Economia
Una puerta que se cierra. . .

Brexit sería “oportunidad de oro” para acuerdo EEUU – Reino Unido.

El tratado entusiasma a Trump, y podría ser una bocanada de aire fresco para la economía británica.

08.08.2019 14:29

Lectura: 4'

2019-08-08T14:29:00
Compartir en

Los líderes de la diplomacia estadounidense y británica dijeron el miércoles estar preparados para avanzar "lo antes posible" en un acuerdo comercial para cuando se consume el Brexit.

Desde Washington, el ministro de Relaciones Exteriores británico, Dominic Raab, instó a la Unión Europea (UE) a negociar un nuevo acuerdo para evitar que la salida de Reino Unido sea calamitosa.

Tras reunirse con el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, Raab dijo que las dos partes acordaron la necesidad de negociaciones rápidas sobre un acuerdo de dos vías después de que el Brexit deje a Londres fuera del pacto comercial entre Estados Unidos y la UE.

"Estados Unidos es nuestro socio comercial bilateral más grande. El presidente Trump ha dejado claro nuevamente que quiere un ambicioso acuerdo de libre comercio con el Reino Unido, así que espero que podamos lograrlo lo antes posible después de que salgamos de la UE el 31 de octubre", dijo Raab a periodistas.

A su lado, Pompeo agregó que Washington apoya la "elección soberana" de Londres de retirarse de la UE, pase lo que pase.

"Estaremos en la puerta, codo a codo, listos para firmar un nuevo acuerdo de libre comercio lo antes posible", dijo Pompeo.

"Oportunidad de oro"

Con el nuevo primer ministro británico, Boris Johnson, decidido a garantizar que Reino Unido abandone la UE el 31 de octubre, con o sin un acuerdo, alcanzar un trato comercial con la administración de Trump ha adquirido más importancia para Londres.

El presidente estadounidense, que ve en Johnson un líder con ideas afines, dijo que el comercio entre ambos países podría multiplicarse una vez que Reino Unido abandone la UE y habló con el primer ministro británico sobre un acuerdo pocos días después de su toma de posesión el mes pasado.

Raab se reunió con Trump y el vicepresidente Mike Pence la noche del martes, en el comienzo de una gira de tres días que también lo llevará a México y Canadá.

Mientras tanto, la ministra de Comercio Internacional de Reino Unido, Liz Truss, también en Washington, organiza reuniones con altos funcionarios de comercio estadounidenses.

"Negociar y firmar un nuevo y emocionante acuerdo de libre comercio con Estados Unidos es una de mis principales prioridades", dijo Truss.

"Después de haber sentado las bases, estamos acelerando este acuerdo para que las empresas puedan aprovechar la oportunidad de oro de aumentar el comercio con Estados Unidos lo antes posible", agregó.

Después de su primera llamada telefónica con Johnson, Trump dijo a los periodistas que un acuerdo bilateral con Gran Bretaña después del Brexit podría significar un comercio de "tres a cuatro o cinco veces" más grande que el actual.

"Creo que será un acuerdo comercial muy sustancial", dijo entonces Trump.

"Desesperado" por un acuerdo

Johnson, más propenso a estrechar las relaciones con Trump que su predecesora, Theresa May, espera poder cerrar un acuerdo rápido que envíe un mensaje de la capacidad de Londres para ir por su cuenta.

El entusiasmo mostrado por Trump por un acuerdo contrasta con la actitud de su predecesor, Barack Obama, quien dijo que Reino Unido estaría "al final de la fila" para cualquier tipo de acuerdo comercial si salía de la UE.

Pero Larry Summers, exsecretario del Tesoro de Estados Unidos durante la presidencia de Bill Clinton, dijo que Reino Unido no podía ocultar la debilidad de su posición.

"Mira desde el punto de vista de Estados Unidos: Reino Unido tiene mucho menos que dar que Europa en su conjunto, por lo tanto, menos razones para que Estados Unidos haga concesiones", dijo Summers a la BBC Radio 4 a principios de esta semana.

"Haces más concesiones cuando tratas con un hombre rico que cuando lo haces con uno pobre".

"Reino Unido no tiene influencia. Gran Bretaña está desesperada. Gran Bretaña no tiene nada más. Necesita un acuerdo muy pronto".

El año pasado, Estados Unidos tuvo un superávit comercial de 20.000 millones de dólares con Reino Unido.

Ambos intercambiaron 262.000 millones de dólares en bienes y servicios, según la oficina del Representante de Comercio de Estados Unidos, lo que significa que Reino Unido fue el quinto mercado de exportación más grande de Estados Unidos.

AFP


-->