Internacionales

Por las malas

Alemán que fotografió mayor yacimiento energético argentino denuncia maltrato

Stefan Borghardt asegura que fue detenido por la policía, golpeado, amenazado y obligado a firmar un documento.
11.01.2019 09:24
2019-01-11T09:24:00

Stefan Borghardt, fotógrafo alemán detenido el pasado lunes mientras tomaba fotos en el yacimiento energético de Vaca Muerta, situado en la Patagonia argentina y el más importante del país, denunció maltratos y el secuestro de su equipo.

En su perfil en Facebook, el reportero gráfico "freelance" denunció que permaneció en un calabozo -el segundo al que le hicieron ingresar- alrededor de dos horas y que no pudo recuperar su equipo, ni tampoco su teléfono celular personal, con el que también tomó imágenes del lugar.

"En el primer calabozo me pegaron, me patearon y un oficial que me maltrataba con una escoba desde lejos me dijo que odiaba a todos los alemanes. Otro policía me insistió que me apurara a quitarme los cordones de las zapatillas, porque sino me ayudaría él, y sacó una navaja del bolsillo para asustarme", relató este miércoles en la red social.

Borghardt, de 28 años, afirmó que se encontraba tomando fotos de un "basurero petrolero" de la provincia de Neuquén denunciado semanas atrás por Greenpeace y gestionado por Treater Sociedad Anónima (empresa de remediación de suelos contaminados y demás residuos generados en la explotación de hidrocarburos).

"Firmé para salir del lugar al instante y para no meterme en más problemas. Ya había aprendido la lección de que no era el ambiente para reclamar mis derechos", transmitió.

La organización ambientalista Greenpeace repudió este jueves en un comunicado la detención del fotoperiodista, así como la violencia ejercida por los agentes de Policía que denunció el reportero cuando fue liberado, a quien expresaron su solidaridad.

"Este tipo de violencia e intimidación está diseñado para limitar la libertad de prensa y los intentos de proteger a las personas y al ecosistema de los daños ambientales causado por las industrias extractivas", apuntó en el texto difundido la organización.

Greenpeace recordó también que solo tres semanas atrás, revelaron la ilegalidad del basurero y la contaminación en las inmediaciones, así como el listado de empresas petroleras responsables de los vertidos tóxicos en el lugar.

"Las autoridades deben velar por el medioambiente y la salud de los habitantes, en lugar de permitir el avasallamiento de los derechos de quienes trabajan para exponer las injusticias y la destrucción de los recursos naturales", culminó la organización.

Por su parte, la Policía de Neuquén, según medios de comunicación de esa provincia, indicó que el joven había entrado en el predio sin permiso y que por ese motivo se le requisó el material que llevaba.

El comisario Luis Arango detalló que las cámaras se entregaron en la Fiscalía correspondiente para investigar una denuncia presentada por la empresa, por lo que pidió que no se difundan las imágenes que el joven tomó de la petrolera.

También agregó que se realizará una investigación dentro del cuerpo policial para determinar si el fotógrafo fue agredido durante su detención.

EFE