"/>
Las 40
Problema tuyo

El sexólogo Gastón Boero canta "Las 40"

"Las religiones, los filósofos y los médicos crean mentiras verdaderas sobre la sexualidad"

08.10.2012
2012-10-08T16:35:00

Por GERARDO TAGLIAFERRO

Pisa los 90 años y sigue hablando de sexo. Y no solo eso, lo sigue estudiando porque está seguro que aún tiene mucho por aprender. Qué quedará para los demás en un país que, como ha dicho más de una vez, no sabemos nada del tema.

Mucho menos se sabía cuando decidió hacer de su consultorio ginecológico un lugar de experimentación y aprendizaje, con la mira puesta en atacar de frente un problema del que poco menos que estaba prohibido hablar. Comenzó en los 70 preguntándole a las mujeres cómo era su vida sexual y la mayoría lo mandaba a meterse en sus asuntos. Pero no se resignó y desde esa curiosidad se transformó en uno de los próceres de la sexología en nuestro país.

Por supuesto, como es de esperar en alguien que se metía en terrenos tan escabrosos que le valieron una citación de la justicia militar en tiempos de dictadura, la polémica forma parte de su quehacer. Sostiene que el célebre Punto G no existe, que tampoco existe la anorgasmia, que el Viagra no es ninguna revolución y por el contrario significó un parate en el avance de las mujeres en el sexo, y que los médicos son, en estos tiempos, los responsables de la represión sexual.

Un rato antes de esta entrevista, la casa del doctor Gastón Boero fue escenario de una reunión de producción de la obra "El sexo nuestro de cada día", una adaptación de Gerardo Tulipano de su libro "El sexo tal cual es". La obra se promociona como "un espectáculo para reflexionar y reírnos de nosotros mismos". En realidad, cada espectador seguramente va allí a reírse de los demás, porque salvo en la intimidad de algún consultorio, acá nadie tiene problemas sexuales.


1) ¿A los 89 años sigue estudiando la sexualidad humana?
Por supuesto. Recibo la revista de la Sociedad Internacional de Sexología Médica, de la que fui cofundador. Desde 1957 me incliné cada vez más a la sexología pero desde hace 30 años me dedico casi exclusivamente a ella. La sexología médica es una especialidad que no está aceptada por la Universidad, que es la principal responsable de la ignorancia sexual de los uruguayos.

2) Una acusación fuerte.
Hace aproximadamente dos años la Universidad tiene a consideración un proyecto que le presentó la Sociedad Uruguaya de Ginecología para hacer una diplomatura de Sexología Médica. Este proyecto con los planes correspondientes fue aprobado por el Consejo de la Facultad de Medicina y creo que ha recorrido más de 35 oficinas dentro de la Universidad y todavía no ha sido aprobado.

3) ¿Por qué?
El presidente de la República dijo hace un tiempo que la izquierda le tiene miedo a la libertad y estudiar la sexualidad también es un camino a la libertad. Es el único camino que tenemos los seres humanos para llegar a la libertad porque la sexualidad, la sexología, es una de las cosas que nos permite ser libres, con responsabilidad y conocimiento de causa.

4) ¿Hay una relación entre sexualidad y poder?
Sí señor. "El sexo tal cual es" es el último libro que hicimos con el doctor Novoa. Él es un discípulo y amigo que me vino a preguntar por qué yo hablaba sobre "el sistema sexual", que no está descrito en ningún lado, se estudian síntomas pero no de una forma integral lo que yo llamo así. El sistema sexual es un sistema como cualquier otro, que obedece a las leyes del organismo pero que tiene una característica particular: tiene un sistema social que lo apoya, en el que hay una ideología con respecto a la sexualidad que sustituye a los hechos reales de la respuesta sexual humana. O sea: conocimientos y creencias teóricas que vienen desde tiempos inmemoriales a través, primero de las religiones, segundo de la filosofía y tercero de la propia medicina. Los libros de Anatomía dicen por ejemplo cosas que no se corresponden ni siquiera con la realidad científica de la respuesta sexual humana.

