Salud

Si lo que quieres es vivir 100 años

Si aspira a la longevidad, preste especial atención a la presión arterial

Llevar un control estricto de esos numeritos puede agregar años a la vida sugiere estudio.

14.11.2019 10:05

Lectura: 4'

2019-11-14T10:05:00
Compartir en

Investigadores estadounidenses calcularon que en una persona típica de 50 años con hipertensión, un tratamiento más agresivo podría traducirse en tres años adicionales de vida. Las personas de 80 años ganarían menos tiempo, pero podrían alargar sus vidas en un promedio de 10 meses, proyectó el estudio.

Los estimados se basan en un nuevo análisis de un ensayo clínico financiado por el gobierno de ese país, llamado SPRINT. En 2015, encontró que un control más estricto de la presión arterial previno más ataques cardiacos, accidentes cerebrovasculares (ACV) y muertes en personas de a partir de 50 años, en comparación con el tratamiento estándar.

Los pacientes en el régimen intensivo buscaban reducir su presión arterial sistólica por debajo de los 120 mm Hg, en lugar de la meta tradicional de menos de 140. Lo hicieron mediante una combinación de medicamentos (típicamente varios fármacos) y cambios en el estilo de vida, incluyendo el ejercicio y una reducción de la ingesta de sal.

A lo largo de unos tres años, los pacientes que siguieron ese régimen tenían un riesgo un 25 por ciento más bajo de sufrir un ataque cardiaco, insuficiencia cardiaca o ACV, frente a los pacientes que tuvieron un control estándar de la presión arterial. Sus probabilidades de fallecer durante el periodo del estudio fueron un 27 por ciento más bajas.

Los beneficios fueron tan claros que el ensayo se detuvo antes, anotó el Dr. Muthiah Vaduganathan, investigador principal del nuevo estudio.

Dijo que la meta de su equipo fue estimar qué podría significar ese beneficio en términos de la esperanza de vida.

Traducir las "reducciones relativas en el riesgo" de un 25 por ciento a los pacientes puede resultar difícil, explicó Vaduganathan, cardiólogo del Hospital Brigham & Women's, en Boston.

Entonces, poder decirles a los pacientes cuántos años ganarán, en promedio, resulta útil. "Es más tangible", aseguró. "Es algo con que las personas pueden identificarse más fácilmente".

El ensayo SPRINT original incluyó a más de 9,000 adultos de EE. UU. de a partir de 50 años que tenían hipertensión, y que se consideraban con un riesgo más alto de enfermedad cardiaca debido a factores de riesgo adicionales, como fumar o un colesterol alto, o porque tenían a partir de 75 años.

El equipo de Vaduganathan usó los datos del ensayo para estimar cuántos años de vida los pacientes de distintas edades podrían ganar, si se daba por sentado que su tratamiento para la presión arterial seguiría siendo efectivo a largo plazo.

Los investigadores proyectaron que una persona de 50 años con un control intensivo viviría típicamente 37 años más, frente a 34 años con el tratamiento convencional. Una persona de 65 años viviría típicamente 24.5 años más, frente a poco más de 23 años con el tratamiento estándar. Una persona de 80 años podría vivir 12 años más, en comparación con poco más de 11 años.

Los antihipertensivos pueden tener efectos secundarios, como mareos y desmayos, anotó Vaduganathan, y las probabilidades son más altas cuando los pacientes intentan llegar a cifras más bajas. En el ensayo original, los pacientes con un control más estricto de la presión arterial tuvieron más efectos secundarios. Pero no tuvieron unas tasas más altas de caídas, que es un problema importante en los adultos mayores, en particular.

Vaduganathan presentará los hallazgos más recientes en la reunión anual de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association, AHA), en Filadelfia, del 16 al 18 de noviembre. Los estudios presentados en reuniones generalmente se consideran preliminares hasta que se publican en una revista revisada por profesionales.

El Dr. Mitchell Elkind es presidente electo de la AHA y profesor de neurología en la Universidad de Columbia, en la ciudad de Nueva York.

Dijo que los resultados originales del SPRINT fueron un "importante avance", y que los nuevos hallazgos los replantean de forma distinta.

"Lo que este análisis hace es traducir el porcentaje de reducción en el riesgo a una extensión de la vida, algo que quizá resulte más fácil de comprender para las personas", señaló Elkind en declaraciones recogidas por la reportera especializada Amy Norton, en un artículo publicado en HealthDay News.

Según Vaduganathan, los resultados "refuerzan los importantes beneficios" observados en el SPRINT. También ejemplifican el valor particular de controlar la hipertensión en la mediana edad, dijo.

Según las estadísticas más recientes de la AHA, casi un 46 por ciento de los adultos de EE. UU. tienen hipertensión, que se define como 130/80 mm Hg o más.

Vaduganathan y sus coautores han recibido fondos de investigación u honorarios por consultorías de varias compañías farmacéuticas, entre ellas fabricantes de antihipertensivos.