Salud

Que te quiero verde

Estudio asocia consumo de té verde a una mayor longevidad con más salud

Quienes lo consumen podrían disfrutar de vidas más largas y sanas, sugiere la investigación.

14.01.2020 10:23

Lectura: 5'

2020-01-14T10:23:00
Compartir en

Un estudio llevado a cabo en China constató que de más de 100,000 adultos de ese país a quienes se hizo un seguimiento, los que bebían té verde al menos tres veces por semana fueron menos propensos a sufrir un ataque cardiaco o un accidente cerebrovascular (ACV) a lo largo de los siete años siguientes.

Los amantes del té también tenían una esperanza de vida ligeramente más larga. A los 50 años, podían prever vivir poco más de un año más que sus contrapartes que no consumían té verde con regularidad.

El estudio es el más reciente que observa los potenciales efectos de salud del té verde.

A lo largo de los años, muchos estudios han vinculado a la bebida con beneficios como unos niveles más saludables de colesterol y de peso corporal, y con riesgos más bajos de enfermedad cardiaca y de ciertos tipos de cáncer.

Esos estudios, como el actual, fueron "observacionales", en que los investigadores preguntan a las personas sobre sus hábitos de estilo de vida y otros factores, y entonces monitorizan sus resultados de salud. La limitación es que no prueban que el té verde, en sí, provea algún beneficio.

Los consumidores de té verde también podrían ser distintos de otras formas que las personas que no consumen la bebida. La investigación en Estados Unidos ha encontrado que las personas que beben té (de todos los tipos) en general tienen unas dietas más saludables que las que no lo beben, señaló Whitney Linsenmeyer, profesora asistente de nutrición de la Universidad de Saint Louis.

Los investigadores intentaron tomar esas diferencias en cuenta. En el estudio actual, los investigadores pudieron sopesar la dieta general, los hábitos de ejercicio, el tabaquismo y el nivel educativo, entre otros factores.

Aun así, es imposible controlarlo todo, comentó Linsenmeyer, que también es vocera de la Academia de Nutrición y Dietética (Academy of Nutrition and Dietetics).

Dicho esto, varios estudios de distintos países ya han encontrado beneficios de salud entre las personas que beben té verde, según Linsenmeyer.

Además, hay evidencias a partir de ensayos clínicos. Linsenmeyer anotó que un ensayo reciente de mujeres iraníes encontró que las que bebían tres tazas de té verde al día observaban mejorías en el peso, la presión arterial, el azúcar en la sangre y el colesterol a lo largo de ocho semanas.

Si usted es fanático del té verde, bébalo, aconsejó.

"El té verde no tiene calorías y es rico en antioxidantes. Es una bebida saludable para incluir en la dieta, si le gusta el sabor", dijo la investigadora en declaraciones recogidas por la reportera especializada Amy Norton, en un artículo que publica HealthDay News .

Pero contiene cafeína. "Tenga cuidado si toma fármacos que interactúan con la cafeína, o si tiene problemas con el insomnio", añadió Linsenmeyer.

Los hallazgos aparecen en la edición en línea del 9 de enero de la revista European Journal of Preventive Cardiology. El estudio se basó en 100,902 chinos adultos que estaban libres de enfermedad cardiaca y cáncer al principio. Se entrevistó a los participantes sobre sus hábitos de estilo de vida y su historial médico, y se midió su peso, presión arterial y colesterol.

Durante el periodo de seguimiento (típicamente de siete años), casi 3,700 sufrieron un ataque cardiaco o un ACV, o murieron por causas cardiovasculares. Pero el riesgo fue un 20 por ciento más bajo entre los que bebían té verde habitualmente (al menos tres veces por semana).

Esos consumidores habituales también tenían un 15 por ciento menos de probabilidades de morir por cualquier causa, en comparación con las personas que bebían té verde con menos frecuencia o que no lo bebían.

El té verde, negro y blanco proviene de la misma planta, pero hay diferencias en su fabricación. Y en comparación con el té negro (que es más popular en Estados Unidos), el té verde es más rico en unos antioxidantes llamados flavonoides, según los autores del estudio.

Los experimentos de laboratorio sugieren que los extractos de té verde pueden reducir la inflamación y mejorar el funcionamiento de las células en los vasos sanguíneos y el corazón, señalaron los investigadores. El equipo fue dirigido por la Dra. Xinyan Wang, de la Academia China de Ciencias Médicas, en Beijing.

Por ahora, todavía no se ha determinado si agregar té verde a la dieta protege de alguna enfermedad, apuntó Connie Diekman, asesora de alimentos y nutrición y expresidenta de la Academia de Nutrición y Dietética.

Pero Diekman dijo que con frecuencia anima a las personas a disfrutar del té, dado que es una forma de hidratación libre de calorías, siempre y cuando no le echen azúcar o crema.

"Añadir [té verde] a su rutina diaria no hace daño, y podría ayudar", aseguró Diekman.