Curiosidades
¡Diablos!

Ligar mal: le vienen convulsiones en el tren y aparece un exorcista aficionado

La joven comenzó a sentirse mal, y en lugar de recibir ayuda médica le practicaron un “exorcismo express”.
16.05.2019 11:27
2019-05-16T11:27:00

El curioso episodio ocurrió en la mañana del miércoles a bordo de un tren en la ciudad de Buenos Aires. Mientras la formación hacía el trayecto entre las estaciones de Floresta y Villa Luro, una joven pasajera comenzó a sentirse mal.

Según relataron testigos al periódico Crónica, la mujer viajaba sola y comenzó a presentar un cuadro convulsivo. Algunos pasajeros se acercaron a ayudarla, pero les ganó de mano un "exorcista aficionado" que, tal como se aprecia en las imágenes, no parecía muy apegado a las solemnidades del rito, ni a los estereotipos cinematográficos al respecto: nada de latín, ni de estolas ni biblias: sólo gritos imperativos en español.

"Por el Espíritu Santo, camina por la boca en nombre de Jesús", "Te vas y no volvés más. Vamos, camina por la boca, sal por la boca", "Déjala libre por la sangre de Cristo que tiene poder", son algunas de las frases pronunciadas por el desconocido, que no fue identificado.

En uno de los videos se a una mujer que se acerca al hombre y a la joven con una botella que contiene un líquido amarillento. El informe del citado medio especula que podría tratarse de aceite, algo que le daría al episodio un mínimo de cercanía a la liturgia, pero lo más probable es que quién sabe.

"Estábamos todos sentados en el tren, como todos los días, cuando una joven comenzó a presentar síntomas que parecían ser convulsiones. Quisimos ayudarla pero de pronto apareció un hombre y la agarró", dijo uno de los pasajeros.

"No entendíamos qué estaba pasando. El hombre no dejó que nadie se meta. Le ponía la cabeza para abajo. Parecía que no quería que nadie la mire a los ojos. Si la mirábamos, algo malo podía pasar", añadió.

El exorcista amateur y la joven presuntamente poseída bajaron en la estación de Villa Luro, y los pasajeros se quedaron con muchas dudas sobre lo que habían visto. Nadie tenía claro si se había producido en realidad un caso de posesión demoníaca o se trataba simplemente de la actuación de una pareja de bromistas.

No se podría descartar una tercera y más inquietante hipótesis: quizá la joven realmente se sintió enferma, y tuvo la mala suerte de que en el vagón no hubiera ningún médico, y sí un fanático religioso.

Montevideo Portal