Política

Un argentino, ¿un amigo?

¿Quiénes son y qué opinan los oradores del congreso al que Turismo retiró su apoyo?

Agustín Laje y Nicolás Márquez aseguran que la homofobia no existe y han reivindicado el derecho a "sentir asco" por los homosexuales, por ser una cuestión de opiniones.

26.09.2018 11:49

Lectura: 5'

2018-09-26T11:49:00
Compartir en

Luego del reclamo de varias organizaciones, activistas y políticos, el Ministerio de Turismo retiró la declaración de interés II Congreso Regional Sudamericano por la Vida y la Familia. Al menos 40 organizaciones aseguraron que se trataba de una iniciativa que "promueve discursos de odio".

El Ministerio de Turismo modificó su decisión al entender que apoyar el Congreso entraba en conflicto con otras actividades que impulsa, como el proceso organizativo del turismo LGBTI, del que Uruguay ha sido referente en la región.

Algunos de los oradores invitados a este encuentro se han opuesto a los proyectos que buscan ampliar los derechos de los homosexuales en otros países, pero la resistencia mayor de los colectivos fue a la presencia de dos de los oradores: Agustín Laje y Nicolás Márquez, autores de El libro negro de la nueva izquierda. Lo mismo había acontecido en abril, cuando ambos estuvieron en el Legislativo para brindar la Conferencia Internacional sobre Familia y Género.

El propio Laje salió a criticar la decisión, al afirmar que se estaba "acorralando a políticos cobardes" por parte de "la ideología de género y sus personeros".

¿Quiénes son Laje y Márquez y por qué provocan tanta resistencia en la colectividad LGBTI? Politólogo de 29 años, que recibió una beca para estudiar contraterrorismo en el Center of Hemispheric Defense Studies de la National Defense University (Washington DC), a Laje la polémica no le es ajena. Si bien la parte más publicitada de sus charlas es la que se enfoca en la ideología de género y el feminismo, ha sido criticado frecuentemente por asegurar que la homofobia no existe, motivo por el que fue justamente acusado de homófobo. Ha asegurado varias veces que el feminismo fomenta la pedofilia y el incesto. Dirige la Fundación Libre, que se define como un think tank para "contrarrestar la ideología progresista hegemónica".

Márquez es un abogado y periodista cuyas opiniones fueron tildadas de "misóginas", "xenofóbicas" y "homofóbicas" por colectivos LGBTI. Dirige un sitio web llamado" Prensa Republicana (con las ideas derechas)", en el que escribió artículos con títulos como "Morocho gay se queja de que no puede hacer trampa deportiva" (en alusión a una jugadora trans de hockey a la que no dejaron participar de un equipo femenino) o "¿Por qué la izquierda promueve el homosexualismo?". En este último, asegura que a los homosexuales los captan "titiriteros" que les dicen que sus insatisfacciones "no son consecuencia de su contrariada tendencia" sino que son "víctimas de un patrimonio cultural opresor".

"Se incita al sodomita reclutado a romper con la Iglesia, la familia y la tradición cultural occidental, a los cuales se los sindica como culpables de los sinsabores emocionales que él habría padecido por el mero hecho de ‘ser diferente'", dice Márquez.

En 2008, Márquez fue denunciado por su ex pareja por violencia doméstica y abuso sexual de menores, pero fue sobreseído por la Justicia en el 2016

Ampliando

En agosto de este año, Márquez y Laje -que también han sido activistas contra la legalización del aborto- participaron de una charla en un colegio en Neuquén. Allí reiteraron algunos de sus conceptos, como "La homofobia no existe, es un invento idiomático para desacreditar al que opina distinto" o "Hay una ley que dice que un hombre disfrazado de mujer es una mujer". "Tengo todo derecho a sentir asco. El asco no es una fobia. No es delito. Es una persona que no simpatiza con la estética de esa persona", aseguró Márquez allí, además de comparar el sentir asco por los homosexuales a lo mismo que sentir asco por comer una ensalada.

"Antes se usaba el prefijo anti. Soy antihomosexual en todo caso pero no tiene una connotación médica. Hablar de fobias es patologizar a la otra persona. Es un insulto político", se explayó Laje al respecto en una entrevista en México.

En la charla en Neuquén, Márquez dijo que la transexualidad es un desorden de la conducta sexual según la Organizaciòn Mundial de la Salud (aunque en realidad, la OMS la considera "incongruencia de género")

"Si una persona para adecuarse a lo que no es, tiene que mutilarse, eso es un disfraz", dijo Laje entonces, para defender el hecho de comparar a travestis con disfrazarse para salir al Carnaval.

En una entrevista publicada por Aciprensa, al ser consultado sobre aquellos que acusan de "discriminación" el no permitir casarse a personas con atracción del mismo sexo, Márquez dijo que esto es falso. "Puede que sea una discriminación, pero es una discriminación justa", manifestó.

En otra entrevista realizada en Chihuahua, México, Nicolás Márquez contó que había conocido un grupo de homosexuales que "manifestaron su testimonio de vida desgarrador", porque "no es fácil ser homosexual, no es una alegría andante como manifiestan los militantes". Estos homosexuales "están haciendo tratamiento para recuperar su situación", dijo Márquez, en referencia a su deseo de convertirse en heterosexuales. Laje comentó este punto y señaló que "algunos se podrán escandalizar de que homosexuales hagan terapia". "Fijate la paradoja, en un mundo donde se ofrecen menús de 120 géneros o más, sin embargo la sociedad penaliza al homosexual que quisiera ser heterosexual", agregó.