Salud

Malas nuevas

Aparecen daños por zika en bebés que al nacer fueron considerados sanos

Un seguimiento realizado en Colombia constató la aparición de problemas de neurodesarrollo entre los 4 y 18 meses de vida.

14.01.2020 14:03

Lectura: 3'

2020-01-14T14:03:00
Compartir en

Algunos bebés que parecen sanos al nacer tras exponerse al virus del Zika en el útero desarrollan problemas neurológicos en el primer año de vida, encuentra un estudio reciente.

El estudio incluyó a mujeres embarazadas de Colombia que se expusieron al Zika y que recibieron IRM y ultrasonidos fetales a medida que su embarazo progresaba.

De los 82 bebés que tuvieron las mujeres, 77 nacieron sin señales del síndrome congénito del Zika, un conjunto de defectos congénitos que incluyen anomalías cerebrales graves, problemas oculares y una cabeza de un tamaño más pequeño de lo normal (microcefalia).

De los 77 bebés, 70 se sometieron a pruebas adicionales del neurodesarrollo cuando tenían de 4 a 8 meses o de 9 a 18 meses.

"Esos bebés no tenían evidencias de déficits ni microcefalia por el Zika al nacer. Los déficits del neurodesarrollo, incluyendo declives en la movilidad y la cognición social, surgieron en el primer año de vida, aunque la circunferencia de sus cabezas permaneció normal", comentó la primera autora del estudio, la Dra. Sarah Mulkey, neuróloga fetal/neonatal del Hospital Pediátrico Nacional, en Washington, D.C.

"Alrededor de un tercio de esos recién nacidos que se sometieron a un ultrasonido postnatal de la cabeza tuvieron resultados no específicos en las imágenes, y creemos que son los primeros resultados publicados que encuentran un vínculo entre lesiones cerebrales sutiles y un desarrollo neuromotor afectado en los niños expuestos al Zika", dijo Mulkey en un comunicado de prensa del hospital, según publica HealthDay News.

El estudio aparece en la edición en línea del 6 de enero de la revista JAMA Pediatrics.

Los hallazgos resaltan la importancia de un seguimiento a largo plazo del neurodesarrollo de los bebés expuestos al Zika en el útero, señalaron los investigadores.

"Normalmente, el neurodesarrollo en los bebés y los niños pequeños continúa durante años, creando una resistente red neural que luego utilizan para realizar complejas funciones neurológicas y cognitivas [del pensamiento] cuando los niños entran a la escuela", dijo Mulkey.

"Nuestros hallazgos subrayan las recomendaciones de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de que todos los bebés expuestos al Zika en el útero se sometan a un seguimiento a largo plazo, lo que provee una oportunidad para la intervención temprana", concluyó.