Cultura

Quereme como un corazón

Joaquín Vitola, de Indios: “Definirse es limitarse y no es lo que queremos”

"Hay otros lugares para conectar al amor que no son una relación": los argentinos llegan por primera vez a Uruguay y hablamos con su cantante.
09.10.2017 14:10
2017-10-09T14:10:00

Indios es una de las bandas argentinas que más movieron el tablero en el último tiempo. Oriundos de Rosario, se mudaron a Buenos Aires en búsqueda de un lugar donde tener más posibilidades de tocar, y se erigieron como uno de los grupos del momento. Esto lo avala no solo la inmensidad de buenas críticas que cosecharon o el gran número de adeptos que fueron generaron, sino también las giras que los llevaron a lugares como Chile, Perú y México.

Con un sonido y una base conceptual que remite inevitablemente a Babasónicos -en su segundo disco, "Asfalto", entre los productores estuvo Diego Uma, el mismo de la banda lideraba por Dárgelos-, pero también a raíces más setentosas y que fluye entre el pop y la distorsión, su música invita al oyente a bailar y conectarse con la música. Y, más allá de que se los suele asociar al "indie", ellos prefieron alejarse de las etiquetas y preocuparse por crear.

Este 19 de octubre, luego de una espera que se hizo desear, llegan por primera vez a nuestro país, y se presentarán en Bluzz Live. Con La Mujer Pájaro como banda invitada, los argentinos pretenden hacer una presentación de su último trabajo discográfico, pero que también indagará en su trabajo anterior -"Indios", 2013-, ya que en su momento no tuvieron la oportunidad de tocarlo en este lado del Río de la Plata.

A días del show, Montevideo Portal dialogó con Joaquín Vitola, cantante de la banda, que nos contó de sus expectativas de llegar a nuestro país, de cómo vivieron el éxito, de cómo influyó su mudanza a Buenos Aires en su música, del amor, de la noche y de para qué sirven las canciones.

 

***

 

Presentan el nuevo disco y llegan a Uruguay por primera vez. ¿Cómo se sienten al respecto?

Muy contentos y emocionados. Porque Uruguay es un país que nos gusta mucho y Montevideo también es una ciudad que nos llama mucho la atención. Además, teníamos ganas de ir hace mucho y se dio la oportunidad. Así que estamos emocionados.

Y bueno, en algún punto es una especie de doble presentación, porque al no haber estado nunca, tenemos dos discos que no tocamos, ¿viste? Obvio que vamos a hacer énfasis en Asfalto, el disco que salió ahora en mayo, pero vamos a estar atentos en el repertorio en poder ir pasando. Y como fluyendo esos dos discos en un mismo show.

Desde el mismo nombre, Asfalto, se ve que es un disco urbano. En ese sentido, ¿a qué aspectos de la ciudad es que le cantan?

Creo que a varios. En algún punto, creo que se canta bastante a la noche o al desvelo. Es el momento que nosotros por ahí estamos más atentos. Y, si bien vivimos mucho de día, la noche te permite estar un poco más perceptivo y abrir las pupilas y ponerte más sensible. Aunque también a la vorágine que tiene el día y a su ritmo. Y a todo lo que nos pasó a nosotros desde que nos mudamos a Buenos Aires... Somos de Rosario, y si bien es una gran ciudad, no tiene ni ahí la locura de Buenos Aires: ya con el asunto del subterráneo, el tráfico. Es que es una ciudad que si querés, nunca duerme. Porque siempre hay cosas como para hacer. Eso nos sorprendió.

Creo que nos influenció la ciudad misma en un montón de aspectos y lugares. Por ahí, si te digo solo la noche, me quedo corto. Porque también hay muchas cosas que nos influencian de día. Y llegamos a las canciones por todo lo que nos va pasando en estos años y desde que tuvimos esta mudanza que fue muy importante para nosotros.

Otro tema que se nota omnipresente en sus canciones es el amor. Sebastián Teysera, de La Vela Puerca, dijo una vez que es más fácil escribir una canción de desamor que una de amor, y que, a su vez, es muy difícil escribir una canción de amor sin que sea cursi. ¿En el caso de ustedes es así?

Es que, en realidad, creo que al amor hay que entenderlo como que no pasa solo por una relación de personas o de humanos. Uno puede entender también el amor desde la conexión. Y nosotros nos enamoramos, por ejemplo, de esta ciudad. Y sí, obvio, por ahí el desamor es más desgarrador y tiene una cosa más atractiva. Pero después está el amor a lo que te decía: a la ciudad, al ritmo, al movimiento artístico, a la energía cultural.

