Contenido creado por Gerardo Carrasco
Policiales

Tardó

Brasil: tras 21 años, fotógrafo que perdió un ojo por disparo policial gana batalla legal

El fallo inicial culpaba al reportero por “estar en la línea de fuego de la policía”. Ahora la Justicia responsabilizó al Estado.

11.06.2021 09:03

Lectura: 3'

2021-06-11T09:03:00
Compartir en

Por 10 votos a favor y uno en contra, el Tribunal Supremo Federal (STF) de Brasil decidió el jueves que el estado de São Paulo es responsable y debe indemnizar al fotógrafo Alex Silveira, quien perdió un ojo por una bala de goma disparada por la Policía Militar (PM), durante la cobertura periodística de una manifestación en el año 2000.

Más de 20 años después del episodio, la Corte Suprema entendió que el Estado debe responder por daños materiales, daños morales y daños estéticos.

La decisión del STF sobre el tema tiene repercusiones generales, es decir, servirá de precedente para las acciones en curso contra otros periodistas heridos en manifestaciones. Uno de los casos es el del fotógrafo Sérgio Silva, quien también perdió un ojo cubriendo una protesta en 2013.

El decano Marco Aurélio Mello argumento su voto diciendo que "la Policía Militar del Estado de São Paulo no tomó en cuenta las pautas básicas de conducta en los eventos públicos, dado que el reportero gráfico no adoptó comportamientos violentos o amenazantes", según recoge el portal Noticias R7.

El decano estableció que el dictamen anterior, que culpabilizaba a la víctima, "viola el derecho al ejercicio profesional, el derecho-deber de informar" y establecía "una conclusión sobre la culpa exclusiva de un profesional de la prensa que, al cubrir una manifestación pública, es lesionado por un agente de la fuerza de seguridad".

En primera instancia, el tribunal había otorgado daños y perjuicios de 100 salarios mínimos más gastos médicos a Silveira. Sin embargo, la Corte de Justicia de São Paulo (TJ-SP) reformó la decisión en 2014, considerando que el fotógrafo era el único culpable de su lesión, ya que permaneció en el lugar del motín y asumió el riesgo del incidente. Fue entonces cuando la defensa apeló al Tribunal Supremo.

En su voto, el ministro Alexandre de Moraes declaró que el entendimiento del TJ-SP estaba equivocado. "¿Cuál es la única culpa de la víctima si se limitaba a realizar su actividad profesional? No es razonable". El ministro también dijo que Silveira no estaba en un lugar prohibido y no invadió un lugar que la policía había restringido. "No hay democracia donde las libertades de reunión, expresión y prensa estén extinguidas y amenazadas".

El ministro bolsonarista Kassio Nunes Marques, único que votó en contra, argumentó que el reportero fotográfico se puso en riesgo, algo "inherente a su profesión".
"La libertad de prensa, como cualquier libertad, conlleva riesgos. Los profesionales de la prensa, como cualquier ciudadano, no están exentos de accidentes laborales".