Locales

No compartible

La viralización del video de la peluquería y los riesgos de difundirlo

El experto en seguridad Edward Holfman dijo que la difusión del video pudo provocar algún incidente que empeorara la situación.
11.01.2019 09:57
2019-01-11T09:57:00
Compartir en

Ayer, mientras se desarrollaba la toma de rehenes en una peluquería de Pocitos, comenzó a viralizarse rápidamente un video filmado dentro del local por el propio secuestrador.

En él, el hombre mostraba a su ex pareja y a otras personas del local, mientras las insultaba, destrataba y anunciaba que mataría a todos.

El video fue difundido masivamente e incluso llegó a algunos medios (aunque con los rostros pixelados), generando un debate sobre la pertinencia o no de divulgarlo. Por ejemplo, si tenía efectos positivos o negativos, si era de interés público, si aportaba a una comprensión del hecho, o si ayudaba a concienciar sobre episodios de violencia de género.

El consultor y experto en seguridad Edward Holfman, director del Guardian Group, pidió ayer que no se difundieran las imágenes porque podían ser perjudiciales para los rehenes. "Dejen de seguir viralizando información de la toma de rehenes, no ayudan para nada en estos casos. Es más, perjudican aún más la situación que es muy crítica", señaló a través de Twitter.

Esta mañana, en charla con Informativo Carve, ahondó en estos conceptos y llamó a analizar algunos aspectos a mejorar para situaciones futuras del mismo tipo.

"Estas cosas no suelen pasar en Uruguay; entonces, cuando suceden, hay que ver cómo se actúa por parte de la prensa, la Policía y la gente en las redes sociales, que juegan un rol importante. Cuando se empezó a viralizar el video, se veía tanto al raptor como a la víctima. Ahí quizá entran en juego personas que pueden ingresar a esta situación... por ejemplo, familiares de la víctima o del captor, que pueden tomar algunas medidas... uno nunca sabe", dijo.

"Después, si querés, cuando termina la situación, pasá el video", señaló. Muchas personas, contó, quisieron divulgarlo con intención de denunciar un episodio de violencia doméstica, pero Holfman llamó a esperar que termine la situación. "No lo sigas viralizando porque cuando identificás las personas hay gente que no sabés cómo puede reaccionar: desde salir de la casa, generar una situación en el lugar o que algún familiar tenga un accidente o un problema cardíaco. Lo mismo con las amenazas tanto a la víctima como al victimario", opinó.

Esto se daba especialmente, además, porque el video era chocante, al apreciar cómo el hombre apuntaba con el arma a la chica y también ver cómo se dirigía a los rehenes y los términos que usaba.

Sin embargo, destacó que el video sí era útil para la policía. "Se daba un pantallazo del lugar, las personas que había, etcétera. El video tenía información sobre los rehenes. Eso permite saber a qué se expone la Policía antes de entrar", remarcó.