Curiosidades
Hobbits del siglo XXI

Irse a vivir al caño puede ser algo no tan malo si sucede en Hong Kong

Una empresa emergente transforma tuberías de cemento en mini casas con estilo.
12.01.2018 20:53
2018-01-12T20:53:00

La superpoblación y los elevados precios de la vivienda han obligado a arquitectos y diseñadores de diversas partes del globo a exprimir el magín en busca de soluciones. En la mayoría de loso casos, se trata de aprovechar el espacio al máximo, para dar carácter de habitación a recovecos más reducidos que la madriguera de un armadillo.

En esa tendencia está alineada la compañía emergente hongkonesa James Law Cybertecture con su nueva Opod Tube House, una vivienda lograda con tubos de hormigón reutilizados.

La ciudad de Hong Kong es una de las más pobladas del planeta, y afronta serios problemas habitacionales. El precio de la vivienda en la ciudad subió sostenidamente durante todo el año pasado, batiendo récords de carestía. Según el periódico Bangkok Post, un apartamento se vendió en noviembre pasado por 32.060 HK (6.915 dólares) por pie cuadrado, convirtiéndose en apartamento más caro por pie cuadrado en toda Asia. Esta tendencia ha forzado a más de 200,000 personas a residir en pequeños departamentos divididos, y algunos solo pueden pagar camas individuales enjauladas. Los datos del gobierno muestran un aumento del 9% en el número de hogares que viven en "viviendas inadecuadas", incluidos apartamentos compartimentados y edificios industriales.

El arquitecto James Law de James Law Cybertecture vio esta crisis de vivienda como una oportunidad creativa para diseñar un hogar asequible. Así nació la Opod Tube House, una tubería de hormigón reutilizada que mide aproximadamente 2.50 metros de diámetros. Los tubos están diseñados para acomodar a una o dos personas. Los interiores están equipados con todas las comodidades necesarias, muchas de ellas con funciones dobles, como un sillón cama. También hay una mini heladera, un baño con ducha y mucho espacio (en relación al tamaño de la vivienda) para guardar ropa y otros efectos personales.

Los tubos pesan 22 toneladas cada uno, pero requieren poco esfuerzo en cuanto a la instalación y se apilan y aseguran fácilmente entre sí, reduciendo los costos generales de instalación. Las cápsulas están destinadas a aprovechar "intersticios urbanos". A modo de ejemplo, Law menciona pequeños huecos entre edificios, cuya superficie no es suficiente como para construir otro.

"A veces queda algo de terreno entre edificios, espacios que son demasiado estrechos como para construir otro. Podríamos poner algunos OPods allí y utilizar ese espacio", dijo Law en una entrevista con Curbed.com.

Law prevé comunidades enteras de tubos instaladas en callejones, debajo de puentes y otras áreas urbanas generalmente no utilizadas. La empresa todavía no ha publicado el costo por tubería hasta el momento.

Actores privados relacionados al rubro inmobiliario entienden que si bien las tuberías y otras soluciones de este tipo podrían dar un respiro a la crisis de la vivienda, no pueden ser la solución a largo plazo

"Damos la bienvenida a cualquier posibilidad de acelerar la provisión de viviendas temporales, pero quiero enfatizar que estos solo pueden ser arreglos a corto plazo. En última instancia, el gobierno debe acelerar la construcción de viviendas públicas ", dijo a Bangkok Post Lai Kin-kwok, convocante de la Plataforma sobre Pisos Subdivididos en Hong Kong.

En cuanto al gobierno, todavía no ha aprobado ni desaprobado las casas en tuberías, y es acusado por muchos ciudadanos de estar demasiado retrasado en cuanto a normativa. Un ejemplo de ello es lo que ocurre con las viviendas hechas a partir de contenedores de carga. De acuerdo con las leyes vigentes, es legal construirlas, pero no lo es habitarlas.

Montevideo Portal