Contenido creado por Gerardo Carrasco
Policiales

Aberrante

A prisión hombre de 78 años que abusaba de sus nietas. Las engañaba con caramelos

A lo largo de su vida habría abusado de varias menores. Los primeros casos se remontan a más de 60 años.

30.11.2020 08:11

Lectura: 5'

2020-11-30T08:11:00
Compartir en

Un hombre de 78 años fue enviado a prisión en Paysandú por su presunta responsabilidad en delitos sexuales en perjuicio de sus nietas de 10 y 12 años y de otras dos niñas -actualmente de 19 y 20 años- de las que abusó cuando eran pequeñas.

Según informara el periódico local El Telégrafo, el imputado engañaba a las niñas con promesas de darle caramelos o pagarles (sumas entre 10 y 15 pesos) por dejarse tocar en sus partes íntimas.

El expediente del caso detalla que el caso llegó a la órbita judicial el pasado 7 de julio, cuando un llamado al 911 alertó de una situación familiar en la zona de San Félix. Al arribar la policía al lugar, "una mujer denunció al abuelo paterno de sus hijas, niñas de 10 y 12 años, a quienes había sometido a sus bajos instintos", narra la citada crónica, detallando que todos los integrantes de la familia vivían en el mismo terreno pero en casas separadas. Sin embargo, en una conversación que la denunciante había mantenido con la niña de 12 años, esta dijo que no quería ir más a la casa del "Tata", comenzó a llorar y le contó que no lo visitaba más porque la tocaba por debajo de la ropa. Ante tal descubrimiento, la mujer interrogó a su otra hija la que contó que también era tocada porque así "el Tata" le daba caramelos.

Asimismo, una de las menores contó que el primer abuso fue a metros de donde estaba su abuela bañándose, pero que no se animó a decir nada y se fue hacia su casa llorando.

La investigación pasó a la órbita de la UEDVDG (Violencia Doméstica) donde se recabó información que indica que otras dos personas, hermanas de las niñas por parte materna, también habían sido víctimas del septuagenario en el pasado. Una de ellas fue ultrajada en 2012 cuando estaba al cuidado de un hermano menor. Dijo que esa vez, que fue la primera de varias, el hombre la tomó de atrás y la tocó por debajo de su ropa. "Me lo guardé", contó llorando la hoy mayor de edad. En tanto, su hermana narró que fue sorprendida mientras jugaba en la computadora.

El 14 de agosto se realizó una audiencia de prueba anticipada mediante la modalidad de Cámara Gesell en que declararon las dos niñas. Además, se presentaron informes de la psicóloga designada para el caso donde se concluyó que los relatos de las víctimas no eran situaciones imaginarias.

Largo historial de abusos

Durante la investigación salieron a la luz otras situaciones en las que el ahora imputado había cometidos abusos sexuales (atentados violentos al pudor), que si bien prescribieron, permitieron dar cuenta de su peligrosidad.

Durante más de 60 años, una de sus hermanas calló lo que le había pasado cuando era tan solo una niña. De acuerdo con el informe del periódico sanducero, la mujer expresó que éste había cometido su primer abuso cuando tenía 15 años en un galpón de la casa familiar que compartían en la zona céntrica. Indicó que sufrió abuso durante mucho tiempo y que su hermano no solo la tocaba. Otra mujer, hoy de 39 años, narró que cuando tenía entre 8 y 10 años iba a quedarse a la casa de su tía (esposa del imputado) y que muchas veces fue despertada por el hombre que la manoseaba.

Otra muchacha, de 15 años, dijo que dos años atrás, ocasión en que visitaba a su abuela (esposa del imputado) el hombre se le acercó y metió su mano debajo de la remera tocándole un seno.

"Surge de la indagatoria preliminar de Fiscalía que el imputado se aprovechó de las niñas, de la relación familiar y su condición de jefe de hogar/adulto responsable, para abusar sexualmente de ellas, conducta reprochable penalmente y que ameritan su formalización", se lee en el expediente del caso.

Asimismo, el trabajo de Fiscalía refiere que el hombre "actuó con conciencia y voluntad, en oportunidades diferentes y como fruto de distintas resoluciones criminales, por medio de violencia y/o amenazas; efectuó actos obscenos diversos a la conjunción carnal. Pero además, por medio de la intimidación, presión psicológica, abuso de poder y demás circunstancias coercitivas realizó también actos de naturaleza sexual contra una de sus nietas en particular a quien aún ante su negativa al ofrecimiento de caramelos para dejarse tocar, cometía los aberrantes actos sexuales".

Fiscalía solicitó que se dispusiera como medida cautelar la prisión preventiva del imputado al entender que existen elementos de un riesgo procesal consistente en el "peligro de fuga y gravedad del hecho", ya que si bien ha concurrido a declarar en varias ocasiones, "se encuentra ahora en conocimiento de que la pena a la que se enfrenta es de penitenciaría". Así como el "riesgo para la seguridad de las víctimas", ya que "la secuencia de hechos reseñados lleva a la conclusión de que el imputado pueda atentar nuevamente contra las víctimas en caso de quedar sujeto al proceso en libertad o con medidas de prisión domiciliaria".

Contando con todos los elementos mencionados, la Justicia dispuso la formalización de la investigación para el hombre, imputado por "la presunta comisión de reiterados delitos de abuso sexual agravados, varios de ellos en concurso formal, con reiterados delitos de retribución o promesa de retribución personas menores de edad o incapaces para que ejecuten actos sexuales o eróticos de cualquier tipo y reiterados delitos de atentado violento al pudor especialmente agravado, todos en reiteración real con un delito de retribución o promesa de retribución a personas menores de edad o incapaces para que ejecuten actos sexuales eróticos de cualquier tipo".



\