5) ¿Por ejemplo?
La descripción que se hace en esos libros de la vagina es completamente equivocada, porque se habla de un órgano muerto y la vagina es un órgano sumamente activo y pienso que es el más importante desde el punto de vista de la respuesta sexual placentera.

"Estudiar la sexualidad es el único camino que tenemos los seres humanos para llegar a la libertad"

6) Usted dijo alguna vez que la responsabilidad de la represión sexual, en el siglo veinte, la tenían los médicos y ya no la religión. ¿Y en el siglo veintiuno?
Sigue siendo así porque no hay una sexología clínica, precisamente. Claro, ahora hay muchos médicos que están haciendo lo que hice yo, buscando información sobre la sexología no reproductiva, es decir la erótico-placentera.

7) Usted empezó preguntándole a las mujeres cómo era su vida sexual.
Sí, en los 70 empecé a hacer una estadística, después que aprendí con Masters y Jhonson cómo se armaba un consultorio sexológico, es decir, cómo se debía trabajar y qué había que preguntar. Como yo era ginecólogo empecé a preguntarle a las mujeres cómo vivían la sexualidad. Y lo que preguntaba, que era lo más claro en aquella época, era si tenían o no orgasmos.

8) Usted sostiene que no hay mujeres anorgásmicas.
No, no hay. En este momento es una de cada cuatro pero en aquel momento nueve de cada diez se decía que eran anorgásmicas. El problema empieza por el deseo. El principal órgano del sistema sexual es el cerebro.

9) Eso se sabe desde hace mucho tiempo.
Todo el mundo lo dice pero nadie sabe por qué. En realidad fue una mujer, que se llama Helen Singer Kaplan, que completó los trabajos de Masters y Jhonson y que en 1982 describió los circuitos cerebrales en los que se origina el deseo. El deseo es el encendido del coche, el motor por el que se pone en funcionamiento la repuesta sexual. Si usted no enciende el motor, no camina la repuesta sexual. Si un hombre no tiene deseo, usted le puede dar una caja de Viagra que el tipo no tiene un erección ni por decreto. Y después de eso se descubrió que existen los neurotransmisores, entre ellos dos fundamentales, la dopamina y la serotonina, que son ni más ni menos que pensamientos que se transforman en sustancias químicas que trasmiten la comunicación de una célula nerviosa a otra y a los distintos nervios. Ese es el deseo.

10) ¿No hay una píldora para el deseo?
No, todavía no se ha logrado una píldora que actúe sobre el deseo. Las mujeres tienen problemas, fundamentalmente, sobre los 40 años. Ahí hay un pico de alteración del deseo en las mujeres por razones sociales. En este momento la mayoría de los laboratorios está estudiando eso.

11) Se ha definido como un anarquista sexual. ¿Qué es eso?
Es aceptar todas las manifestaciones que una persona libremente adopta con su compañera o compañero para tener una respuesta sexual placentera. Las personas se pueden relacionar sexualmente de muchas maneras. Las religiones, los filósofos y los médicos crean mentiras verdaderas sobre la sexualidad.

12) Usted dijo que la homosexualidad es una parafilia.
No, yo no dije eso.

13) Sí, lo dijo en una entrevista que le hice en el año 1998.
(Piensa) Puede ser que lo haya dicho hace mucho tiempo. Hemos cambiado un poco los conceptos. En este momento, por los estudios del cerebro se sabe que los varones somos de origen femenino y que en determinado momento de la evolución del cerebro aparece una partícula en las gónadas que hace que el cerebro sea masculino. Cuando se produce esa aparición es que somos masculinos y tenemos un comportamiento que la sociedad ha aceptado como masculino. Pero el sujeto puede tener esa partícula y sin embargo los órganos receptores externos en el aparato genital no responden, y entonces el sujeto queda con su esencia femenina. Son teorías que todavía no están demostradas. Siempre dábamos a la homosexualidad una explicación social pero puede tener un carácter orgánico.

