Contenido creado por Federico Pereira

Economia
Avivate mijo

Columna de portal económico Barron’s recomienda a EEUU acercarse a Uruguay

Los autores del texto, un uruguayo y un estadounidense, advierten a Washington que Beijing le está ganando en la carrera por Latinoamérica.

23.09.2021 18:39

Lectura: 5'

2021-09-23T18:39:00
Compartir en

El portal económico estadounidense Barron’s, perteneciente al grupo mediático Dow Jones, publicó este jueves una columna escrita por Eric Farnsworth, vicepresidente del Consejo de las Américas y la Sociedad de las Américas (AS/COA, por sus siglas en inglés) y corresponsal académico de la Academia Nacional de Economía de Uruguay. De esta organización también es miembro Carlos Mazal, coautor del texto.

En la publicación, los autores recomiendan a los Estados Unidos a acercarse a Uruguay, gracias a sus características que lo hacen “único en las Américas”, antes de que China le gane la carrera por la dominación económica en el continente.

“¿Quieres hacer reír a los expertos en política externa de Washington? Diles que Uruguay es estratégico para los Estados Unidos. El pequeño Uruguay, metido entre los gigantes Brasil y Argentina en Sudamérica, a menudo confundido por los norteamericanos con Paraguay, cuyo apogeo, algunos podrán decir, fue durante la década de 1930, cuando la nación ganó la primera Copa del Mundo y fue testigo del hundimiento del asaltante nazi Graf Spee; si, ese Uruguay ahora ocupa una posición estratégica en el hemisferio occidental”.

Con esta presentación inicia el texto, que rápidamente advierte, a continuación, sobre la amenaza que significa China para EEUU en lo que refiere al mercado latinoamericano. “China es el socio comercial de la mayoría de las naciones sudamericanas, desplazando a los EEUU y a Europa. La inversión china se ha disparado en los últimos 20 años, prácticamente desde cero. Los lazos políticos y sociales están creciendo”, sostienen los autores.

Para Farnsworth y Mazal, EEUU ha mirado a un costado mientras China se movió con intencionalidad hacia el hemisferio occidental y alertan sobre la volatilidad política de la región, con miras a las próximas elecciones en Brasil, Chile, Colombia y Honduras y a la realidad política de Perú, Argentina y México.

“Si los EEUU se plantean competir con China en las Américas, Washington debe tener una agenda económica convincente para presentar a las naciones ansiosas por recuperarse de la pandemia de Covid, que aún se está librando, para reconstruir mejor”, recomiendan, asegurando que “Latinoamérica está desesperada por mayores oportunidades de crecimiento económico basados en la manufactura de productos con valor agredado y no solo en la venta de materia prima a China”.

Dentro de esos países, la columna define a Uruguay como una “democracia fuerte” que ha estado “mandando señales por años de que busca un comercio más libre con EEUU”.

“Predeciblemente, Washington ha hecho a un lado estas súplicas. Está muy lejos. Es muy pequeño. Muy encerrado en el Mercosur, el grupo regional de comercio, como para tener mucha flexibilidad en la negociación. No vale la pena”, citan irónicamente los autores la “voz” de la capital norteamericana.

Pero para Farnsworth y Mazal, estas objeciones perdieron resonancia a principios de septiembre cuando el “presidente pragmático conservador y promercado de Uruguay, Luis Lacalle Pou”, anunció su intención de llevar adelante un estudio de factibilidad para decidir realizar un Tratado de Libre Comercio con China.

“Como nación con un mercado interno pequeño, Uruguay ha confiado durante mucho tiempo en una estrategia comercial orientada hacia el exterior para construir su economía. (…) Montevideo debe construir vínculos externos para prosperar. Su única opción es abrirse al mundo y competir. Dentro de esta realidad, se presenta una opción concreta: China. La decisión de negociar con China enfrenta poca oposición interna. Es relativamente sencillo tomar una decisión cuando solo hay una opción a considerar”.

Los autores mencionan que, en su anuncio, Lacalle Pou invitó “explícitamente” a EEUU, así como a otros países, a empezar discusiones similares.

“Uruguay avanza con quienes quieren seguir adelante, abriendo la posibilidad de profundizar las relaciones con Estados Unidos sin estar sujeto al cronograma ni a los intereses de Washington. Es un avance significativo de una nación que durante mucho tiempo ha buscado una asociación más profunda con los Estados Unidos y se ha quedado sin recursos. Montevideo preferiría desarrollar lazos con Washington antes que con Beijing. Pero hasta ahora, esa opción no ha estado disponible. Y Uruguay está lejos de ser único en las Américas”, afirman los expertos.

“Washington tiene una elección; –aseguran– puede liderar, seguir o salir del camino. La forma en que responda a los nuevos desarrollos con Uruguay dirá mucho sobre el deseo más amplio de competir por las Américas. Si Estados Unidos da la espalda a una oferta para profundizar las relaciones económicas con un país amigable, liberal, democrático, relativamente próspero y estable situado entre las dos economías más grandes de América del Sur, otros en América Latina sacarán rápidamente sus propias conclusiones”.

Al concluir, los dos economistas aseguran que el “desafío de China es real” y que “EEUU está siendo dejado atrás en su propio hemisferio”.

“¿Se siguen riendo, expertos?”, finalizan Farnsworth y Mazal, interpelando a los economistas de Nueva York y Washington.