Curiosidades

Cuenta conmigo

Ella donó un riñón a su compañero pese a que llevaban 23 años divorciados

Separados en la vida, unidos en la enfermedad. Mary no dudó ni un segundo cuando llegó la hora.
11.01.2019 10:28
2019-01-11T10:28:00
Compartir en

Cuando intercambiaron alianzas y juraron estar juntos en la alegría y la tristeza, en la salud y la enfermedad, todos los días de sus vidas, Mary Ziegler y Bill Henrichs pensaban que su matrimonio sería para siempre. Y si bien el casamiento no fue eterno, los votos pronunciados se cumplieron al pie de la letra incluso tras el divorcio. 23 años después de la separación, Bill necesitó un trasplante de riñón y fue su ex mujer quien, sin vacilar, se ofreció como donante.

¿Amor a primera vista? Tal vez. Se conocieron a bordo del autobús de la escuela y hubo química de inmediato. Tenían 14 años y muchos sueños: Mary quería ir a la universidad, mientras Bill tocaba el bajo y soñaba con convertirse en una estrella del rock. "Recuerdo que el autobús iba lleno. Nos conocimos, nos hicimos amigos y todo evolucionó de forma muy natural ", recuerda Mary , que hoy tiene 62 años.

Comenzaron a salir y a los 18 años oficializaron la unión. Se casaron en 1974, en la ciudad de St. Cloud, en el estado norteamericano de Minnesota, y pronto notaron que no siempre la vida permite concretar todos los sueños. Con gastos para pagar, ambos se resignaron a seguir caminos profesionales más burocráticos de los que imaginaban, pero que les garantizaban dinero al final del mes.

Fueron un matrimonio feliz durante más de dos décadas, pero las diferencias acabaron por conducir a un divorcio que fue amistoso. "Nuestros intereses eran diferentes. Pero siempre fuimos amigos y la familia fue siempre una parte importante de nuestras vidas. Como muchas otras parejas, sólo pasamos a vivir separados", cuenta Mary en declaraciones al periódico The Washington Post.

La familia continuó uniéndolos y los reencuentros eran habituales, entre fiestas de las escuelas o actividades deportivas de los hijos. Sin embargo, Bill conoció a Linda, reencontró el amor y volvió a casarse.

En febrero del año pasado, Bill recibió una mala noticia: fue diagnosticado con insuficiencia renal y el médico le dijo que necesitaba de un trasplante, como forma de evitar la hemodiálisis y tener calidad de vida.

Mary dice que no ayudar a su ex marido fue algo que ni se le pasó por la cabeza "Supe inmediatamente lo que iba a suceder. Bill y yo crecimos juntos y tuvimos dos hijos. Y yo sabía que nuestros hijos y nietos necesitaban un padre y un abuelo en su vida ", recuerda.

Ocho meses después, Bill ingresó en la Clínica Mayo en Rochester (Minnesota) para ser sometido al trasplante. Tras la cirugía, El equipo médico aseguró que todo sucedió de la mejor manera posible: la donante recibió el alta en tres días, mientras que el paciente estuvo en observación sólo durante dos semanas.

Bill no tiene dudas: "Estaré eternamente agradecido a la madre de mis hijos". También la actual esposa de Bill agradece a su predecesora con humor: "Estoy agradecida a Mary, porque de hecho me dio el Bill dos veces - primero vía divorcio y luego con el trasplante de riñón. Él estuvo siempre con la familia, yo sólo me uní a ella después. De hecho, somos una gran familia", concluye Linda.

Montevideo Portal