Salud
Igual pero distinto

Asimetría de los senos deprime a numerosas mujeres

Los pechos femeninos no sólo obsesionan a los hombres. También enloquecen a muchas mujeres, especialmente cuando no son del todo simétricos.
28.11.2014 16:56
2014-11-28T16:56:00

“Tiran más dos tetas que dos carretas”, dice el refranero. Sin embargo, un reciente estudio sugiere que lo que tiran es la moral de muchas mujeres. Y la tiran muy abajo, a menos que esas tetas sean perfectamente simétricas y de un tamaño considerado normal.

A nivel sociológico y psicológico, el tamaño de las tetas sí importa y puede derivar en importantes problemas y desequilibrios mentales en las féminas. Madlen Davies, consultora de salud del periódico londinense Daily Mail, advierte en las páginas de dicha publicación que “más que el mayor o menor volumen, lo que más angustia a las mujeres es que ambos pechos no sean iguales”.

Esta conclusión surge del primer estudio que se centra en analizar la relación entre la apariencia de los pechos y el bienestar social de las mujeres. Los investigadores destacaron el fuerte impacto negativo que puede tener el tamaño de los senos en su salud mental, afectando a la autoestima y a los comportamientos sociales de las mujeres con pechos asimétricos o que sufren macromastia (cuando las mamas son anormalmente grandes).

Brian Labow, cirujano plástico del Hospital de Niños de Massachusetts, analizó junto a su equipo a un grupo de chicas de entre 12 y 21 años para observar cómo influía la apariencia de sus senos en su estado mental y comportamientos sociales. Entre la muestra se encontraba un porcentaje similar de mujeres con senos “normales” y otras con una mama más grande que la otra o macromastia.

Los resultados demostraron que aquellas mujeres con pechos asimétricos tenían la autoestima más baja y mostraban menor bienestar emocional. Además, constataron que muchas de ellas padecían trastornos en la alimentación y problemas para interactuar en sociedad, según recoge el periódico El Confidencial.

Asimismo, comprobaron que no se requieren asimetrías extremas para este desasosiego, ya que los investigadores descubrieron que el impacto es igualmente perjudicial en las féminas con diferencias leves en el tamaño de sus senos.

Igual ocurría con aquellas jóvenes con pechos demasiado grandes, cuya salud mental se veía afectada de forma similar por tener unos senos dentro de lo que comúnmente se consideraría anormal.
En su informe, Labow recuerda que todas las mujeres tienen alguna diferencia de tamaño entre sus mamas, y que la excepción sería no tenerla. Del mismo modo, todos tenemos un pie algo más grande que otro.

Sin embargo, los investigadores encontraron que en casos en los que esta asimetría es más visible es necesario tomar medidas para evitar los trastornos mentales y del comportamiento que pueden desentrañar en las jóvenes.

“El deterioro en el bienestar psicológico observado en las adolescentes con asimetría de mama es indicativo de la necesidad de una intervención temprana para minimizar los resultados negativos”, opina Labow.

Antes de que la apariencia de los senos derive en serios problemas para la salud mental y afecte al desarrollo físico y mental de las jóvenes, los expertos coinciden en no descartar la cirugía estética a tiempo para reducir los riesgos a medio y largo plazo.

Montevideo Portal