Internacionales

Las trajo Papá Noel

Diciembre: el mes en que Uruguay se aseguró las vacunas que sus vecinos dejaron pasar

Fuentes del gobierno argentino hicieron una comparación entre las negociaciones argentinas y uruguayas con Pfizer.

16.04.2021 09:24

Lectura: 4'

2021-04-16T09:24:00
Compartir en

Un artículo publicado esta mañana en el periódico porteño La Nación aborda de forma comparativa las decisiones que, a fines del año pasado, marcaron el acceso a las vacunas contra la covid en Argentina y Uruguay.

Firmado por los periodistas Julio Alconada Mon y Claudio Jacquelin, el articulo recoge declaraciones de "fuentes al tanto de cómo se desarrollaron las negociaciones".

En el informe, se señala que ambos países empezaron en realidad con el pie izquierdo. En el caso uruguayo, se recuerda que el presidente Lacalle Pou debió despedir a un funcionario del Ministerio de Salud Pública quien habría rechazado de forma inconsulta una propuesta de Pfizer-BioNtech. Sin embargo, luego de ese incidente el gobierno uruguayo reanudó con rapidez el contacto y las negociaciones, algo que no habría ocurrido en la otra orilla.

El artículo del periódico porteño detalla que el laboratorio habría ofrecido a Argentina más de trece millones de vacunas, y que desde el gobierno argentino habría recibido como respuesta "sólo silencio y regateos, pero para reducir la cantidad de dosis". En ese contexto, "Uruguay aprovechó la oportunidad y ahora puede inmunizar con las vacunas que dejó pasar la Argentina".

"Fue una tragedia en dos actos. Primero ‘durmieron' la oferta de Pfizer porque el Ministerio de Salud argentino se ilusionó con la vacuna AstraZeneca, pero cuando esa vacuna empezó a registrar contratiempos y creció la opción Moscú [por la vacuna Sputnik V], Ginés [por el entonces ministro de Salud, Ginés González García] buscó reactivar el diálogo con Pfizer. Ya era demasiado tarde", dijo la fuente citada por el periódico porteño.

Paralelamente, a mediados de diciembre "Lacalle Pou levantó el teléfono y llamó desde su celular a Buenos Aires", dijo otra fuente, y se puso en contacto con los representantes de Pfizer en ese país. Se inició así un contacto que derivó en negociaciones con la sede estadounidense de la empresa, y que permitió que en menos de un mes Uruguay cerrara un acuerdo por dos millones de dosis, al que recientemente se agregó otro millón.

La fuente consultada defendió la elección que en su momento hizo el gobierno argentino, en momentos en que las vacunas estaban a punto de comenzar su fase de comercialización.

"Durante meses, la vacuna de AstraZeneca parecía más ventajosa que la de Pfizer. Requería menos logística de refrigeración, una sola dosis en vez de dos dosis, y era mucho más barata, además de que ofrecían desarrollarla en la Argentina", explicaron.

Asimismo, rechazó la versión de que Uruguay haya comprado un supuesto lote de vacunas, ya previsto y en firme para Argentina. "Lo que ocurrió fue que Uruguay logró inmunizar gracias a la oportunidad que la Argentina y Brasil dejaron pasar. Es muy distinto", remarcó la fuente, que acusó a Pfizer de una actitud poco favorable, por decir lo menos.

"Pfizer nos fue corriendo el arco. Se portaron mal. Le doy un ejemplo: cuando el Congreso aprobó el proyecto con esa cláusula sobre la posibilidad de demandar a los laboratorios por ‘negligencia', Pfizer no dijo nada hasta que fue demasiado tarde y el presidente ya había promulgado ese proyecto y lo convirtió en ley", rememoró una alta fuente. "¿Por qué no reclamaron antes? ¡Hubiéramos podido avanzar con un veto parcial y sacar esa cláusula!", expresó el entrevistado anónimo.

Además, el artículo se detiene en el caso de Brasil, y señala que tras un desencuentro inicial con Pfizer, el presidente Bolsonaro "siguió los pasos de su par uruguayo", quien llamó por teléfono a la multinacional y pidió 100.000 millones de dosis.