Salud

De la planta

Primer fitomedicamento uruguayo para la hiperplasia prostática benigna

A partir de plantas de epilobio cultivadas en Canelones se desarrolló el primer fitomedicamento uruguayo para tratar la hiperplasia prostática benigna.

11.12.2014 16:44

Lectura: 2'

2014-12-11T16:44:00
Compartir en

La empresa Botica del Señor realizó una conferencia de prensa para presentar la investigación científica que permitió lograr el primer fitomedicamento uruguayo para la hiperplasia prostática benigna aprobado por el Ministerio de Salud Pública.

Participaron de la conferencia la Dra. Mónica Lombardo, de Nobeltri SRL, y el Dr. Gerardo López Secchi, especialista en urología e investigador principal en el estudio clínico de este medicamento.

El proceso de la investigación partió de la planta medicinal de epilobio que se cultiva en el departamento de Canelones y pasó por productores, extracto vegetal, estudio clínico fase ll lll con 60 pacientes, hasta llegar a la cápsula que se venderá próximamente en farmacias.

Este medicamento mejorará la calidad de vida de aquellos hombres que poseen hiperplasia prostática benigna, con un tratamiento comprobado científicamente en efectividad y seguridad, destacaron en la presentación.

Walter Staininger, director de la empresa, contó que el proceso de investigación y desarrollo duró siete años desde el momento en que el proyecto se aprobó por parte del Programa de Desarrollo Tecnológico hasta que el Ministerio de Salud Pública certificó el medicamento.

De esta forma quedaron comprobadas las virtudes del epilobio, que se usa desde hace años en infusiones por quienes tienen problemas relacionados a la próstata.

El Dr. López Secchi invitó a los hombres mayores de 45 años que posean los síntomas de esta enfermedad a consultar al médico urólogo para un tratamiento temprano, y así poder controlar la evolución de esta enfermedad tan común en los hombres.

Epilobium parviflorum es una planta originaria de la zona central de Europa y fue introducido al Uruguay por Botica del Señor hace más de 26 años. La semilla original fue proporcionada por un jardín botánico de Alemania. Desde sus comienzos fue cultivada y reproducida por productores orgánicos.