Medioambiente

Parece mentira las cosas que veo

Colchones, televisores, lavarropas, cascos: lo que dejó la limpieza de la playa de Capurro

Cientos de toneladas de basura fueron levantadas por voluntarios este fin de semana. Mauricio Álvarez, de Coendú, contó a Montevideo Portal qué clase de residuos contaminan esa playa.
11.02.2019 12:08
2019-02-11T12:08:00
Compartir en

Este sábado, el Movimiento de Limpieza de Costas del Uruguay, grupo actualmente formado por las organizaciones Coendu, Karumbé (ambos fundadores), Guardianes de la Costa y Rotaract Puerto del Buceo, realizó la jornada de limpieza de la playa Capurro.

Cada algunos meses se realiza esta jornada, realizada exclusivamente por voluntarios. Desde la intendencia de Montevideo se ha asegurado en más de una ocasión que esta playa en especial -una de las más contaminadas del mundo- es un lugar de disposición final natural, ya que acumula mucha basura del Miguelete, que entra en la bahía y queda allí.

El año pasado, el titular de la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama), Alejandro Nario, dijo a Montevideo Portal que la playa de Capurro "está justo en la desembocadura de los arroyos y la dinámica del flujo hidráulico tira todo hacia ahí". "Si no se ataca la fuente es difícil", agregó.

La jornada de este sábado comenzó a las 9 AM, teniendo un pico de voluntariado sobre las 11:00. Según dijo a Montevideo Portal Mauricio Álvarez, de Coendú, se estima en 75 personas la asistencia total.

A través de CEGRU se consiguió que la empresa Afrecor S.A. dispusiera de un camión y una retroexcavadora, "lo cual fue clave dado que se necesitan miles de voluntarios para igualar a la maquinaria". El Municipio C aportó otro camión, así como dos volquetas, bolsas de residuos, agua mineral y protector solar.

"Lamentablemente dos camiones son pocos para la capacidad de carga de una retroexcavadora, lo cual sumado a los tiempos de espera en la Usina Felipe Cardoso hizo que solo fueran dos viajes cargados por la máquina", aseguró el director de Coendú.

Los voluntarios llenaron rápidamente las dos volquetas y se hicieron dos viajes más de camión cargados con la basura recogida por los voluntarios. Ante eso, la retroexcavadora se dedicó a alejar la basura de la costa, dejándola toda junta en grandes montañas, lista para que la intendencia la retire, explicó Álvarez.

Por kilo

Según los datos reales del peso entregado en Felipe Cardozo y una estimación de lo que quedó en las volquetas y en bolsas, desde Coendú creen que la basura retirada en esta oportunidad fueron 20 toneladas. Por otro lado, la basura movilizada y acumulada por la maquinaria puede haber estado entre 300 y 500 toneladas, aunque el director de Coendú reconoció que es difícil estimarlo.

La retroexcavadora debió trabajar previamente en encontrar y despejar una vieja rampa para bajar a la playa, hoy invadida por un cañaveral que recorre el borde junto a la rambla, evitando que la basura se vea desde allí. "La empresa Caba S.A. (hoy cerrada en liquidación) pidió hace años muchas veces a la intendencia que cortaran ese cañaveral debido a que era usado para esconderse y entrar a robar la planta. La intendencia no lo cortó, lo cual -sin poder afirmarlo-, creemos que es debido a que es justamente ese cañaveral el que impide ver toda la basura de Capurro", aventuró Álvarez.

Entre los voluntarios hubo varios vecinos y representantes de grupos, "destacando por la cantidad los voluntarios de Coendú, Cruz Roja y unos misioneros extranjeros".

También participó un edil departamental (Álvarez prefirió no dar nombre ni partido) que cargó basura durante buena cantidad de horas. Los mayores entre los voluntarios fueron dos personas de 75 años (una señora y un socio de Coendú) "siendo ambos un excelente ejemplo para la jornada".

Inventario

Entre los elementos encontrados, contó Álvarez, se hallaron colchones, carcasas de televisores, lavarropas, cocinas, paragolpes de vehículos, cascos de moto, cascos de obra, juguetes, vestimenta, calzado, muchísimas botellas, envoltorios de nylon (leche, azúcar, arroz) - que quedan con arena dentro y se entierran-, bolsas plásticas.

Para avalar que no toda la basura viene del Miguelete y Pantanoso, dijo Álvarez, destacó que algunos envoltorios plásticos eran extranjeros (no importados), así como piezas de MDF con letras en otros idiomas, típica de embalajes de cargas en contenedores marítimos.