Salud

Es una lucha

Bacterias resistentes: hay avances contra ellas, pero seguimos en peligro

Si bien hay mucho por hacer, nuevos datos demuestran que no estamos con las manos atadas al respecto.

19.11.2019 14:37

Lectura: 5'

2019-11-19T14:37:00
Compartir en

La respuesta a la amenaza de los gérmenes resistentes a los antibióticos ha resultado en ciertos avances, pero esos gérmenes potencialmente letales no muestran señales de parar, advierte un informe reciente gubernamental en Estados Unidos

Los esfuerzos de prevención han reducido las muertes debidas a los gérmenes resistentes a los antibióticos en un 18 por ciento en general, y en casi un 30 por ciento en los hospitales de ese país, revelaron los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. el 13 de noviembre en una actualización de su informe Amenazas resistentes a los antibióticos en Estados Unidos (Antibiotic Resistance Threats in the United States).

"Estos datos son emocionantes, porque muestran que no somos impotentes ante la resistencia a los antibióticos", indicó la Dra. Hilary Babcock, presidenta de la Sociedad Americana de Epidemiología en la Atención de la Salud (Society for Healthcare Epidemiology of America).

Los epidemiólogos de los hospitales, los especialistas en la prevención de las infecciones, los investigadores y los farmacéuticos "están implementando unos programas críticamente importantes de prevención de las infecciones y administración de los antibióticos, que ayudan a salvar vidas y a proteger a los pacientes, haciendo que los hospitales sean más seguros para todos", aseguró Babcock en declaraciones recogidas por el reportero especializado Dennis Thompson, en un artículo que publica HealthDay news.

Pero las bacterias y los hongos resistentes a los antibióticos siguen provocando más de 2.8 millones de infecciones y 35,000 muertes en Estados Unidos cada año, encontró el informe de los CDC.

Eso significa que alguien de Estados Unidos contrae una infección resistente a los antibióticos cada 11 segundos, en promedio, y alguien fallece cada 15 minutos, según los CDC.

Los CDC resaltaron el dilema actual al añadir dos nuevos gérmenes a la lista de amenazas urgentes: el hongo Candida auris y la bacteria Acinetobacter.

Ambos gérmenes provocan infecciones invasivas graves en los pacientes hospitalizados con sistemas inmunitarios afectados, y ambos han mostrado señales de desarrollar resistencia a los antibióticos y antifúngicos más potentes y de uso más frecuente, advirtieron los CDC.

"Para subrayar la amenaza a la que nos enfrentamos, Candida auris emergió en cinco continentes a la vez", comentó el director de los CDC, el Dr. Robert Redfield, y añadió que 1 de cada 3 pacientes infectados con el hongo fallece.

Las dos adiciones llevan la lista de amenazas urgentes a cinco, al unirse a tres identificados en 2013: los ERC (enterobacteriaceae resistentes a los carbapenemas), Neisseria gonorrhoeae y Clostridioides difficile.

La bacteria C. difficile en general no es resistente a los antibióticos, pero se considera una amenaza porque invade de forma oportunista al sistema digestivo humano tras el uso de antibióticos, y provoca una diarrea letal, dijeron los CDC.

El informe muestra que a las autoridades de salud les espera una larga guerra contra los gérmenes resistentes a los antibióticos, señaló Adriane Casalotti, jefa de asuntos gubernamentales y públicos de la Asociación Nacional de Funcionarios de Salud de los Condados y Ciudades (National Association of County and City Health Officials).

"El problema no va a desaparecer. Como las cosas evolucionan con el tiempo, ciertos gérmenes se han vuelto una amenaza más grande, mientras que a otros los controlamos mejor", dijo Casalotti. "Tendremos que afrontar estos desafíos sin un final a la vista".

Pero la reducción en las muertes muestra que las estrategias que se están empleando ahora han puesto a los proveedores de atención de la salud en el camino indicado, aseguró Michael Craig, asesor sénior de la Unidad de Coordinación y Estrategia en la Resistencia a los Antibióticos de los CDC.

"La prevención y el control de las infecciones en los centros de atención de la salud funcionan. Mejorar el uso de los antibióticos que ya tenemos funciona. Manejar la comida de forma adecuada funciona. El sexo seguro funciona. Las vacunas y mantenerse las manos limpias funcionan", enfatizó Craig.

Aun así, el nuevo informe encontró que la resistencia a los antibióticos esenciales está aumentando en 7 de 18 gérmenes en la lista general de amenazas resistentes a los antibióticos de los CDC.

El nuevo informe también reveló que la amenaza de los gérmenes resistentes a los antibióticos es mucho peor de lo que se pensaba cuando se dio la alarma por primera vez.

Hubo casi el doble de muertes anuales por infecciones resistentes a los antibióticos que lo que los CDC reportaron por primera vez en 2013, mostraron los nuevos datos.

Entonces, los CDC estimaron que 23,000 muertes eran provocadas por gérmenes resistentes a los antibióticos cada año. Su nuevo estimado sostiene que 44,000 personas mueren cada año debido a esas infecciones, señaló Craig.

Las personas pueden combatir la resistencia a los antibióticos al no solicitar los medicamentos para todas las enfermedades que contraigan, planteó Casalotti.

"Los antibióticos solo son para las bacterias, no ayudan con un virus", recordó.

Si le recetan antibióticos, tómelos según las indicaciones durante todo el tratamiento, añadió Casalotti. Los antibióticos se recetan de tal forma que acaben por completo con las bacterias infecciosas, de manera que no tengan la oportunidad de sobrevivir y adquirir la resistencia.

"Que se sienta mejor no quiere decir que no debe completar todo el tratamiento. Que sus hijos duerman toda la noche no significa que no debe seguir asegurando que se tomen su medicina a la misma hora cada día", dijo Casalotti.