Locales

Se cayó Google

Los dos "objetos extraños" que cayeron del cielo en Uruguay, parte de un proyecto de Google

Un productor rural notó que un extraño objeto había caído del cielo esta semana, dando lugar a una odisea que acabó con Google intentando recuperar sus equipos.
13.01.2017 12:44
2017-01-13T12:44:00

Este martes pasado, un productor rural de Lavalleja descubrió que un objeto extraño había caído la noche anterior en una zona de monte cerrado de sus campos. Como no sabía exactamente de qué se trataba y era muy difícil llegar hasta allí como para comprobar qué era esa curiosa forma blanca, dio aviso a Nimbus Weather Services. Tanto el productor como la policía, que fue notificada del hallazgo, llegaron a la conclusión de que podía tratarse de una sonda meteorológica.

El martes mismo, técnicos del Servicio Meteorológico de Fuerza Aérea unieron fuerzas con colegas de Nimbus Weather Services (con quien tienen un acuerdo de cooperación) y de Drone.uy para llegar adonde estaba el equipo. Los drones fueron usados para intentar identificar el objeto desde tomas áreas y también para guiar a la cuadrilla en la localización, según informaron a Montevideo Portal técnicos de Drone.uy, que llevaron a cabo el relevamiento fotográfico.

Al equipo de "exploración" se sumaron dos peones proporcionados por el productor de la zona, ubicada a una hora y media del pueblo más cercano y sin acceso a Internet. Esta cuadrilla se llevó más de una sorpresa en el periplo, ya que toda la aventura le llevó 48 horas, incluyendo la pinchadura de su camioneta, cinco horas de atravesar monte a brazo partido, la apertura de un pasaje para llegar al sitio y un regreso complicado debido a lo que se encontraron allí. No se trataba de una simple sonda meteorológica sino un enorme equipo de Google, uno de los globos del Project Loon.

El Project Loon de Google se compone de una red de globos que viaja sobre el límite con el espacio exterior. Está pensado para extender la conectividad a Internet a las personas que habitan áreas rurales y remotas en todo el mundo.

El globo, que tiene 35 metros de largo e incluye también un paracaídas, estaba extendido entre los árboles y la vegetación espesa pero todavía enviaba señales.

Parte del equipo fue llevado de regreso al establecimiento rural, aunque el globo quedó temporalmente en el monte. La historia continuó el miércoles con una visita oficial y otra inesperada. En primer lugar, llegó la Fuerza Aérea para que sus técnicos hicieran una evaluación del riesgo del equipamiento que había atravesado el espacio aéreo uruguayo. Poco después, un "paisano" de Treinta y Tres se hizo presente en el lugar con su familia y explicó que Google lo había contratado para recuperar los globos que caen en el territorio nacional. Y no era el único que se desplomaba esa semana. Unos días antes le había tocado recuperar otro en la zona de Treinta y Tres.

El hombre pidió permiso para llevarse el equipamiento, pero los técnicos, según testigos en el lugar, se negaron y le explicaron que sería entregado a la Fuerza Aérea. Poco después, tras enterarse de que era el segundo equipo de Google que caía en la semana, llegó al establecimiento un helicóptero de la Fuerza Aérea a identificar el lugar del segundo equipamiento caído (el de Treinta y Tres)

A todo esto, el equipo fue incautado por la seccional sexta de Lavalleja y quedó allí, a la espera de saber qué sucederá con él y del intercambio que surja entre la Fuerza Aérea y Google, cuyos globos están surcando nuestros cielos.

Cargando...