Ciencia

Una mente brillante

La subcorteza cerebral de los adultos también procesa números, según un estudio

La investigación apunta que la subcorteza humana es una "posible fuente de conocimiento numérico central" que está relacionada con una competencia filogenética.
20.03.2017 19:17

Al igual que en los bebés, la subcorteza cerebral de los adultos tiene un papel en el procesamiento de números, sugiere un estudio publicado este lunes en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

La investigación apunta que la subcorteza humana es una "posible fuente de conocimiento numérico central" que está relacionada con una competencia filogenética y, a la vez, sirve como base para que se desarrollen habilidades más complejas.

"Encontramos que hay estructuras menos evolucionadas en la región de la subcorteza e información numérica del mismo tipo que la que hay en los bebés", explicó Marlene Behrmann, profesora de neurociencia cognitiva de Carnegie Mellon University y una de las autoras del estudio.

Basados en estudios anteriores, los investigadores sabían que existen especies de otros órdenes, como las arañas, que parecen tener algún tipo de conocimiento numérico y pueden distinguir cantidades.

"Como esperamos que el cerebro humano sea más evolucionado que el de especies menores y, ciertamente, más desarrollado que el de los bebés, nos interesaba saber si podía haber información numérica en estructuras más primitivas", relató Behrmann.

Sin embargo, por su ubicación profunda y su tamaño pequeño, la subcorteza es muy difícil de observar con técnicas que utilizan imágenes, por lo que los científicos debieron recurrir a una serie de experimentos en los que usaron un estereoscopio.

Este método les permitió presentar estímulos visuales a las cien personas que participaron en el experimento, algo muy útil para los científicos, pues los signos percibidos por un ojo permanecen separados en la zona del sistema visual ubicada en la subcorteza.

Los resultados permiten a los expertos pensar que los bebés humanos nacen con una información numérica rudimentaria, propia de una capacidad evolutiva, y luego las habilidades "se vuelven más complejas hasta que la corteza se hace cargo de las operaciones sofisticadas como los cálculos y la geometría", consideró Behrmann.

"Son propiedades de la corteza, pero son inicialmente disparadas por las habilidades rudimentarias que los bebés ya tienen en la subcorteza al nacer", agregó.

Los científicos aún no saben si en el cerebro adulto la subcorteza sigue encargada de esas operaciones básicas o si lo hace en colaboración con la corteza.

"Lo que mostramos es que las estructuras de la subcorteza continúan cumpliendo una función incluso en adultos que son muy buenos en matemática", afirmó la investigadora.

Fuente: EFE