Medioambiente

Palo y a la bolsa

Se definió precio de nuevas bolsas y multas: pequeña guía de la ley de bolsas en Uruguay

¿Qué pasa con las bolsas en la feria? ¿Qué bolsas se usarán para tirar los residuos? ¿Qué harán los supermercados con lo que recauden? Alejandro Nario, titular de la Dinama, explica varios detalles.
11.01.2019 13:07
2019-01-11T13:07:00
Compartir en

En el mundo se usan 500.000.000.000 de bolsas plásticas por año, una de las causas fundamentales por las que ocho millones de toneladas de plásticos terminan en los océanos.

En Uruguay usamos un promedio de 360 bolsas por persona al año, lo que deriva en una afectación al ambiente, un riesgo para la vida de nuestras especies marinas y un costo para la gestión municipal, reporta la Dinama.

Es a raíz de estos datos que fue aprobada y reglamentada la llamada ley de bolsas, que solo permite la fabricación de bolsas biodegradables o compostables y además las cobrará de modo de desestimular su uso.

Una vez aprobada la norma, faltaba solo su reglamentación, lo que se cumplió esta semana. Este 7 de enero se aprobó el decreto que reglamenta el uso sustentable de las bolsas plásticas.

A partir del 1° de marzo de 2019 solo podrán fabricarse o importarse las bolsas permitidas según la ley. Antes de esta fecha, todas las empresas fabricantes o importadoras de bolsas plásticas, cualquiera sea su tipo o material, deberá estar inscripto en el registro correspondiente de Dinama.

El 30 de junio es la fecha límite, luego de la cual solo podrán distribuirse, venderse o entregarse estas bolsas, que deberán obtener el certificado de conformidad emitido por el LATU tras cumplir con requisitos vinculados al tipo de material, las dimensiones, resistencia e identificación.

En junio comienza también el cobro de las bolsas al consumidor final, que será cercano a los cuatro pesos ($3,3 + IVA), precio que será ajustado anualmente de acuerdo al valor de la UI del primer día hábil del año correspondiente.

El titular de la Dinama, Alejandro Nario, explicó a Montevideo Portal que originalmente se buscaba un precio más alto, para desestimular el uso, pero tras charlar con los comercios minoristas se acordó llegar a un equilibrio (de modo que tampoco favorezca el afán recaudatorio). El dinero obtenido por la bolsa se lo queda el comerciante, y está prevista la exigencia de volcar estos costos en campañas de sensibilización, reportó Dinama. Lo aportado por los comercios se hará en base a un cálculo según las superficies

Excepciones

No todas las bolsas quedan bajo esta reglamentación. Por ejemplo, está exceptuada la bolsa rollo (la que se usa comúnmente en la sección de verduras de los supermercados) y los envoltorios plásticos que se utilizan para cubrir diarios o revistas en días de lluvia. Lo mismo sucede con las bolsas plásticas reusables que se entregan en algunos comercios: las tipo "chismosa" (elaboradas con material plástico tejido) o las que tienen un espesor mayor o igual a 100 micrómetros, hechas con materiales reciclados o recuperados de origen nacional. De todos modos, estas bolsas deberán tener la constancia de cumplimiento emitida por la Dinama.

"Son las bolsas que se dan en algunos comercios, que están sustituyendo a las viejas chismosas", apuntó Nario.

El jerarca aclaró que las bolsas aprobadas por la Dinama -las que se comprarán a cuatro pesos- tendrán una resistencia de hasta seis kilos, lo que evita que se usen muchas bolsas para trasladar objetos (como botellas) y además que se pueden usar para tirar residuos. "El consumidor optará si quiere comprar algunas de estas bolsas para tirar la basura o compra las que ya están a la venta para ese fin", dijo Nario.

Las bolsas que se usan comúnmente en las ferias no serán permitidas, por lo que los feriantes deberán adquirir las bolsas correspondientes y cobrarlas. Nario aclaró que habrá controles (de la Dinama y también la intendencia) pero llamó a que el consumidor denuncie las irregularidades y recordó que Dinama tiene un sistema de denuncias en línea 

"El consumidor es la primera pata de la estrategia de control. Algún comerciante, por ejemplo, puede conseguir de contrabando bolsas que no son las adecuadas y permitidas, y cobrarlas al consumidor. Pero las bolsas van a tener una identificación, con sello del LATU, y sus texturas también son distintas. La idea es que el consumidor sepa claramente cuál es la bolsa que debe recibir", dijo Nario.

Los lugares en los que se vendan las bolsas al consumidor deberán tener un sistema de recepción de bolsas usadas o a ser desechadas por el cliente.

Multas

Habrá multas importantes para quienes incumplan esta norma. Por una infracción grave, se prevén multas que van de los 50.000 a los cinco millones y medio de pesos. En caso de reincidencia, el monto puede llegar casi a los 11 millones de pesos.

Las infracciones graves incluyen: fabricar, importar, distribuir o vender bolsas que no cuenten con la certificación correspondiente; entregar gratuitamente o vender a otro precio las bolsas reglamentarias o importar bolsas que no estén debidamente registradas, entre otros puntos. Otras infracciones serán consideradas leves, con multas que van de 10 UR (más de diez mil pesos) a 500 UR (545.000 pesos).

En caso de tener dudas, se puede consultar todo lo relativo a la ley de bolsas en el siguiente sitio web de la Dinama: http://www.mvotma.gub.uy/bolsas