Pablo Mieres
Escribe Pablo Mieres

Opinión | Una bancada confiable y probada para un parlamento que será decisivo

Nadie tendrá mayoría propia y ese será el ámbito donde habrá que negociar y trabajar para llevar adelante los cambios decisivos del futuro.

15.07.2019 13:23

Lectura: 5'

2019-07-15T13:23:00
Compartir en

El Parlamento del próximo período de gobierno tendrá un papel de enorme importancia. Nadie tendrá mayoría propia y, por lo tanto, ese será el ámbito donde habrá que acordar, negociar, articular y trabajar muy intensamente y con mucha inteligencia para llevar adelante los cambios decisivos de los próximos tiempos.

Por eso es especialmente importante la integración de las dos Cámaras legislativas, pues sobre la gestión del Poder Legislativo descansará una parte importante del éxito del futuro gobierno que, por otra parte, como ya se sabe, enfrentará un panorama muy complejo que es resultado de una pesada herencia que dejará el gobierno saliente.

En la elección del próximo 27 de octubre se determinará la composición y el peso de cada partido en el Parlamento y, por lo tanto, el voto ciudadano ese día será decisivo para el futuro del país.

Y en esa definición será particularmente relevante el peso que tenga nuestra bancada parlamentaria, que ha sido garantía de trabajo, responsabilidad y seriedad.

En efecto, el período legislativo que termina, muestra con total claridad hasta qué punto nuestro equipo parlamentario cumplió con las tres funciones decisivas que debe llevar adelante todo parlamentario: legislar, controlar y representar.

Nuestra bancada parlamentaria fue la que tuvo el mayor nivel de asistencia a las sesiones, tanto de los Plenarios como de las sesiones de las Comisiones, pero, además, somos los que registramos un porcentaje menor de pedidos de licencia, lo que habla directamente del nivel de continuidad en el trabajo por parte de cada uno de los representantes legislativos de nuestro partido.

Estudios realizados por una investigación de la Universidad de la República indican, también, que hemos tenido el mejor resultado en el Senado desde el punto de vista del esfuerzo legislativo, es decir de un conjunto de indicadores que tienen relación con la productividad del trabajo en el Parlamento, lo que nos ha llenado de un legítimo orgullo.

Hemos presentado decenas de proyectos de ley sobre diferentes temas de relevancia para la vida de los uruguayos. Obviamente que la mayoría de estos proyectos no han sido aprobados, debido a que somos un partido con un senador y tres diputados y no integramos el gobierno.

Sin embargo, a pesar de esta dificultad, logramos que algunas de esas propuestas se convirtieran en ley. A modo de ejemplo, señalamos tres que nos parecen especialmente positivas.

Por nuestra iniciativa se estableció por ley que los deudores de pensiones alimenticias deben presentar declaraciones juradas patrimoniales para evitar que incumplan con esa obligación o subdeclaren sus ingresos para no pagar el monto justo de tales obligaciones. Una norma en defensa de los derechos de los menores que debe ser protegida y cumplida.

También logramos una modificación de la Ley de Inclusión Financiera que permitió que los trabajadores que residen en pueblos chicos puedan seguir cobrando sus salarios en efectivo, en la medida que no existen terminales bancarias en dichas poblaciones, protegiendo el derecho al cobro inmediato de su salario a los trabajadores rurales.

Y, también logramos la creación de un Fondo de Peritajes para la Fiscalía a efectos de que pueda investigar delitos que requieren de estudios especializados, para evitar que se archiven denuncias por falta de fondos para investigar, como lamentablemente ha ocurrido en algún caso sonado.

Pero, no sólo legislamos. También ejercimos con intensidad nuestra función de control sobre la gestión del gobierno.

En efecto, presentamos más de cien pedidos de informes a lo largo de este período legislativo. Pero también interpelamos al gobierno. A la Ministra de Educación y Cultura para exponer el fracaso educativo y reclamar la urgente implementación de una profunda reforma educativa cuando todavía se podía hacer algo; y a la Ministra de Industria y Energía por el oscuro e irregular proceso de construcción del Antel Arena, poniendo en evidencia las irregularidades y el evidente exceso de gasto incurrido, en contravención a las observaciones del Tribunal de Cuentas.

Pero, además, integramos todas las Comisiones Investigadoras, que fueron unas cuantas, durante este período de gobierno, actuando de manera protagónica y proactiva. En función de esas gestiones, fuimos firmantes de diferentes denuncias penales cuando entendimos que las conductas referidas podrían configurar situaciones delictivas, varias en conjunto con otros partidos de oposición y otra en solitario por el uso indebido de recursos públicos para beneficio particular o privado.

En estos años, también representamos a nuestros ciudadanos. Recorrimos reiteradamente el país tomando contacto directo con la realidad de los ciudadanos en diferentes ciudades, pueblos y barrios; analizando los reclamos y preocupaciones ciudadanas trasmitiéndolas y transformándolas en iniciativas legislativas o en reclamos directos hacia la Administración.

En definitiva, sentimos que nuestra bancada parlamentaria ha trabajado incansablemente en todos estos años dando cumplimiento al supremo mandato que nos otorgaron los ciudadanos que hace cinco años depositaron su confianza en nosotros.

Pero, además, hemos construido un potente programa de gobierno como resultado de un profundo debate apoyado por decenas de técnicos en los diferentes campos de la vida del país. Por lo que no sólo podemos rendir cuentas con orgullo, sino que además le ofrecemos al país un proyecto serio, responsable y viable de cambio.

Por eso hoy podemos recorrer el país con la frente en alto, mirando a los ojos a los ciudadanos para pedirles el voto para tener más legisladores, para hacer más, para representar mejor y para contribuir con el país en un momento crucial en el que, justamente, el Parlamento será un escenario central para la definición del futuro del país.

ESCRIBE

Pablo Mieres

Doctor en Derecho y Ciencias Sociales. Sociólogo. Presidente del Partido Independiente. Senador por ese partido para el período 2015-2020.

Ver todas las columnas