Salud

Según pasan los años

Pruebas para detectar cáncer de colon deberían comenzar a los 45 años

Así lo sugiere un informe elaborado por el Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de EE. UU.

30.10.2020 11:46

Lectura: 5'

2020-10-30T11:46:00
Compartir en

Las personas promedio deberían comenzar las pruebas de detección a los 45 años para prevenir el cáncer de colon, cinco años antes de lo que se recomienda ahora, señala el principal panel de medicina preventiva de Estados Unidos.

El Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de EE. UU. (USPSTF) recomienda que las personas de 50 a 75 años se hagan pruebas de detección regulares para el cáncer de colon, que es uno de apenas unos pocos cánceres que se pueden prevenir del todo.

Pero unos nuevos datos sugieren que realizar las pruebas antes podría salvar incluso más vidas, comentó un miembro del grupo de trabajo, el Dr. Michael Barry, director del Programa de Decisiones Médicas Informadas del Centro de Ciencias de las Decisiones de Salud del Hospital General de Massachusetts, en Boston.

"Tenemos datos epidemiológicos de que los riesgos de cáncer colorrectal están aumentando antes de los 50 años, en particular en ese grupo de edad de 45 a 49 años", dijo Barry en declaraciones recogidas por HealthDay News.

Los modelos computarizados sugieren que se previenen alrededor de 25 muertes por cáncer de colon por cada 1,000 estadounidenses de 50 a 75 años que se someten a las pruebas de detección, apuntó Barry.

Se espera que el inicio más temprano prevenga al menos una muerte adicional por cada 1,000 personas que reciban las pruebas de detección, explicó Barry.

Según la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio (Affordable Care Act), las compañías de seguro están obligadas a cubrir el costo completo de cualquier prueba de detección que recomiende el USPSTF. El grupo de trabajo es un panel independiente y voluntario de expertos nacionales en la prevención y en la medicina basada en la evidencia.

Esta directriz cubre a las personas con un riesgo promedio de cáncer de colon, dijo Barry. Las personas con factores que los ponen en un mayor riesgo, como unos antecedentes familiares fuertes de cáncer de colon, quizá deban comenzar a realizar las pruebas de detección incluso antes, y deben hablar al respecto con el médico.

El cáncer de colon casi siempre se desarrolla a partir de unos pólipos precancerosos que se forman en el colon o en el recto. Estas pruebas de detección detectan la presencia de esos pólipos, para que se puedan extirpar antes de que se conviertan en cáncer.

La colonoscopia es el método más conocido de detección del cáncer de colon, pero no es el único, enfatizó el científico.

"Hay todo un conjunto de pruebas que pueden reducir el riesgo de que alguien muera de un cáncer colorrectal", aseguró.

Por ejemplo, las personas pueden realizar pruebas de sus heces, para detectar la presencia de unas cantidades minúsculas de sangre, que pueden indicar la presencia de cáncer o de pólipos.

"Esa estrategia, según nuestros modelos, puede ser igual de buena que una colonoscopia, en términos de la reducción del riesgo", señaló el experto.

La frecuencia con que una persona se somete a las pruebas de detección dependería del tipo de prueba que elija, aclaró Barry. Una persona con una colonoscopia limpia no tiene que volver a hacer un chequeo durante una década, mientras que las pruebas de sangre en las heces con frecuencia se hacen cada uno a tres años.

Cuando el USPSTF actualizó por última vez sus directrices sobre el cáncer de colon, en 2016, mantuvo la edad inicial para las pruebas a los 50 años, porque le preocupaba la potencia de los datos que respaldaban un inicio más temprano, explicó Robert Smith, vicepresidente sénior de pruebas de detección del cáncer de colon de la Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society).

La Sociedad Americana Contra El Cáncer actualizó sus directrices en 2018 para recomendar que las pruebas de detección del cáncer de colon comenzaran a los 45 años, añadió.

"En 2018, teníamos unos datos nuevos que mostraban de forma convincente un aumento en la incidencia entre los adultos menores de 50 años", dijo Smith. "Los datos han mostrado que se trata de un efecto de cohorte de nacimiento, y se puede prever que la incidencia siga en aumento".

El USPSTF actualiza las recomendaciones sobre las pruebas de detección individuales cada cuatro años, y "previmos que era probable que cuando el grupo de trabajo actualizara sus directrices de nuevo en 2020 llegara a la misma decisión", apuntó Smith. "La buena noticia es que ahora han llegado a la misma decisión que nosotros llegamos hace dos años".

"Ahora, el público y los médicos tendrán un conjunto de recomendaciones que son iguales para todos los efectos prácticos respecto al momento en que se deben iniciar las pruebas de detección del cáncer colorrectal", agregó Smith.

La mala noticia es que incluso ahora las personas que deberían someterse a las pruebas no lo hacen, lamentaron Barry y Smith.

"Las personas no comienzan las pruebas de detección rutinarias a los 50 años", dijo Smith. "Usualmente, la edad promedio es a mediados de la cincuentena. Esto significa que durante este periodo de incidencia creciente estamos perdiéndonos una oportunidad para prevenir el cáncer colorrectal y detectarlo pronto".

"Parece que alrededor de un 25 por ciento de los estadounidenses elegibles no han recibido las pruebas de detección del cáncer colorrectal", advirtió Barry. "Esto conducirá a algunas muertes por cáncer colorrectal que se habrían podido prevenir, y esto siempre es una tragedia".

El USPSTF está recibiendo comentarios del público sobre este borrón de recomendación del 27 de octubre hasta el 23 de noviembre. El grupo de trabajo tomará en cuenta todos los comentarios que reciba, y publicará una recomendación final poco después.