14) ¿Los casos de pedofilia practicada por sacerdotes tienen una explicación en su forzada abstinencia?
El sistema sexual tiene una característica que lo distingue de los demás sistemas del cuerpo humano: obedece a una ideología. Usted se va a comportar sexualmente de acuerdo con las ideas que tiene sobre lo que debe hacer. Por eso los sacerdotes pueden reprimir su respuesta sexual y perfectamente abstenerse de toda relación sexual. Si usted deja de comer se muere, pero si deja de tener actividad sexual no.

15) ¿Cree en Dios?
No. Soy darwinista, creo en la evolución. Creo que como todos los seres vivos nacemos, crecemos, envejecemos y morimos.

"Siempre dábamos a la homosexualidad una explicación social pero puede tener un carácter orgánico"

16) Durante la dictadura tuvo problemas por hablar de sexo en radio.
Sí, tenía en esa época una audición radial en CX 30, un ciclo que iba después del noticiero de las 12 de la noche, con una audiencia fenomenal. Recién estábamos en los primeros conocimientos, había salido recién el libro de Masters y Jhonson. Y ahí hablé de las "chinas de Artigas", que hacían lo mismo que los efebos que acompañaban a los ejércitos griegos: estaban al servicio sexual de la gente que combatía.

17) Y a los militares no les gustó.
Parece que ellos se ofendieron porque me referí a los soldados y hablé de homosexualidad, y fue un lío que terminó en la justicia militar. Estuve como cinco o seis horas, me sacaron de la consulta en La Española y me llevaron, no digo detenido... investigado. Me trataron muy bien. Después allanaron mi casa dos veces, no sé por qué.

18) Usted no es muy partidario del Viagra ¿verdad?
Sí, ¿por qué no? Lo que yo digo del Viagra es que jodió a las mujeres de vuelta.

19) ¿Por qué?
La mujer, antes, siempre estaba sometida al hombre. En el año 98, cuando aparece el Viagra, la mujer había ganado mucho terreno pero entonces aquellos tipos que tenían una insuficiencia se tomaban un Viagra y salían a echarse un polvo a cara de perro. Podían siempre. Eso fue en desmedro de todo lo que habían ganado las mujeres hasta ese momento. Yo no me opongo, señalo que se vuelve otra vez al predominio masculino.

20) El Viagra se ha transformado en algo de uso recreativo: hombres que no tienen disfunciones eréctiles la usan porque les da más potencia o seguridad.
En realidad el efecto es que aumenta la circulación peneana, nada más. El que sabe cómo es su respuesta sexual no tiene problema, y un tipo joven y que tiene una buena respuesta no tiene por qué tomar Viagra. Lo que pasa es que los muchachos tienen lo que García Márquez llamó "el susto del amor": siempre espera un gran desempeño y tiene miedo de no lograrlo. Es rehén de los cuentos de boliche, las copas hablan mucho y dicen muchas mentiras, entonces el tipo en ese momento tiene que rendir y recurre a una cosa que no la necesita. Hoy se hace un ecodoppler y se ve si la irrigación peneana es suficiente, como se hace con el cerebro. Porque el hombre tiene dos cabezas, pero usa solo la de abajo, la de arriba no la usa nunca. Entonces con el eco dopler se sabe si hay problemas orgánicos y ahí se indica el Viagra y es muy bueno.

21) ¿Qué hay después de la revolución del Viagra?
No, no, espere, espere, la revolución la están buscando y no la han encontrado todavía: es la que ayude a aquellos hombres o mujeres que carecen de deseo. Se está buscando y todavía no han encontrado la píldora que mejore el deseo o que lo provoque cuando está ausente, porque es el motor de arranque.

