Martín Pereira
Escribe Martín Pereira

Opinión | Juguemos nuestro juego

Cada uno que firmó y que entendió que esta ley es retrograda y quita derechos, hizo historia y nos permitió con su firma o su aporte poder reescribirla

26.07.2021 10:11

Lectura: 5'

2021-07-26T10:11:00
Compartir en

El movimiento sindical y social logró la hazaña de presentar casi 800.000 firmas y fue gracias a la movilización, a esa gran reserva militante que tiene el movimiento social uruguayo, movimiento que no es el solo el Frente Amplio, como quieren hacerlo ver desde la coalición. Fue el movimiento sindical y social que salió a la cancha y también el Frente Amplio porque el movimiento sindical logró llegar a uruguayos que defienden la herramienta sindical pero que, además, son votantes y militantes activos de los partidos tradicionales, pero que entienden los 135 artículos son dañinos para el pueblo uruguayo y en esta campaña hay que llegarles a todas y todos los uruguayos, independientemente de lo que votan. Por eso nuestro gran desafío es discutir los artículos y no entrar en el juego de gobierno si o gobierno no.

En el referéndum no discutimos al gobierno electo democráticamente, discutimos 135 artículos de una ley y debemos llegar a cada rincón del país con la discusión y con una política de una base social ancha de discusión.

El gobierno y sus partidos subestimaron nuestro potencial y reserva militante para llegar a las firmas y no mentimos en la cifra. En los últimos días la avalancha de firmas fue imponente, el día de la entrega no había piernas ni corazón que aguantaran la emoción que se sintió en la caravana y en la Corte Electoral, finalizando la primera etapa de esta gran hazaña.

El gobierno y sus partidos toman un gran riesgo cuando el propio Lacalle Pou sale fuerte a escena en defensa de la LUC, porque cuando ganemos el referéndum el asumirá gran parte de la derrota junto al Partido Nacional y sus aliados circunstanciales de la colación van a utilizarlo en su provecho.

Hoy ya hay listas y agrupaciones del Partido Nacional y Partido Colorado que apoyan el referéndum, esto demuestra nuevamente que no es como quieren generar el relato que es contra o a favor del gobierno. Todos querían ser parte de la historia, y lo fueron. Cada uno que firmó y que entendió que esta ley es retrograda y quita derechos, hizo historia y nos permitió con su firma o su aporte poder reescribirla. La LUC quita derechos, restringe libertades. Esto habilita a jugarse entero para poder derribarla.

Si será nefasta y retrograda esta ley que temen en nuestra épica victoria, que su defensa la realiza el ex presidente Sanguinetti poniendo fantasmas sobre al accionar policial sin la LUC. Otro de sus defensores a ultranza es el senador Gandini, de los mejor que puede presentar el Partido Nacional exponiendo que están poniendo toda la carne en el asador.

Y algunos integrantes de Cabildo Abierto que tímidamente se han proclamado.

Que escuderos de lujo para esta ley y que socios para Lacalle Pou.

Con la estrategia basada en la mentira, objetivo claro de fijar el miedo con la seguridad, incluyendo leyes que no se derogan y tergiversando las razones esgrimidas.

Desde el movimiento sindical vamos a salir a recorrer el país, a dar la discusión, pero más que nada a informar los 135 artículos y sus efectos, sin mentiras, sin engañar.

Tarea difícil, seguro van a contar con los medios de comunicación y horas en horario central. El cerco mediático y las encuestadoras va a estar jugando muy fuerte y con esto no acusamos a los periodistas que realizan profesionalmente su trabajo, pero los editoriales y línea de los grandes medios va a estar a disposición de defender al gobierno.

Esto significa que vamos a tener que meterle más organización, más militancia y más lucha para completar esta épica gesta.

Gracias a esos militantes que de manera anónima se jugaron por todo, ellos son los grandes responsables de la hazaña.

Quiero hacer una mención espacial a esos militantes del interior de país que cada firma cuesta el doble, cuesta que te señalen, cuestan sudor y lágrimas a todos y todas, vaya nuestro saludo y que ahí estaremos en cada rincón para asegurar la victoria en el referéndum.

Para la clase obrera y los movimientos sociales se empieza a jugar el segundo tiempo del partido y debemos jugarlo con la mirada amplia y la mano tendida, porque si algo decíamos de esta campaña de recolección de firmas, es que fue una revolución del amor. Fue una campaña desde el amor, sin slogan ni con grandes piezas publicitarias, sino con una carga emocional enorme. Este es nuestro gran desafío, jugar un segundo tiempo de la mejor manera. Con energía, con firmeza, sin descalificativos, sin insultos. La disputa es contra las ideas regresivas, contra una ley que es pésima. No contra un compañero o compañera de clase.

Es con todas y todos los uruguayos que vamos a ganar, no debemos dar ningún voto por perdido.

¡Unidad para luchar y unidad para ganar!

¡El referéndum es nuestro!

ESCRIBE

Martín Pereira

Presidente de la Federación de Funcionarios de Salud Pública (FFSP), Presidente de la Confederación de Organizaciones de Funcionarios del Estado (COFE), integrante del Secretariado Ejecutivo del PIT-CNT y Secretario General de la Confederación Latinoamericana de Trabajdores del Estado (CLATE).

Ver todas las columnas