Entonces pienso que al amor se lo puede entender de otra manera. Por ejemplo, "Noche de hoy", que es la última canción del disco, pareciera que es una canción que se la puede entender como el amor a la noche. No a la noche de salir de joda, más a la noche de momento reflexivo o de bajar un cambio, porque de repente toda la sociedad está durmiendo o está guardada, y uno ya escucha otra cosa. Se vuelve otra cosa. Es como que hay otros lugares para conectar al amor que no son una relación de a dos.

También te quería preguntar si ustedes se sienten cómodos con el rótulo de "indie". Más que nada, porque a veces al ser un género que tanto abarca, termina siendo muy poco específico.

Como idea, yo creo que los géneros los pone más la persona que te escucha. Por una cuestión administrativa o una forma de uno poder organizarse su catálogo musical. O para poder expresarle a alguien algo, ¿viste?

Es más comunicacional que sensorial, entonces los géneros los pone el que escucha. Así que puede ser "indie", puede ser "pop", puede ser "rock" o puede haber canciones que se van hasta el bolero. Y hay muchas baladas también.
Entonces como cómodo, lo más importante me parece que se sienta la persona que está administrando la nomenclatura. Y que pueda sentirse ordenado.

Entonces, en ese sentido, a ustedes no les importa lo que digan.

No. O sea, no quiero caer en el lugar común. Pero obviamente y naturalmente a todos las bandas o personas que quieren hacer algo, quieren que sea original. Uno no quiere tener géneros, digamos que quiere que el género se llame Indios. "Suena Indios", ese sería como el triunfo, ¿me entendés? No querés representar una generalización. Además, como diría mi hermana, definirse es limitarse y no es lo que queremos. Entonces me parece que está bueno que nosotros no nos encontremos, sino que estemos todo el tiempo buscando.

El éxito que cosecharon, con todas las giras, las buenas críticas o las buenas repercusiones de los discos, ¿era algo que se esperaban? ¿Cómo lo recibieron?

Teníamos un primer disco, que deseamos que lo escuchara la mayor cantidad de gente. Me acuerdo que hacíamos muchas cosas para que sea así. Comprábamos discos vírgenes y los grabábamos así de una forma muy casera y artesanal; como de meter el CD en la compu, sacarlos, y estar ahí, horas y horas grabando. Ponele que 300 CDs. Por una cuestión de que nosotros sentíamos que era una música que queríamos que se escuche. Que todo el mundo escuche y después se vea qué pasa. Porque sentíamos que era un disco que era fluido, que era fácil de escuchar. Y que se puede llevar al vivo, y tocarlo y que suene bien. O, por lo menos, eso era lo que sentíamos. Que estábamos bien y que teníamos una música que estaba copada, había un deseo grande de que se pudiera escuchar. Y así sucedió.

Entonces estuvo bueno. Queríamos que se pare la oreja de gente, que nos inviten a tocar. Y poder tocar con más facilidad fue un poco el motivo por el que nos mudamos a Buenos Aires. Para hacer mucho más de lo que veníamos haciendo en Rosario. Teniendo la música en poder de otra gente, hace que también uno se expanda y pueda llegar a otras regiones. Así que nos puso muy contentos, y también nos dio confianza.

Por último, ¿para qué pensás que sirven las canciones?

Porque es lo que más nos emociona. Cuando las encontramos, cuando éramos chicos. Generan algo en el cuerpo. O en las neuronas, hay algo ahí. No hay otra cosa con la que nosotros sintamos esa especie de endorfina máxima. Yo creo que es un poco eso. Es como la costumbre de volver a sentir la emoción más grande que te puede pasar. Es la mejor droga que se puede encontrar en nuestra vida. Entonces en algún punto es eso: encontrar la felicidad.

Y la encontramos en las canciones. O en las canciones nuevas, en todo el tiempo hacer. Yo me levanto mucho más feliz cuando el día anterior hice una canción que me gustó y que me generó algo. Y es eso, pragmáticamente y concretamente es ahí. Ni siquiera es filosófico, es más concreto. Es psico-físico. Te levantás muy bien al otro día de hacer una canción: hace un par de horas esto no existía y salió de mí, salió de la banda, antes no sonaba. Si no hubiésemos intentado esa búsqueda, no hubiese sucedido. Y tampoco hubiese pasado nada, pero bueno... De repente suceden muchas más cosas cuando estás en un momento creativo que cuando dejás pasar el tiempo. Y este es un poco el leit motiv de nuestras vidas. 

*El show está convocado para las 22hs del jueves 19 de octubre en Bluzz Live (Daniel Múñoz 2094). Como banda invitada se presentará La Mujer Pájaro. Entradas en Tickantel.

Por Manuel Serra | @serra_sur