22) ¿Es una alteración cada vez más frecuente?
Cada vez más frecuente por el tipo de vida que estamos llevando. Como dijimos, el cerebro es lo más importante, y si usted lo tiene ocupado con problemas económicos, en los horarios que tiene que cumplir, en el trabajo que tiene que hacer, en todas las exigencias de la vida moderna, incluso en el desempeño social...

23) ¿No tiene que ver la sociedad de la comunicación? Eso de que estemos cada vez más preocupados por más temas.
Claro, está la parafilia esta (señala un PC en su escritorio). Hay gente que se complace sexualmente mirando la televisión o por Internet. Ahí no va a tener ninguna enfermedad de trasmisión sexual, no va a tener problemas en el desempeño sexual... si está solo.

24) ¿Cómo evalúa la repercusión que tuvo el video de Chris Namús?
A mí me parece que esta sociedad está enferma de desconocimiento y de ignorancia sexual. Que a esta muchacha la pongan en evidencia a través de un video de una relación sexual... qué sé yo. Ella se mediatizó a través del boxeo, y al recurrir a los medios de comunicación actuales se expone a que le hagan estas cosas.

25) Pero ¿a qué atribuye la repercusión que tuvo en los medios?
Lo que pasa es que ella sale de los medios deportivos. Agarre un informativo de la televisión y hay por lo menos una tercera parte que está dedicada al deporte. Esta gurisa es deportista, tuvo sus éxitos deportivos, además es una muchacha linda, simpática... Yo le tengo simpatía, pero no me meto en su vida privada. Quien lo hizo sabía que iba a tener la repercusión que tuvo. Me estoy acordando de mi infancia: en aquella época era "lo dijo la radio", y eso era una verdad sagrada. Ahora, si estás en la televisión sos un fenómeno y si no estás, no existís. También tenemos que estar en el Facebook, en Twitter, y quien se mete ahí no sabe dónde termina, y las consecuencias son estas. Pero que toda la sociedad se ocupe de esto me parece una sandez.

"La terapia génica es el futuro de la medicina, pero bien empleada"

26) ¿Dónde está el límite para el ser humano en materia de exhibición de la sexualidad?
No sé, quien quiere exhibirse tiene derecho.

27) Pero a nivel de la psiquis del ser humano, ¿existe un límite que nunca va a trasponer?
Depende de la ideología. Una persona que va a una playa nudista se considera que es digna de ser mirada desnuda. Y si le gusta, fenómeno.

28) ¿Cuál fue la consulta más extraña que ha tenido en sus años de sexólogo?
Una vez vino una mujer que era muy católica y se había formado en un ambiente cerrado de ascetismo sexual y esas cosas. Y sin embargo tenía relaciones orales con un hombre negro. Es decir que transgredía todo: ella era blanca y tenía ese tipo de relación con un negro. Hasta en su apariencia era súper católica, trabajaba en una institución católica y era prácticamente una monja, y sin embargo tenía esa conducta transgresora total. Y me vino a consultar cómo podía hacer para inhibir ese comportamiento. Yo le dije: "si te da placer, tenés que elegir: o sos fiel a tu religión o seguí tu vida por otro lado". Y siguió su vida por otro lado. Otra vez me vinieron a preguntar si era legal... escuche bien: si era legal, tener relaciones anales. Y yo le dije: "yo no soy abogado". Chau.

29) ¿Todas las personas tenemos fantasías sexuales?
Pienso que sí. Ahora, hay personas que no las necesitan, porque las mejores relaciones son las de aquellas personas que viven al natural.

30) ¿A qué le teme el hombre?
A que no se le pare.

31) ¿Y la mujer?
Al dolor. Y eso ha sido cultivado precisamente por la filosofía, por la medicina y por la religión, por supuesto. La mujer no puede gozar e incluso se llegó en extremo en la época victoriana a decir que la mujer que se comportaba mejor sexualmente era aquella que no tenía orgasmos. La anorgasmia fue patrocinada por la reina Victoria, aunque ella parece que andaba con el caballerizo ese, según una película que anda por ahí.

