Salud
Estupor y temblores

Vivir en un barrio violento podría empeorar la epilepsia, sugiere estudio estadounidense

La frecuencia de episodios convulsivos fue tres veces mayor en los epilépticos que residían en vecindarios difíciles.
06.12.2018 07:21
2018-12-06T07:21:00

Investigadores de la Universidad de Illinois, en Chicago, observaron a 63 pacientes con epilepsia en Chicago. Los residentes en vecindarios con mucho crimen tenían significativamente más convulsiones que los residentes de áreas más seguras, encontró el estudio.

"En promedio, las personas en vecindarios con mucho crimen tuvieron tres convulsiones, en comparación con una entre las personas que vivían en vecindarios con poco crimen, cuando observamos los 30 días anteriores", señaló la autora del estudio, Jessica Levy.

A lo largo de 90 días, las personas en vecindarios con mucho crimen tuvieron un promedio de siete convulsiones, en comparación con tres entre las que vivían en vecindarios con poco crimen, "así que el vínculo entre el crimen y la actividad convulsiva es significativo", señaló Levy en un comunicado de prensa de la universidad.

Levy es coordinadora de investigación en el departamento de neurología y rehabilitación.

Sufrir más convulsiones puede interferir con el trabajo, las relaciones y la capacidad de vivir de forma independiente. Las convulsiones también pueden provocar caídas que resultan en fracturas óseas, y sufrir una convulsión en público conlleva un estigma asociado, anotaron los investigadores.

El estudio no puede probar que la violencia y el crimen desencadenen las convulsiones. Aun así, el estudio "subraya la necesidad de más investigación que pudiera permitir a los profesionales clínicos realizar recomendaciones mejor informadas sobre la educación en la autogestión y las habilidades de gestión del estrés", planteó el coautor del estudio, el Dr. Dilip Pandey, profesor asociado de neurología y rehabilitación en el Colegio de Medicina de la universidad.

La epilepsia, un trastorno del cerebro, afecta a más de 65 millones de personas en todo el mundo. Alrededor de un tercio tienen dificultades para controlar sus convulsiones, incluso con medicamentos.

Se cree que el estrés es un desencadenante común de las convulsiones epilépticas. Investigaciones anteriores han mostrado que las personas que viven en vecindarios con mucho crimen tienen unos niveles elevados de cortisol, la hormona del estrés, apuntaron los investigadores.

El estudio se presentó en Nueva Orleáns en la reunión anual de la Sociedad Americana de la Epilepsia (American Epilepsy Society), que concluyó el martes. Las investigaciones presentadas en reuniones normalmente se consideran preliminares hasta que se publican en una revista médica revisada por profesionales.

Montevideo Portal