Locales

El confort no es al gas

El eterno problema del supergás

Llegó el frío y con él el desabastecimiento de supergás, ya sea por demanda o conflictos laborales. Las dos partes se achacan responsabilidades mientras fuentes del sector aseguran que "es claro que no habrá supergás para todos".

26.04.2016 09:45

Lectura: 5'

2016-04-26T09:45:00
Compartir en

La temperatura descendió algunos grados ayer y provocó el infaltable desabastecimiento de garrafas de supergás cuando comienza el frío. Riogas no distribuye actualmente por un paro, en pleno conflicto entre trabajadores y empresarios, mientras que otras empresas, a causa de la alta demanda, no pudieron tomar pedidos ayer en algunas zonas, como ocurrió con Ducsa y Acodike.

En el caso de Riogas, se trata de un problema que se arrastra desde diciembre del año pasado, según los trabajadores, y que no tiene que ver con la llegada del frio.

Para fuentes del sector del supergás, sin embargo, "le paran a Riogas porque sancionó a dos empleados por llegar tarde, pese a que eso está establecido en el reglamento que el propio sindicato validó". "Pero ahora hay una fracción sindical que reclama que ese reglamento se cambie", agregaron los informantes a Montevideo Portal, que aseguraron que hasta hace algunos días los paros los sufría Acodike.

Para Raúl Ferrando, de Fuecys (Federación Uruguaya de Empleados de Comercio y Servicios), el problema no está en los trabajadores, que pusieron voluntad para el diálogo. "Hay un conflicto que se desató el viernes pasado, pero viene de larga data por el diálogo con la empresa. La empresa no ha dialogado desde diciembre del año pasado por la solución del vencimiento de convenios, en el que no se llegó a un acuerdo. Hubo suspensiones, sanciones y no soluciones a los problemas de salud laboral", dijo Ferrando a Montevideo Portal, "que desembocaron en el paro".

"El sindicato intentó el diálogo, pero la empresa ha venido cambiando de negociadores y no ha dado una respuesta sensata. Ayer, por ejemplo, no se presentaron al diálogo propuesto por el Ministerio de Trabajo. Se fijó para 13:30 y no llegaron", agregó. Según quedó registrado en el acta firmada ayer, la empresa pidió pasar el encuentro de 11:30 a 13:30 pero luego no se presentó. Los trabajadores reclaman negociación de productividad a nivel de empresa, el retiro de sanciones a diez trabajadores , la negociación de un nuevo reglamento interno y el pago adeudado a trabajadores del call center, radio, granel y logística por concepto de prima por productividad.

En cuanto a la salud laboral, denuncian incendios sufridos el año pasado y problemas de filtración en el techo del lugar donde se cargan las garrafas, ya que se moja equipamiento eléctrico. "Donde haya una chispa es un peligro", dijo Ferrando.

Desabastecimiento

Más allá del conflicto de Riogas, el suministro de supergás se vio complicado en las últimas horas por la demanda, una situación estructural difícil de solucionar.

"Cuando hay picos de demanda no se pueden tapar todos los agujeros. No van a poner las camionetas que se precisan para repartir, porque eso pasa sólo cuando hay un pico. Además, hay una parte de logística que no la han modificado, que no es controlada por Ursea y Ancap. Acá falta de compromiso de control. No es sólo que no llegue la garrafa, sino el tema es qué garrafa llega porque hay muchas vencidas que no se controlan. Y las autoridades no tienen que controlar lo que la empresa les dice en la planta sino en los camiones. La otra vez lo hicieron en un camión y tuvieron que bajar casi el 50 % de las garrafas", dijo Ferrando.

Secado de granos

Fuentes de las empresas aseguraron a Montevideo Portal que "hay cosechas en riesgo, porque no se están pudiendo secar los granos, que además con estas lluvias tienen una mayor humedad". "La situación en la soja es desesperante", agregaron, a punto de aclarar que "si no pueden secar el grano hay silos que pueden explotar".

Raúl Ferrando dijo que pese al paro, los trabajadores de Riogas se comprometieron a cumplir el trabajo esencial, como proveer de gas a los hospitales y, "dada la problemática en Dolores y las inundaciones", brindar el suministro para los secadores de granos, lo que se hará a partir de hoy.

"Las cosechas en riesgo no son culpa de nosotros, estamos mandando el gas. Los camiones están dispuestos a salir, pero acá los empresarios no dan su palabra. Si no se presentan a una reunión es difícil dialogar", dijo Ferrando a Montevideo Portal.

Desabastecimiento y seguro de paro

Desde las empresas se asegura que algunos distribuidores del interior ya comenzaron a enviar personal al seguro de paro porque no les llegan garrafas. El Telégrafo informa hoy que la agencia de Riogas en Paysandú envió parte de personal al seguro de paro.

"El desabastecimiento es inminente. Primero se quedará sin supergás el interior, porque el producto dejará de llegar a las zonas más alejadas de las plantas. Cuando falten garrafas azules de Riogas ya no se podrá hacer el clearing de garrafas, y se afectará el envasado de Acodike, Megal y Ducsa. El sistema colapsará. Puede ser en tres días o en cinco, dependiendo de la cantidad de frío. Pero no va a haber supergás para todos, eso está claro", informaron las fuentes.

Los informantes explicaron que hay "mucha preocupación por el anuncio de bajas sensaciones térmicas". "Una vez que se solucione el conflicto, la normalización de la distribución demanda 10 a 12 días. Ya es tarde para evitar un impacto en la distribución", agregaron, tras achacar los problemas a "diferencias entre fracciones sindicales", porque "hay sectores más moderados y otros más radicales, y pujas por ver quién tiene la representación del sector".