Ciencia y Tecnología

La muerte en pantalla

Tribunal de Singapur dicta sentencia de muerte a través de Zoom

La resolución fue condenada por Amnistía Internacional y Human Rights Watch.

21.05.2020 14:23

Lectura: 3'

2020-05-21T14:23:00
Compartir en

Un tribunal de Singapur condenó a muerte a un traficante de drogas malayo. La resolución fue leída a través de la popular aplicación de videoconferencia Zoom, debido al confinamiento que la ciudad-estado dispuso ante la pandemia.

La decisión, tomada por el Tribunal Supremo local, así como la forma en que se hizo pública, ya ha sido criticada por las organizaciones no gubernamentales Human Rights Watch (HRW) y Amnistía Internacional (AI), que la consideraron "insensible" e "inhumana".

El abogado defensor Peter Fernando dijo que la Corte Suprema de Singapur anunció la sentencia a su cliente, Punithan Genasan, en una audiencia virtual el viernes pasado.

El hombre de 37 años condenado a muerte fue declarado culpable de vender al menos 28,5 gramos de heroína en octubre de 2011, un delito punible con la pena capital, según la estricta legislación antidrogas que rige en Singapur.

Se trata de la primera vez que se dicta una sentencia de muerte en el curso de una videoconferencia, dijo la Corte Suprema local.

La aplicación de videoconferencia Zoom ha visto aumentar su popularidad en todo el mundo tras el confinamiento al que ha estado sometida la población mundial debido al nuevo coronavirus, pero varias organizaciones para la defensa y promoción de los derechos humanos, como Human Rights Watch (HRW). ), han considerado que esta tecnología no es apropiada para el uso que acaba de darle la Justicia en el país asiatico.

"La pena de muerte es, en esencia, cruel e inhumana y empeora aún más cuando Singapur utiliza tecnología como Zoom para condenar a muerte a un hombre", dijo el subdirector de HRW Asia, Phil Robertson, según informa la agencia noticiosa Lusa.

Por su parte, la asesora de AI en temas relacionados con la pena de muerte, Chiara Sangiorgio, hizo un llamamiento a las autoridades de Singapur para que pongan fin a la pena capital, y recordó que es uno de los cuatro países en todo el mundo que impone la pena de muerte a delitos relacionados con narcotráfico.

"En un momento en que la atención global se centra en salvar y proteger vidas en medio de una pandemia, la aplicación continua de la pena de muerte es aún más aborrecible", expresó Sangiorgio.

Ante la controversia generada por la sentencia, la Corte Suprema de Singapur se limitó a indicar que la lectura de la sentencia se organizó de esta manera "para garantizar la seguridad de todos los involucrados" en el juicio.

Como en la gran mayoría de los países, Singapur ha impuesto un encierro muy estricto a sus habitantes como medida para detener la propagación de covid-19, después de haber cerrado negocios y comercio no esencial.

La ciudad-estado logró, en una primera fase, detener la propagación del virus, pero actualmente se enfrenta a una segunda ola de la pandemia, que afecta principalmente a la vasta población de migrantes que trabajan en Singapur y que habitan principalmente en albergues dormitorios, que se han convertido el foco principal de la nueva ola de infecciones.