Salud

En su justa medida

¿La cerveza engorda? Expertos afirman que no: el problema estribaría en el abuso y los acompañamientos

Nutricionistas destacan el valor de esta popular bebida, que incluso sería compatible con el ejercicio físico.

31.07.2018 13:59

Lectura: 3'

2018-07-31T13:59:00
Compartir en

"Por sí sola, la cerveza no crea barriga. Lo que ocurre a menudo es que hay personas que la beben de forma excesiva y la acompañan con bocadillos, como fiambres y snacks ricos en grasas y sal. Eso sí que podría redundar en aumento de peso", afirma la nutricionista portuguesa Natália Cavaleiro Costa, en declaraciones al periódico lisboeta Diário de Notícias.

La opinión de Cavaleiro Costa es reafirmada por su compatriota António Pedro Mendes, doctor en Nutrición por la Universidad de Porto y miembro de la Orden de Nutricionistas de su país.

Según Mendes, la relación entre cerveza y gordura "es un mito", siempre y cuando -y aquí radica la clave del asunto- no se exagere en el consumo. "Si se bebe con moderación, cerca de 1 a 3 lisos diarios, puede ser una cantidad benéfica para la salud".

En ese sentido, Cavaleiro apunta que estas cantidades deben evaluarse de manera diferente en mujeres y hombres. En el caso de las primeras recomienda no más de 200 ml. Por día, volumen que puede duplicarse en los hombres.

En caso de superar esa dosis, los efectos beneficiosos se pierden. Por eso, en caso de querer más, hay una alternativa. "Quien gusta de la cerveza siempre tiene la opción de beberla sin alcohol, y en ese caso no hay ningún tipo de problema", detalla.

Respecto al consumo "vicioso", Mendes también insiste en evitarlo. "Si usted se bebe diez lisos diarios, puede en verdad estar haciendo una gran contribución al aumento de peso".

Por otra parte, el experto señala que el consumo de esta bebida no está reñido con el ejercicio físico, pese a su contenido alcohólico.

En ese sentido pone como ejemplo el ciclismo, actividad donde se la asocia con la protección ante lesiones musculares o una recuperación más rápida cuando se producen. "Es habitual beber en mitad de la prueba o al final, una cerveza negra con un huevo crudo dentro", señala Mendes, detallando que el huevo se incluye como fuente de proteínas.

Finalmente, Natalia Cavaleiro señala que -pese a la moda imperante- desde el punto de vista de la salud no hay diferencia entre las cervezas artesanales y las industriales.

"En principio, no existen diferencias en la elaboración de unas y otras. La receta es la misma, sólo cambia el ingrediente, el lúpulo, que es la planta que se agrega a la cerveza y que le da el característico sabor amargo. Las cantidades de cereal, agua y levadura no deberían ser diferentes", concluye.

Montevideo Portal