Mujer

Al natural

El escote sin nada debajo de la joven gobernante de Finlandia: críticas y ola de apoyos

Sanna Marin fue primero atacada por su posado “impropio de una primera ministra”. Luego llegaron las reacciones de respaldo.

16.10.2020 16:02

Lectura: 4'

2020-10-16T16:02:00
Compartir en

Sanna Marin, de 34 años, fue noticia en diciembre del año pasado, cuando ganó las elecciones de su país y se convirtió en la jefa de gobierno más joven del mundo. Ahora, la primera ministra de Finlandia ha vuelto a los tituares internacionales tras posar para Trendi, la principal revista de moda del país, con un blazer de escote pronunciado y nada debajo.

Ver esta publicación en Instagram

Ylpeänä esittelemme: lokakuun Trendin kannessa loistaa mieletön @sannamarin ????? ? Pääministeri Sanna Marinilla on eturivin paikka esimerkkinä, esikuvana, asioiden muuttajana ja vaikuttajana. Työ on paineistettua, mutta hyvät unenlahjat ja rautaiset hermot auttavat. Mutta Marin tunnustaa myös, että uupumuksen tunteet saattavat tulla myöhemmin:? ? ”On selvää, että nämä vuodet jättävät jälkensä. Tämä ei ole tavallista työtä eikä tavanomaista elämää vaan raskasta monellakin tavalla. Voi olla, että paine ja uupumus kertyvät ja tulevat myöhemmin. Tilanteissa on ollut pakko laittaa tunteet sivuun, mutta kyllähän ne kasautuvat.” ? ? Lue kiinnostava haastattelu kokonaisuudessaan tänään lehtihyllyille saapuneesta Trendistä! Antoisia lukuhetkiä! ?? ? ? Kuva: @jonaslundqvist? Tyyli: @suvipout

Una publicación compartida de Trendi & Lily (@trendimag) el

En la publicación de Instagram donde la revista compartió la foto de Marin no faltaron comentarios denunciando el atuendo "inapropiado" para su puesto. Las críticas pronto fueron sucedidas por reacciones de apoyo. Bajo el hashtag #imwithsanna, numerosas mujeres publicaron fotos de sí mismas usando escotes similares a los de la gobernante.

En la entrevista concedida a Trendi, Marin habla de la "presión" y el "cansancio" que sintió en su primer año en el cargo. "Este no es un trabajo ordinario ni una vida normal, es pesado en muchos sentidos", confiesa en el reportaje, donde la revista asegura que "la primera ministra Sanna Marin tiene un puesto de liderazgo en el que es un ejemplo, un modelo a seguir, puede cambiar las cosas y ser una influencer ".

Criada en lo que ella llama la "familia arcoíris" por su madre y su pareja, Marin está casada y tiene una hija de dos años. Vegetariana, aparece como el rostro moderno de Finlandia, habiendo destacado por sus políticas a favor de la igualdad. Una de las propuestas de su gobierno que más llamó la atención del mundo fue la introducción de una semana laboral de cuatro días, una idea que de momento no se ha implementado.

Las críticas que recibió por la sesión de fotos para Trendi generaron una fuerte reacción en las redes sociales, con simpatizantes denunciando la existencia de un doble rasero para comentar el atuendo de un líder, según publica Diário de Notícias.
A modo de respuesta comenzaron a circular imágenes del expresidente finlandés Carl Gustaf Mannerheim, (1867 - 1951) héroe militar del país, montado desnudo en un caballo, sin que fuera un escándalo en su momento. Así como nadie se rebeló cuando en la década de 1970 el entonces jefe de estado Urho Kekkonen fue fotografiado en una sauna con otros hombres sin ropa.

Las mujeres en política se han acostumbrado a ver comentadas en los medios de comunicación sus elecciones de ropa, y muchas de ellas denuncian el sexismo de estos comentarios. La estadounidense Hillary Clinton, ex primera dama, exsenadora y excandidata presidencial, ha sido criticada por sus constantes cambios de peinado y por usar pantalones y trajes de abrigo casi siempre. En 2015, el tabloide británico Daily Mail la incluyo en una lista de los "20 peores disfraces de los últimos 50 años".

En la década de 1990, la primera ministra polaca Hanna Suchoka fue criticada por llevar un abrigo rosa brillante. A lo que ella respondió: "¿Por qué no puedo? ¡Primero soy mujer y solo después primera ministra!"

En cuanto a Marin, las críticas que recibió son aún más alarmantes si pensamos que Finlandia es conocida por ser un país de avanzada en igualdad de género, y las mujeres son mayoría en su gobierno. Fue también el primer país europeo (y el tercero del mundo, después de Nueva Zelanda y Australia) en otorgar a las mujeres el derecho al voto, en 1906, cuando todavía formaba parte del imperio ruso.