32) ¿Qué es la terapia génica?
Es el futuro. Sustituir los genes. Es medio peligroso en el sentido de que, cuando se identifiquen los genes que provocan la erección por ejemplo, se corre el riesgo de introducir genes que sean dañinos para la vida del sujeto. Atrás de todo esto puede estar Mengele y hacer como hizo él con los niños, estudiando las alteraciones y de dónde venían. Estaba buscando los genes. Bueno, si le dan esto a Mengele fíjese lo que puede ser. La terapia génica es el futuro de la medicina, pero bien empleada. Se va a poder corregir un montón de cosas ligadas a los genes, hay enfermedades genéticas que pasan de padres a hijos que se van a corregir.

33) ¿Ya se ha desarrollado como para empezar a aplicarla?
No, no tanto. Es muy difícil. Pero realmente es muy interesante, por eso yo estoy todavía en actividad, me apasiona el estudio de estas cosas. Y además, desde el punto de vista económico... el laboratorio que descubra estas cosas... guambia. Fíjese que el laboratorio Pfizer, que descubrió que el sildenafil -que es un viejo medicamento que se usaba para combatir la presión- corrige la erección por el mecanismo que tiene sobre la vasodilatación, encontró cómo emplearlo y hoy es el laboratorio más poderoso.

"El sexo, según la religión, no existe, pero es lo más poderoso que hay"

34) ¿Lo es por ese fármaco?
Sí. El sexo, según la religión, no existe, pero es lo más poderoso que hay. Usted ve que los políticos pueden fundirse por el sexo. Salvo el caso de Mitterrand, que tenía dos mujeres pero los franceses tranquilo el perro, porque los franceses son una manga de cornudos. Los odio a los franceses por todo lo que han filosofado y lo que han mentido con respecto al sexo. Los pensadores franceses, empezando por Sade, que escribía lo que pensaba pero no lo hacía, y todos los que le siguieron después, han hablado sobre sexología y no saben un carajo. No saben nada de lo que es el sistema sexual ni la respuesta sexual humana.

35) ¿Qué es el amor?
Es un sentimiento que está a nivel del cerebro medio, del sistema límbico. Es una emoción que le provoca a usted otra persona y por la cual se siente atraído por ella. A eso se agrega el sexo después, pero primero tiene que estar la atracción, el sentimiento.

36) Desde el punto de vista científico ¿es cierto aquello de que el sexo con amor es mejor?
Claro, porque corresponde al pensamiento y la ideología del sujeto. Pero no es eterno, eso es cambiante.

37) ¿Cuánto hace que está casado?
No me acuerdo bien, no soy de celebrar esas fechas, pero cincuenta años largos.

38) ¿Todo lo que estudió le ha servido desde el punto de vista personal?
Sí, porque nos ayuda a entendernos mejor, sobre todo en las discordias. Y me ha servido también con mis hijos porque siempre hablé con ellos francamente, ellos también conmigo, si han tenido problemas me los han planteado. Me llevo muy bien con ellos, son dos mujeres y dos varones.

"Los pensadores franceses, empezando por Sade, han hablado sobre sexología y no saben un carajo"

39) ¿Tiene algo que ver lo que sabe acerca del vínculo sexual, con el hecho de que se lo vea tan bien, a los 89 años?
Mire que estoy operado de la cadera, de cataratas... (se ríe) Pero yo creo que no tiene nada que ver. Además el sexo, dentro de la vida de una pareja, es la tercera parte, lo importante es la convivencia. Es como dice García Márquez en "El amor en los tiempos del cólera": nos podemos pelear por un jabón en la bañera.

40) Hay quien dice que los problemas de cualquier pareja se arreglan en la cama.
No, eso es un mito masculino. Las mujeres nunca le van a decir eso.

Montevideo Portal / Gerardo Tagliaferro
Fotos. Juan Manuel López