Salud
Despacito

¡No te apures! Comer a las corridas podría hacerte engordar

Engullir la comida a toda velocidad no sólo atenta contra la buena digestión. También sabotea la silueta.
14.03.2019 15:08
2019-03-14T15:08:00

Las personas que comen rápidamente tienden a comer más y a tener un índice de masa corporal (una medida de la grasa corporal basada en la estatura y el peso) más alto que las personas que comen con lentitud. En contrapartida, las personas que comen lentamente se sienten llenas antes, y comen menos en el proceso.

Esto se debe en parte al tiempo que el cerebro tarda en recibir mensajes clave del sistema digestivo. La opinión generalizada es que tarda unos 20 minutos, y un estudio reciente constató que subir ese tiempo a 30 minutos es incluso más efectivo, según informa un artículo la reportera especializada en salud Len Canter, publicado por HealthDay News.

"Eso significa que debe encontrar formas para de verdad alargar sus comidas", explica.

Trucos como comer con la mano inhábil pueden ayudar mucho, pero aun así, comer rápido puede ser un hábito difícil de vencer. Una solución de alta tecnología es un tenedor inteligente disponible en algunos países, un utensilio que registra su velocidad al comer y envía una señal, con una vibración y un destello de luz cuando el usuario está comiendo demasiado deprisa.

Los participantes en un estudio experimental encontraron que era cómodo de sostener y que les ayudaba a ser más conscientes de la velocidad a la que comían. Pero usted también puede intentar desacelerarse por su cuenta, con un tenedor normal: simplemente apóyelo y cuente hasta 10 entre cada uno de sus bocados.

Apelar a trucos en las porciones también puede ser útil en las porciones. Por ejemplo, usando platos y bowls más pequeños. Parte de la sensación de saciedad es visual, y un plato chico muy lleno podría engañar a su mente para que piense que está comiendo más calorías de lo que en realidad come. Los platos grandes con espacios vacíos hacen lo contrario, al dar la ilusión de que las porciones son más pequeñas de lo que son en verdad.

Siempre use utensilios graduados para servir las porciones correctas. Cuando empiece a hacerlo, probablemente se sorprenda de la cantidad sobrante que se servía, por encima de las porciones recomendadas.
No repita los platos, y manténgase concentrado en la comida: no vea la televisión ni lea mientras come.