. Crónica.

28.09.2019 13:05

Lectura: 3'

2019-09-28T13:05:00
Compartir en

"Dios no los va a dejar pasar", repetía un hombre, que amplificaba su voz con un megáfono en la esquina de 18 de Julio y Yaguarón, mientras algunos tardíos manifestantes caminaban hacia la Ciudad Vieja. En el camino, se iban a mezclar en la multitud, que ya venía en sentido contrario y, juntos, iban a hacer justamente lo que el hombre trataba de que no sucediera: no hubo Dios que les evitara pasar.

"Al closet nunca más, el miedo no es la forma" entonaban los marchantes que, según cifras oficiales, rondaron las 120.000 personas. Es que durante la semana lo dejaron en claro: la Marcha de la Diversidad es una manifestación alegre, pero no deja de lado las cuestiones políticas que puedan afectar al colectivo.

Así como el año pasado el reclamo era la aprobación de la Ley integral para personas trans, en esta oportunidad, el discurso de la manifestación fue contra el neoliberalismo en la región y contra la reforma "Vivir sin miedo", impulsada por el senador del Partido Nacional Jorge Larrañaga.

Durante la semana, el militante Nicolás Oreiro había declarado a Montevideo Portal que el movimiento de la diversidad no podía "desconocer" el hecho de que Uruguay se "enfrenta al avance de grupos antiderechos", que lograron "colarse" en el escenario político, y tampoco "quedar ajeno" a la "realidad política".

"Hemos atravesado épocas muy duras, y si hay algo que tuvimos que aprender es a vivir sin miedo, con el orgullo de ser como respuesta a la culpa y vergüenza con las que siempre nos educaron. Nos costó mucho aprender a vivir sin miedo y sin tapujos, y es algo que no estamos dispuestos a sacrificar", había dicho.

Habría que investigar, y hacer un análisis más profundo, para saber si el closet que existía hace quince años es el mismo closet que existe hoy. Para Oreiro, los "cucos son los mismos", pero destaca como logro los cambios de los últimos veinte años.

Algo de eso -y sin afán de buscar una explicación valida- se vio durante la marcha. Las caras más jóvenes fueron las que se apropiaron de la calle, marchando -y casi que corriendo- detrás de los carros que llevaban la música.

La plaza Independencia fue el escenario de largada y de la previa: las 48 horas anteriores al 27 de setiembre hicieron que la plaza olvidara las tanquetas de la filmación de la serie de Netflix, y se quedara con los colores de la diversidad.

A las 19 horas del viernes, la columna partió con la pancarta liderando: "¡Al clóset nunca más! El miedo no es la forma". Sobre las 20 llegaron a la explanada de la UdelaR, donde se leyó la proclama oficial y se bailó hasta pasada la medianoche. Los colores hechos política.

Agustín Zabala / Montevideo Portal