Salud

Hacerse buena sangre

Vasto estudio confirma que tratamiento de COVID-19 con plasma es seguro

Menos de un 1% de los tratados presentaron efectos secundarios graves, reportaron los científicos.

26.06.2020 12:20

Lectura: 2'

2020-06-26T12:20:00
Compartir en

Las transfusiones de plasma sanguíneo de personas que han desarrollado anticuerpos contra el nuevo coronavirus parecen ser seguras para muchos pacientes con COVID-19, sugiere un estudio de gran tamaño.

El tratamiento experimental, conocido como terapia de plasma de convaleciente, es popular porque no se ha aprobado ningún medicamento como tratamiento específico para la infección con el coronavirus.

Una semana después de que pacientes con COVID-19 considerados en riesgo de progresar a una afección grave o potencialmente letal recibieran terapia con plasma, su riesgo de morir se había reducido a un 9 por ciento, en comparación con un 12 por ciento en un estudio anterior, reportaron investigadores de la Clínica Mayo.

Menos de un 1 por ciento desarrollaron efectos secundarios graves, añadieron los investigadores.

El estudio incluyó a hombres y a mujeres, y a unas cantidades significativas de pacientes que eran negros, hispanos o asiáticos.

"Nos sentimos optimistas, pero seguimos siendo objetivos a medida que evaluamos unas cantidades crecientes de datos", comentó el investigador principal, el Dr. Michael Joyner, vicepresidente de investigación de la clínica en Rochester, Minnesota, en un comunicado de prensa recogido por HealthDay News.

Los investigadores no pueden afirmar con certeza que las transfusiones de pacientes recuperados salven vidas. El equipo de Joyner apuntó que los resultados podrían deberse a que los pacientes estuvieran menos enfermos, o a una mejor atención médica. Pero como el tratamiento se está usando ampliamente en los pacientes con COVID-19, el estudio continúa.

Ahora mismo, la terapia de plasma de convaleciente es el único tratamiento de anticuerpos para la COVID-19.

El plasma es la parte líquida de la sangre. Contiene tanto glóbulos rojos como glóbulos blancos, además de las plaquetas incoloras que el cuerpo utiliza para coagular y controlar el sangrado de las heridas o cortadas. Y también es el lugar donde se encuentran los anticuerpos, flotando en el líquido.

Los hallazgos se publicaron el 18 de junio en la revista Mayo Clinic Proceedings.