Salud

El hombre butifarra

Asombro médico: tenía tanta grasa que la sangre se le volvió blanca

El caso era tan extremo que los doctores debieron improvisar. Hizo falta una gran transfusión.

06.03.2019 10:07

Lectura: 3'

2019-03-06T10:07:00
Compartir en

El doctor Philipp Köhler, especialista en medicina de emergencia en el Hospital Universitario de Colonia, Alemania, admitió que nunca había visto un caso similar.

En declaraciones a Live Science, el médico contó que el paciente -cuya identidad fue mantenida en reserva- llegó al centro de salud sintiendo náuseas, vómito y dolor de cabeza. Además, su estado de consciencia disminuía poco a poco.

El hombre, de 39 años, sufre de diabetes, y en los días anteriores a la ida al hospital no había tomado sus medicamentos de uso continuo.

De acuerdo con el relato del caso, publicado esta semana en la revista Annals of Internal Medicine, el hombre fue sometido inmediatamente a un tratamiento intensivo, donde las pruebas revelaron que su sangre tenía "síndrome de hiperviscosidad debido al nivel extremadamente alto de triglicéridos".

Una de las cosas que más llamó la atención de los médicos fue el color de la sangre del paciente.

"Inicialmente, el tono era más claro que la sangre venosa oscura normal", dice Köhler. "Parecía más sangre arterial, pero con un brillo blanco."

"Después de la sedimentación, una parte blanca se separó de la sangre sana, que permaneció en la parte inferior del recipiente", donde adquirió un "color lechoso".

Los triglicéridos son un tipo de grasa presente en alimentos como la manteca y los aceites, aunque los niveles elevados pueden tener otras causas, como las enfermedades genéticas, la obesidad, el uso de drogas o el alcohol y el exceso de cigarrillo.

Tratamiento experimental

En casos como éste, los médicos utilizan una máquina para filtrar la grasa de la sangre y así reducir su viscosidad. Sin embargo, la situación de este paciente era tan extrema que los filtros se taparon varias veces. Los médicos tuvieron que actuar rápidamente para quitar el exceso de grasa, restaurar el pH de la sangre y así estabilizar al paciente.

"Tuvimos que buscar alternativas", dijo Köhler a BBC Mundo.

Así, al ver que el procedimiento estándar fallaba, Köhler y su equipo recurrieron a la flebotomía, es decir, extraer la sangre y sustituirla mediante transfusión.

"No tuvimos elección. Necesitábamos llevar al paciente a un estado en que los procedimientos estándar para remover los lípidos de la sangre fueran nuevamente posibles". O sea: quitar buena parte de esa insólita cantidad de grasa, hasta noveles en los que la máquina de filtro pudiera trabajar.

La técnica funcionó y el paciente se salvó

"Hasta donde sabemos, este es el primer caso de hipertrigliceridemia severa que necesitó de flebotomía para salvar al paciente", relató Köhler. En cuanto al paciente, no presentó "síntomas residuales", obtuvo el alta y recibe atención ambulatoria.

De acuerdo con la hipótesis de Köhler, los altos niveles de grasa en la sangre del paciente fueron causados por una combinación de resistencia a la insulina, obesidad, dieta inadecuada y diabetes no tratada adecuadamente.