Política

Sin mirar a quién

Domenech: “Si hay arrepentimiento es bueno perdonar” incluso a criminales nazis

“Desde un punto de vista cristiano es básico perdonar al arrepentido”, consideró el senador de Cabildo Abierto.

10.12.2020 10:40

Lectura: 6'

2020-12-10T10:40:00
Compartir en

Guillermo Domenech, senador por Cabildo Abierto (CA), fue entrevistado en el programa En la Mira, conducido por el periodista Gabriel Pereyra y emitido por la señal VTV.

Interrogado sobre la situación del partido en el abanico ideológico, el legislador señaló que en su fuerza política "no nos sentimos ni de derecha ni de izquierda, porque hay tantas versiones de ambas que es muy difícil categorizar". En ese sentido, apeló a una cita del histórico político nacionalista Eduardo Víctor Haedo. "A veces trabajo con la derecha ya veces con la izquierda", dijo.

"Hay una caracterización de la derecha como fanática del orden y de la izquierda como abanderada de la justicia social: ambas cosas son importantes", sostuvo, recordando que su partido "nace del Movimiento Social Artiguista", una entidad "que al principio no tenía una vocación política sino social y cultural. Nuestro sueño es hace justicia social en el orden".

Para Domenech, la sociedad uruguaya "en algún sentido ha perdido el orden, algo que entiende evidente "cuando uno ve la droga, la desintegración familiar, la violencia, que no es sólo contra las mujeres. La sociedad la vemos crecientemente violenta", algo que se ve "estimulado por la difusión de la droga".

Posteriormente, se le preguntó al legislador sobre cuáles podrían ser las causas de que Cabildo Abierto resultara tan atractivo para "un montón de loquitos" como gente que reivindica la dictadura o propone escuadrones de la muerte. Durante la campaña electoral del año pasado, también fue noticia la adhesión de neonazis.

"Creo que esa gente seguramente no estaba alineada, porque con esas ideas extrañas difícilmente tuviera lugar en los partidos". Con el surgimiento de CA, esa masa "vio un partido nuevo y dijo ‘aquí nos podemos ubicar'. Pero se equivocaron, porque CA no comulga con ese tipo de actitudes y hemos sancionado a alguno que llegó a integrarse, y no le hemos abierto la puerta a otros", refirió.

Luego se abordó el largamente controvertido tema de la ausencia de CA en la sesión parlamentaria de homenaje a los cien años del Partido Comunista del Uruguay (PCU).

"Yo respeto a las personas, pero las ideas (comunistas) no me parecen buenas ni dignas de un homenaje". Además, dijo que más allá de que el PCU forma parte de la actividad política en la democracia uruguaya, Domenech dijo que no tiene "certeza de que haya aceptado de buen grado las reglas de juego de la democracia".

Llegado ese punto de la entrevista, el entrevistador contrastó ese rechazo hacia el PCU con una actitud de CA más amable hacia el MPP, cuyos referentes son ex tupamaros.
"Mujica se ha arrepentido de usar las armas, tenemos el convencimiento de que el MPP ha optado por la vía democrática, con una tesitura nacionalista que tiene puntos de contacto con la nuestra, no lo vamos a negar", explico el parlamentario.

"Fui escribano de gobierno durante la administración de Mujica y he tenido charlas con él sobre temas históricos. Tenemos una formación básicamente herrerista y compartimos ideas sobre la patria grande, sobre la unidad latinoamericana, que yo prefiero llamar hispanoamericana. Discrepamos con la conducta de Mujica en la predictadura, pero también tenemos coincidencias con su visión nacionalista e histórica", afirmó.

"Creo que una de las mejores cosas que se han hecho en los quince años de gobierno frenteamplista es la UTEC, que se hizo durante el gobierno de Mujica. No puedo ser tan necio como para no reconocer cosas como esa", añadió.

Por el contrario, "el PCU es internacionalista, y desde el punto de vista teórico sostiene la necesidad de la dictadura del proletariado, previa a la sociedad sin clases. Y hemos visto que en los países comunistas no hay democracia", consideró.

En cuanto a la posibilidad de excarcelar a los militares que cometieron torturas durante la dictadura, Domenech recordó que la idea de ‘no tener viejos muriéndose en la cárcel' la expresó en su momento Azucena Berruti, ministra de Defensa durante el primer gobierno de Tabaré Vázquez.

"Cuándo se restauró la democracia (Juan) Pivel Devoto escribió un libro sobre cómo habían terminado todos los conflictos armados en Uruguay, y todos terminaron con una amnistía general, referenció.

Por ello, Domenech entiende que "eso fue lo que se intentó en 1985" y ante el rechazo de los militares a la idea de la amnistía "se aprobó al famosa Ley de Caducidad, cuyo fin fue hacer borrón y cuenta nueva.

Para el senador, es de recibo "averiguar dónde están los desaparecidos", pero "a más de 40 años de los hechos, no podemos estar siempre yendo al tema del gobierno de facto del 73 al 85".

En ese punto, el entrevistador comparó ese caso con lo ocurrido con los criminales de guerra nazis, y recordó que hasta el día de hoy se sigue juzgando y encarcelando a nonagenarios involucrados en las atrocidades de entonces.

Domenech respondió con una cita bíblica, en la que se recomienda "perdonar 70 veces 7 veces" al hermano.

"Creo que es bueno perdonar", dijo Domenech "¿Incluso a los nazis?", insistió Pereyra "A todo el mundo. Si hay arrepentimiento ¿por qué no?" fue la respuesta.

El legislador dijo que no es católico practicante pero sí creyente y formado en los valores cristianos. "Desde un punto de vista cristiano es básico perdonar al arrepentido. Y en lo judicial, las leyes de amnistía han sido tradicionales en nuestra historia", afirmó.

Luego, y consultado sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo, se refirió a la homosexualidad como "una conducta sexual que no es la que yo practico ni la que recomiendo. Ahora, la persona mayor de edad si quiere ser homosexual es un problema personal de ella, no mío".

"El casamiento (entre personas del mismo sexo) está dispuesto por la ley y lo acato, pero no creo que haya matrimonio homosexual, hay relación homosexual. Yo no habría aprobado una ley de eso".

A continuación, el entrevistador indagó a Domenech sobre cual sería su reacción si un hijo suyo fuera homosexual.

"Si un hijo me dijera es gay lo aceptaría con dolor. Uno quiere tener nietos, descendencia. Lo seguiría queriendo y apoyando (. . . ) Moralmente no lo considero correcto, pero honestamente me dolería tener un hijo homosexual", aseveró.