Locales
Juego de toros

Uruguay recuperará su plaza de toros: así es el proyecto para reconstruir la plaza del Real de San Carlos

El arquitecto Walter Debenedetti contó a Montevideo Portal cómo será la recuperación del histórico edificio coloniense, que será usado para espectáculos pero mantendrá una parte original.
14.03.2018 09:41
2018-03-14T09:41:00

Este martes 13 de marzo se realizó en el Salón de Actos de la Intendencia de Colonia la presentación del proyecto de restauración de la emblemática Plaza de Toros del Real de San Carlos (Colonia del Sacramento), que contó con la presencia de autoridades, representantes de instituciones y vecinos.

Por primera vez se pudieron observar imágenes del proyecto, que permiten visualizar cómo será el proceso que permitirá su reconstrucción con una inversión aproximada a los cinco millones de dólares, con fondos del BID y una contrapartida de la Intendencia.

El Intendente Carlos Moreira afirmó que se trata de un "sueño compartido por todos los colonienses", recalcando que desde la Intendencia se realizará el más profundo esfuerzo para la concreción de la obra.

La presentación del proyecto estuvo a cargo del arquitecto Walter Debenedetti, quien destacó que el proyecto incluye habilitación en gradas para más de 2.000 personas, dos ascensores panorámicos, ingresos accesibles, local para restaurant, local para merchandising, local para Museo, Sala de Reuniones o Conferencias, vestuarios, baños, dos locales comerciales.

En conversación con Montevideo Portal, Debenedetti aseguró que la tarea es un desafío pero a la vez, como coloniense, lo llena de entusiasmo. "Duele ver una obra de esta magnitud, que es un icono de todos los colonienses, en estas condiciones", afirmó.

La plaza de toros Real de San Carlos es un monumento histórico nacional, construido en estilo neomudéjar. Fue levantada en menos de un año, en una obra a cargo del arquitecto José Marcovich, e inaugurada el 9 de enero de 1910. Dos años después, sin embargo, el gobierno de José Batlle y Ordóñez prohibió las corridas de toros y el edificio fue cayendo en desuso.

Debenedetti dijo que en la nueva obra habrá "un respeto claro al edificio" y su construcción original. Obviamente no funcionará como plaza de toros, sino como un centro cultural y deportivo. Habrá un museo taurino y locales comerciales, y el ruedo va a estar dedicado a espectáculos de cultura, música y deportes. El nuevo edificio tendrá ascensores vidriados y "todo lo que la tecnología actual requiere".

La licitación de la obra se hará en torno de junio, un proceso que llevará, como es es normal en licitaciones públicas, unos seis meses. Para diciembre del 2018 o comienzos del 2019 se iniciarían las obras, que tendrán una particularidad: se harán con un procedimiento abierto, que permitirá al público ingresar al ruedo con la presencia de un guía y seguir la construcción. A partir de allí, se calculan unos 15 meses de tareas para finalizar las obras. Junto a Debenedetti trabajará la consultora de Arquitectura Sitio SRL, que ganó la licitación para realizar el proyecto ejecutivo y según el arquitecto realiza un aporte fundamental para la obra.

Una obra adelantada

Con la perspectiva que da el tiempo, Debenedetti observa con "asombro" la construcción original. "Se hizo en menos de un año un edificio de una monumentalidad increíble, con una estructura metálica prefabricada y también con hormigón prefabricado. Hablamos de 1910, y hay que recordar que el hormigón se inventó a finales del siglo XIX, por lo que no es menor que una ciudad chica tuviera acceso a esta tecnología. Posee una estructura neomorisca envolvente de ladrillos: es una obra fantástica, de una gran tecnología, practicidad y hermosura para la época", opinó el arquitecto.

Debenedetti agregó que desde que pasó a manos de la Intendencia no se pudo encontrar un uso adecuado a la construcción y "como todos los edificios históricos que no se usan se fue deteriorando". "Era un edificio enorme para aquellos años, sobre todo para un municipio pequeño; pensar en darle un uso a su escala, que sobrepasaba la ciudad, era difícil", afirmó. Originalmente, la capacidad era para 8.000 personas, cuando solo 10.000 personas vivían en Colonia.

El proyecto actual prevé que unas 2.200 personas puedan sentarse en las gradas y otras 1.800 en el ruedo. Una particularidad del proyecto es que se reconstruirá solo un tercio de las gradas y se dejará el resto como una "ruina consolidada" para que se pueda apreciar cómo era originalmente. "Allí entra también un tema de reflexión patrimonial. Si bien se discutió al respecto, creo que tiene valor de dejar una parte como estaba", opinó, además de aclarar que si bien esa parte no será visitable habrá un trabajo de consolidación y mallas para que sea segura.

 

Temas relacionados: