Música

La banda sonora de la película fue compuesta por Luciano Supervielle y Gabriel Casacuberta. Ambos integran actualmente el combinado de músicos rioplatenses llamado Bajofondo Tango Club, que fusionó tango con electrónica y despertó elogios en todas partes del mundo.

La banda sonora es un cocktail de climas que acompañan cada emoción y sentimiento que despierta la película. Utilizando instrumentos como la guitarra, el violín o el acordeón, Supervielle y Casacuberta crearon un ambiente sonoro que suma a la vitalidad de cada escena.

La banda sonora incluye la participación, entre otros músicos, de Toto Méndez, ex guitarrista de Alfredo Zitarrosa y actual integrante de El Cuarteto, y también del argentino Javier Casalla, violinista de Bajofondo Tango Club.

Además se destaca la inclusión de “Camino de los quileros”, la inmortal copla de Osiris Rodríguez Castillos. Una canción cuya clara vigencia temática y musical forma parte integral de la historia.