Salud
Todo está guardado

Una niñez repleta de recuerdos felices puede influir positivamente en la salud durante la adultez

Quienes guardan buenos recuerdos de su niñez -especialmente de su conexión con los padres- tendrían menos riesgo de enfermedades crónicas o depresión.
08.11.2018 14:09
2018-11-08T14:09:00

Un estudio reciente encontró que los adultos mayores con recuerdos preciados de las relaciones tempranas con sus padres son más propensos a tener una mejor salud, menos enfermedades crónicas y un riesgo más bajo de depresión.

Los investigadores analizaron dos bases de datos que incluían a más de 22,000 personas en Estados Unidos. Les dieron seguimiento a partir de mediados de la cuarentena durante 18 años, o durante 6 años a partir de los 50 años de edad.

Los que recordaban unos niveles más altos de afecto de sus mamás en la niñez temprana tenían una mejor salud física y menos síntomas de depresión. El estudio se publicó el 5 de noviembre en la revista Health Psychology, según recoge HealthDay News.

Los participantes que recordaban que sus papás les ofrecían un mayor respaldo en la niñez tenían menos síntomas de depresión, también encontró el estudio.

"Podría preverse que los recuerdos de la niñez tuvieran cada vez menos importancia con el paso del tiempo, pero dichos recuerdos seguían prediciendo una mejor salud física y mental cuando las personas estaban en la mediana edad y en la adultez avanzada", comentó el autor principal del estudio, William Chopik, en un comunicado de prensa de la revista. Chopik es profesor asistente de psicología en la Universidad Estatal de Michigan.

El estudio solo encontró una asociación, y no probó causalidad Pero el vínculo entre los buenos recuerdos de la niñez y una mejor salud a una edad más avanzada fue más potente entre los que recordaban una buena relación con su mamá, en lugar de su papá.

Esto "podría reflejar las circunstancias culturales más generales de la época en que se criaron los participantes, porque era más probable que las mamás fueran las cuidadoras primarias", señaló la coautora del estudio, Robin Edelstein, directora del Laboratorio de Personalidad, Relaciones y Hormonas de la Universidad de Michigan.

"Con las normas culturales cambiantes acerca del rol de los papás en la provisión de cuidados, es posible que los resultados de estudios futuros sobre personas nacidas en años más recientes se enfoquen más en las relaciones con sus papás", planteó Edelstein.

Chopik apuntó que la memoria tiene un rol muy importante en la forma en que las personas dan sentido al mundo y miden cómo deben comportarse. "Como resultado, hay muchas formas distintas en que nuestros recuerdos del pasado pueden orientarnos", aseguró.

Los buenos recuerdos parecen tener un efecto positivo en la salud y el bienestar, posiblemente porque reducen el estrés o ayudan a las personas a ser constantes respecto a unas elecciones saludables, dijo.

Investigaciones anteriores han vinculado los buenos recuerdos y la buena salud en los adultos jóvenes, añadió Chopik.

Montevideo Portal