Locales

Un tema mayor

INAU aclaró que internación de niño en situación de calle era "inminente"

Fernando Rodríguez, vicepresidente de INAU, aseguró que no se actuó debido a la repercusión pública sino que se estaba apostando a la familia para no judicializar el caso.

13.08.2019 10:07

Lectura: 5'

2019-08-13T10:07:00
Compartir en

Un niño de 12 años que estaba en la calle desde hace días fue internado finalmente en un hogar de amparo anoche.

Su situación había sido denunciada por varios vecinos, que le daban alimento y abrigo. El noticiero Subrayado se hizo presente en el lugar (la calle Río Negro) y reportó la situación, luego de lo cual el niño fue retirado.

Lo sucedido dejó abiertas varias preguntas. Por ejemplo, ¿qué indica la normativa respecto a niños que se encuentran en la calle? ¿Se los puede internar o se debe contar con el permiso de la familia? ¿Qué seguimiento había realizado el INAU? ¿Se actuó a raíz de que la noticia tomó estado público?

Para evacuar estas dudas, Montevideo Portal conversó con Fernando Rodríguez, vicepresidente de INAU. Rodríguez explicó que el niño pasó anoche por puerta de ingreso y quedó en un hogar de varones para menores.

"Siempre que hay un niño en situación de calle, lo primero es la revisión médica, para que entre al hogar con toda la información médica, datos fundamentales para que se trabaje con él", afirmó.

Contó que se hacía desde hace un tiempo un seguimiento del niño. El INAU tiene distintos proyectos según zona, además de un móvil que recorre las calles de noche y equipos que trabajan durante el día, pero en ese sector cuenta con un acuerdo con la ONG El Farol, que estaba trabajando con el chico.

Según narró Rodríguez, el equipo trabajaba tanto con el niño como con sus vínculos familiares, tratando de fortalecer ese nexo para evitar que se llegara a una judicialización del menor. "No estaba siempre en la calle; a veces volvía con sus familiares y luego regresaba a la calle. En estos casos uno intenta en el menor tiempo posible garantizar su situación. Primero con vínculos familiares positivos y si no encontramos vínculos positivos, se hace un proceso de internación mientras se sigue trabajando con la familia", contó.

En ocasiones, cuando el vínculo con adultos no es del todo estable o los adultos no cumplen su tarea ("por algo regresa a la calle"), la situación "se complica". Eso fue lo que ocurrió en este caso.

"A veces la internación provoca enojos en la familia, pero no hacerlo puede ocasionar daños en el niño y su vulneración de derechos. A veces, como ahora, los equipos están dos o tres días con la duda de si apuestan a la familia o judicializan la situación. Se estuvo pensando en apostar a la familia pero ayer ya no se podía hacerlo más y se inició el proceso de internación, con notificación a juez", dijo Rodríguez.

Así está previsto en el artículo 121 del Código de la Niñez: "El juez solamente podrá ordenar la internación compulsiva en los siguientes casos: A) Niño o adolescente con patología psiquiátrica. B) Niño o adolescente que curse episodios agudos vinculados al consumo de drogas. C) Niño o adolescente necesitado de urgente tratamiento médico destinado a protegerlo de grave riesgo a su vida o su salud. En todos los casos deberá existir prescripción médica. El plazo máximo de la internación será de treinta días prorrogables por períodos de igual duración mediando indicación médica hasta el alta de internación. Cuando el Instituto del Niño y Adolescente del Uruguay constate que un niño o adolescente pone en riesgo inminente la vida o integridad física suya o de otras personas, solicitará al juez competente la aplicación de estas medidas, previa indicación médica".

Internar o no

"Nuestros informes deben ser fieles a lo que padece el niño, para que el juez disponga si es mejor que esté internado. Ayer se inició el proceso pero no se deja de trabajar con adultos referentes. La internación no es una buena solución, aunque sea la mejor frente al riesgo, como este caso", afirmó.

Consultado sobre si el INAU actuó ahora debido a que el tema tomó estado público, tras ser mostrado por el noticiero, Rodríguez lo negó y explicó que "hubo un tema de coincidencia porque los vecinos lo vieron durante varias noches, pero la internación era inminente". "Ya se evaluaba la dificultad de la familia en su contención. Se pudo internar un par de días antes, un par de días después, pero los vecinos insistieron mucho y eso estuvo bien, porque significa que ver un niño en la calle no está naturalizado", dijo.

"Cuando aparece el niño hay una alarma, y esa actitud de la gente nos ayuda a tener datos muy concretos. Una situación como estas aparece cada tanto: hubo cinco o seis situaciones desde mayo a acá, y este es el primer caso de un niño completamente solo, sin ningún referente adulto. Las otras situaciones se daban con presencia de una madre y en esos casos se trabaja con el Mides", dijo.

Quien presencie una situación similar puede comunicarse con la línea Azul (0800 5050), que funciona de 8 a 20. "Se envía un equipo de forma inmediata", dijo el jerarca.

Destacó que sacar a los niños de la calle ha sido un largo proceso, un cambio paulatino en el que aún se trabaja, y que justamente es bueno que verlos llame la atención de la gente. Entre 2003 y 2004, había un registro de 3.600 niños con actividades en la calle, "no viviendo, pero sí desarrollando actividades de sustento económico". Eso ha bajado muchísimo (actualmente se hace un relevamiento para actualizar las cifras), afirmó, y agregó que hoy el 100% de las situaciones de ese tipo son detectadas.