Ciencia

La gota que derrama el vaso

La resurrección de las gotas GS a manos de Manini Ríos. Por Bernardo Borkenztain

El químico Bernardo Borkenztain y un análisis sobre las controvertidas gotas, tras declaraciones de Manini Ríos.

16.10.2019 13:07

Lectura: 7'

2019-10-16T13:07:00
Compartir en

La supuesta panacea

Algo que resulta preocupante en quien pretende gobernar es que toque de oído, llámese Pepe Mujica o su retoño Guido Manini Ríos.

Recientemente en el programa Fácil Desviarse hicieron un informe muy interesante respecto de algo dicho por el candidato de Cabildo Abierto en Treinta y Tres.

Concretamente se refirió a las famosas "gotas GS", llamadas así por el apellido del creador, un veterinario llamado Edelmar Siqueira, con quien se reunió en Treinta y Tres y filmó un video.

"Estamos con la alegría de recibir al doctor Edelmar Siqueira, quien ha desarrollado una fórmula que ha llevado a un remedio realmente importantísimo, que ha devuelto la esperanza a tantos uruguayos", dijo Manini, al presentar la adhesión del veterinario.

El candidato prometió "desde el lugar en que esté", ocuparse del tema: "va a ser objeto de nuestra preocupación para que se pueda desarrollar en nuestro país (...) cuente con nosotros", dice.

Las gotas se comercializaron a través de Homeopatía Francesa entre los años 2010 y 2011, y se ofrecían para curar desde el cáncer hasta las úlceras varicosas pasando por el HPV y más de una decena de enfermedades.
La negativa del veterinario Siqueira a revelar la fórmula y realizar otros estudios pertinentes llevaron a su prohibición por parte del M.S.P.

Si bien se juntaron 50.000 firmas para pedirle al ministerio que las volviera a permitir, existen muchas declaraciones de consumidores descontentos, y recordemos lo que significa "descontento" aplicado a la terapéutica del cáncer. Peor aún, no tienen ningún predicamento entre los oncólogos, lo que es decir algo.

El general en su laberinto

En el video citado en el programa de radio, Manini se suma a la famosa teoría conspiranoica (1)  según la cual las grandes multinacionales farmacéuticas son un ogro al acecho que si se revelara la fórmula (requisito indispensable y que las propias multinacionales deben cumplir) le robarían su invento para hacer negocio a costa del veterinario Siqueira.

Nadie piensa que las multinacionales sean bebés de pecho, pero el claro sanateo del candidato, opinando sobre un tema técnico que si no funciona mejor en el país es porque el gobierno no tiene más recursos para asignar a la farmacovigilancia -pero que funciona excelentemente, y que tiene como único fin proteger la salud pública- es un disparate.

Lo que es indudable es que tiene un aura de defender a Robin Hood que quiere curar el cáncer filantrópicamente (ha hablado de regalar las gotas pero que no quiere, según sus palabras "revelar la fórmula de la Coca Cola") (2), y de oportunismo demagógico.

¿De qué hablamos cuando hablamos de las gotas GS?

Lo anterior está basado en un preparado de tipo homeopático, que su autor se niega a revelar con qué se prepara, pero que se supo que incluye la especie mío-mío o romerillo Baccharis coridifolia, especie pariente de la carqueja (Baccharis articulata y Baccharis trimedia) que es tóxica para algunos animales y que si no se maneja propiamente tiene el problema de que puede generar hongos y con ellos presencia de micotoxinas peligrosas. De hecho, se ha dicho a nivel de especulación que serían estas micotoxinas las que brindarían el efecto curativo propuesto (y no demostrado).

Primero lo primero. Si hablamos de homeopatía, debemos decir que en el frasco hay solamente agua, ya que la teoría de estos medicamentos es que se debe diluir una tintura generalmente vegetal llamada "tintura madre" al infinito, lo que se llama dinamización (3).

Recordemos que todo el problema se suscitó en 2011, pero la reglamentación de los medicamentos homeopáticos es de 2016 y hoy en día no tendría problemas en registrarlo si se siguen los requisitos, que básicamente consisten en demostrar que la tintura madre se fabrica de acuerdo a las llamadas BPF o Buenas Prácticas de Manufactura que implican, además de la eficacia, tres cosas: higiene, inocuidad y estandarización.

Otro aspecto famoso es el de revelar la fórmula. Esto no es ni opinable ni opcional. Un ciudadano cualquiera no puede vender una fórmula de "caja negra" ni siquiera como chupetines, mucho menos como medicamento, y nada menos que para curar enfermedades que son incurables al día de hoy. Y sin hacer mínimos estudios como un ensayo de efectividad clínica "doble ciego" (4).

El problema es que no solamente hay que demostrar que el medicamento cura; desde Hipócrates sabemos que no puede hacerlo a expensas de un mal mayor, así que no podemos vender un medicamento para la gastritis que cause ACV. El problema es que como nada es más grave que una enfermedad mortal, en el imaginario popular esto es un tema secundario, pero no lo es.

Recordemos además que el efecto placebo existe y que hay casos en que la cura no solamente es espontánea (5) sino que es fácil de atribuir a cualquier cosa, por eso debe probarse no que existen las curas, sino que son en cantidad estadísticamente significativa, con ausencia igualmente significativa de efectos adversos graves (6).

Si la limosna es grande... etc.

Desde la noche de los tiempos, los alquimistas, agoreros y vendedores de elixir han disfrazado en la oscuridad y los misterios la total ausencia de poder empírico de sus afirmaciones, y la ciencia vino a echar esto por tierra.

No podemos negar que vivimos en la era de los terraplanistas, antivac y los guerrilleros sociales del relativismo que ponen todas las teorías, científicas o no, en un plano de equivalencia epistemológica, pero por suerte tenemos leyes y todavía no las hacen ellos.

La realidad es que salvo excepciones en el mundo la homeopatía en general está en retroceso por su falta de pruebas de que sirva para nada. Es un hecho.

Otro hecho es que las reglamentaciones están para proteger a la población a expensas de los negocios (7)  y nadie está sobre ellas, ni siquiera los Robin Hood ad hoc o los generales en retiro.

Así que no, señor candidato, no hace bien al prometer que va a poner lo político por encima de lo jurídico...

Notas

(1) Lo que muestra que Manini no cree en el libre mercado, ya que el libre juego es la base de la teoría neoclásica, así que si sumamos autoritarismo a la mezcla vemos que no sería justo ponerlo con blancos y colorados en la misma "bolsonaro".
(2) Como eufemismo para seguir los conductos legales y reglamentarios que todos los medicamentos tienen que seguir.
(3) En realidad implica una serie de operaciones como la "sucusión", que consiste en una serie de golpes que se le da a los frascos de forma supuestamente estándar al diluirlo, sin que quede claro por ni para qué.
(4) Lo hemos descrito en otras columnas: se trata de un estudio en una población en la que una parte de los sujetos recibe el medicamento o droga en estudio y la otra parte un placebo sin que ni investigadores ni pacientes sepan qué recibe quién.
(5) Lo que no quiere decir incausada o mágica, es el sistema inmunitario del paciente teniendo éxito.
(6) Ya hemos abordado el tema de los "Problemas Relacionados con los Medicamentos" que son los que causan la administración de los mismos de manera incorrecta y que son evitables, pero solamente cuando podemos descartar o conocer la peligrosidad de los mismos.
(7)De hecho, es tan engorroso demostrar que un medicamento nuevo sea efectivo e inocuo que demora años en el primer mundo.

Q.F. Bernardo Borkenztain
Twitter - @berbork
Email - borky@montevideo.com.uy