Curiosidades

La vida te da sorpresas

Francesa lleva 3 años intentando demostrar legalmente que está viva

Un insólito fallo judicial la dio por muerta. Ya no tiene documentos, seguro médico ni cuenta bancaria.

14.01.2021 11:35

Lectura: 4'

2021-01-14T11:35:00
Compartir en

Una mujer francesa de 58 años ha luchado por recuperar su vida, después de que un tribunal la declaró muerta injustamente, durante una disputa de larga duración con un ex empleado.

Jeanne Pouchain, de 58 años lleva 3 tratando de demostrar que está viva y bien. Su calvario comenzó cuando un tribunal laboral la declaró muerta, presuntamente actuando sobre la base de la información proporcionada por una de sus exempleadas, con quien estaba en una disputa legal.

El insólito veredicto puso fin a una demanda de una década entre Pouchain y su ex empleada, y arruinó su vida como ciudadana. Su nombre fue borrado de los registros oficiales, perdió su tarjeta de identificación, su licencia de conducir, seguro médico, cuenta bancaria, todo. Era como si ella ya no existiera.

"Fui a ver a un abogado que me dijo que se resolvería rápidamente, ya que había estado con mi médico, quien certificó que todavía estaba viva", dijo Puchain recientemente a la agencia noticiosa AFP la Sra. Sin embargo, debido a que "Pero debido a que hubo un dictamen legal, esto no fue suficiente".

La mujer, que residen en Rive-de-Gier, región francesa del Loira, perdió en 2017 su existencia legal y los derechos que se derivan de ella, cuando el tribunal la declaró muerta. Hoy, incluso tiene miedo de salir y sólo lo hace cuando no tiene alternativa. Teme por lo que podría ocurrirle si se enfrentara a una situación en la que necesitara probar su identidad. Y todo porque un tribunal acabó con su vida en el papel, sin siquiera comprobar si realmente había muerto.

Jeanne y su abogado culpan a una de las exempleadas de la mujer por la pesadilla que ha estado experimentando durante los últimos tres años. En 2000, la empresa de limpieza de Pouchain tuvo que despedir a algunos de sus empleados cuando perdió un gran contrato y uno de ellos demandó a la empresa. Pero eso fue solo el comienzo.

En 2004, un tribunal ordenó a la empresa de Pouchain que pagara a la empleada despedida 14.000 euros. Sin embargo, la demanda había sido hecha contra la empresa y no contra la propia Pouchain, y nunca se pudo cumplir. Cinco años después, la exempleada intentó demandar directamente a su antigua jefa, pero el caso fue desestimado. En 2016, se presentó nuevamente en un tribunal de apelaciones, que en 2017 consideró a Jeanne muerta. Por ello, ordenó a sus sucesores, su esposo e hijo, que pagaran daños y perjuicios.

¿Por qué la corte la declararía muerta? Según informaran medios locales, la exempleada y su abogado afirman que la culpa es de la propia Pouchain, al negarse a responder a la correspondencia y, en general, al tratar de evitar un litigio. Aun así, que el tribunal simplemente creyera la versión de la demandante - que decía que sus cartas no habían recibido respuesta y que ella había muerto- es algo duro de tragar.

"Es una historia loca. No lo podía creer. Nunca pensé que un juez declararía muerto a alguien sin un certificado", dijo el abogado de Pouchain, Sylvain Cormier. "Pero la demandante afirmó que la Sra. Pouchain estaba muerta, sin proporcionar ninguna prueba y todos la creyeron. Nadie lo comprobó ", explicó.

. Aunque Jeanne Pouchain se ha enfrentado a varios jueces durante los últimos tres años, su estatus legal está en el limbo. Ya no está "fallecida", pero tampoco está viva., sino en algún punto intermedio de la existencia legal.

Ni Jeanne ni su abogado saben cuánto tiempo durará su batalla para "resucitarla" legalmente, o si alguna vez volverá a su vida normal. Todo lo que pueden hacer de momento es seguir luchando.