Internacionales

Golpazo

Directora de la agencia danesa del medicamento se desmayó en medio de conferencia

En rueda de prensa, las autoridades danesas anunciaban que el país renunciaría al uso de la vacuna AstraZeneca.

15.04.2021 15:23

Lectura: 3'

2021-04-15T15:23:00
Compartir en

Tanja Erichsen perdió el conocimiento y cayó al suelo ayer durante la rueda de prensa en la que Dinamarca anunciaba que suspendía definitivamente la vacuna de AstraZeneca, al considerar que hay una conexión probable entre esta y los casos anómalos de trombosis.

La Dirección General de Sanidad de Dinamarca suspendió este miércoles de forma definitiva la vacuna de AstraZeneca contra la covid-19, paralizada desde hace un mes, al considerar que hay una conexión probable entre esta y los casos anómalos de trombosis, que hay suficientes vacunas en el mercado y la situación epidémica en este país está controlada.


Las autoridades sanitarias señalaron que están "completamente de acuerdo" con la Agencia Europea del Medicamento (EMA) en que la vacuna de AstraZeneca es "segura y efectiva", aunque recordaron que la decisión final es de cada país y aludieron a "perspectivas sociales generales", explicó la jefa de departamento de la Agencia del Medicamento danesa, Tanja Erichsen.

Durante la conferencia, la funcionaria sufrió una descompensación y cayó pesadamente al suelo, tal como se aprecia en las imágenes.

 

"Ahora sabemos que hay una posible explicación biológica de que la vacuna de AstraZeneca puede provocar estos casos raros de trombosis", afirmó en rueda de prensa el director de la Dirección General de Sanidad, Søren Brostrøm.

 

Brostrøm habló de que había una conexión temporal entre los síntomas (baja cantidad de plaquetas, coágulos en vasos sanguíneos y hemorragias) y la vacunación y una imagen "consistente" de los casos tanto en Dinamarca como en el extranjero.

 

En colaboración con Noruega, el otro país europeo que mantenía suspendida la vacunación con AstraZeneca, las autoridades danesas han estimado, después de estudiar sus registros sanitarios, que el riesgo de contraer esos síntomas para quienes han recibido esa vacuna es de 1 entre 40.000 y que no se puede reducir a grupos de edad o sexo determinados.

 

Brostrøm resaltó que hay evidencia "suficiente" para que las autoridades danesas reaccionen, si bien añadió que Dinamarca no rechaza poder recuperar la vacuna en el futuro si fuese necesario, en caso de que la situación epidemiológica empeorara de forma notable y la sanidad estuviese presionada, según informó la agencia noticiosa EFE.