Las 40
Carnaval en el microscopio

Las 40 de Guillermo Lamolle: “La bañadera de una murga es la cosa más terraja que existe sobre la tierra”

Un (ex) murguista muy particular. “Si lo que le hicieron a La Gran Siete (en 2015) se lo hacen a Los Saltimbanquis, los cagan a balazos”
20.02.2018
2018-02-20T08:55:00

Entre tripanosoma y tripanosoma, Guillermo Lamolle va y te escribe un cuplé. Bueno, ahora no, porque después de un incidente por el que su murga, La Gran Siete, tuvo un conflicto con Daecpu en 2015, no volvió a salir en carnaval. Dijo en su momento, y repite ahora, que lo hará el día que "el estado de derecho" llegue a la gremial de los directores carnavaleros. Pero hasta ese momento, la murga fue número puesto durante casi tres décadas con un estilo inclasificable. Hasta que un día apagó la luz.

No ha visto casi nada en vivo este año porque le entra la nostalgia y un poco de bronca, así que dedica casi enteramente su tiempo a la profesión que consta en sus currículums: Doctor en Ciencias Biológicas. Podría decirse también que es la que le hace juego con el aspecto, porque nada más parecido al estereotipo del "científico loco" del cine y los comics. 

Investigador y murguista, entonces, pero entre ambas cosas músico. Es unos de los puntales de Los Mareados y tiene paño para ensayar algún acorde además en el trío Asamblea Ordinaria. Es también un habitué de las redes sociales, donde parece sobrellevar la abstinencia del carnaval con humor y filosos comentarios sobre esto y aquello y mantener el contacto con la platea. Lo que no puede un cuplé, ya lo podrá Facebook.  

Como si estuviera escribiendo para un personaje, Guillermo Lamolle se permite decir cosas que otros meditarían varias veces. Así, con su estilo irreverente, habló del carnaval y sus cambios, el canto de las murgas, los tripanosomas africanos y La Gran Siete.  

Por Gerardo Tagliaferro
tagliaferro@montevideo.com.uy

 

1) ¿Estás viendo carnaval?

Muy poquito, casi que no. Básicamente parodistas o esas cosas, porque ver murgas me pone triste o me calienta. A las únicas murgas que vi en vivo fue a La Mojigata, porque fuimos a cantar con Asamblea Ordinaria a su festival, y a Los Pasteles (Metele que son Pasteles), en ese mismo lugar. Después vi pedacitos de murgas donde hay amigos, para decirles que los había visto.

2) ¿Qué sentís? ¿Nostalgia?

Es raro, son muchos años haciendo cosas en carnaval, no solo saliendo. Hasta sueño que arreglo murgas (se ríe). Tampoco me da curiosidad saber cómo está, tal vez es una defensa.

3) Este año se da la coincidencia de que no está tu murga, La Gran Siete, y vuelven Los Saltimbanquis. Con esos dos detalles ¿el carnaval es mejor o peor?

Bueno, para mí es peor, pero para la mayoría de la gente debe ser mejor. Los Saltimbanquis tienen mucha hinchada y se nota que los extrañaba mucho. No sé si van a estar muchos años, o fue que salieron este año nomás. El repertorio es como que están hablando de que hace años que no salen, entonces no se sabe bien adónde van. Hay polos en carnaval que atraen determinado tipo de murguistas que están desparramados por otras murgas. Cuando se juntan, suena una cosa que no sonaba de otra manera. Si el polo es el Chino Recoba, atrae un tipo de murguistas; si es el Cachete Espert, es otro tipo. Cuando se juntan se oye algo que uno decía "éste canto no existe más"; no, era que los tipos estaban desparramados. Eso está bueno, ¿quién va a juntar si no a tipos que cobran muy bien en cada murga que están? A uno, si está saliendo, le rompe las bolas que vengan y te ganen porque juntan unos mangos (se ríe), pero está bueno para el oído.

4) La Gran Siete no salió en 2016 por un problema que vos denunciaste con Daecpu, en 2017 volvió sin tu participación y en 2018 otra vez no salió. ¿Tuviste que ver en esta decisión?

No, no, yo lo único que hice fue irme del carnaval. Ellos decidieron no salir un año y después salir.

5) Tu decisión fue irte del carnaval, decís. ¿Es definitiva?

Yo dije cuando me fui que era hasta que el estado de derecho llegara hasta Daecpu. En el sentido de que los conflictos se diriman de una forma sensata y más o menos ajustada a lo que es el derecho. Ahora hay un lío (entre Pinocho Sosa y los parodistas Aristophanes) en que llamaron a los directores para conocer sus versiones. Yo me cagaba de la risa en Facebook: por eso fue que yo me fui, porque no me llamaron para dar mi versión de un lío que había habido. Y nos sancionaron directamente. Dije irónicamente: qué bien que avancen.

“Mi problema con Daecpu fue que los de escenografía de la Intendencia desaparecieron cuando íbamos a actuar. Si se lo hacen a Los Saltimbanquis los cagan a balazos”

6) El problema que tuvo La Gran Siete fue por una escenografía en el Teatro de Verano ¿verdad?

Los de la Intendencia desaparecieron. Ellos tienen que estar ahí para laburar cuando viene el conjunto, si se lo hacen a Los Saltimbanquis los cagan a balazos. Y nadie va a sancionar a Los Saltimbanquis. Pero como era La Gran Siete se fueron a la mierda y bueno, hubo obviamente discusiones, con la única que quedó: "Estamos para actuar en el Teatro y ustedes se van". Eso fue. Después se fue ella también, cuando hubo que subir la escenografía desapareció. En vez de armar un lío tremendo con la Intendencia, (Daecpu) sanciona al escenógrafo de La Gran Siete porque le habló fuerte a la mujer. Eso, para mí, es para irse. Te están metiendo un dedo en el orto y diciendo "sos un estúpido y nos importa un carajo lo que pienses".

7) ¿No tuviste ninguna posibilidad de hacerte oír?

Escribí y me contestaron: "Daecpu no puede permitir ese tipo de actitudes", y les dije "Daecpu permite mil cosas infinitamente peores, no me jodan". Nunca me contestaron. Y el carnaval sigue como si no pasara nada, la gente me sigue preguntando por qué no vuelvo, hay como un freno que hace que nadie se entere por qué me fui. Yo no soy tan conocido, pero dentro de mis conocidos me siguen diciendo "ah, pero vos te fuiste porque..." Como que no saben.

8) ¿Vivís de tu labor como científico?

Más o menos, no tengo un cargo fijo. Yo tengo una especialidad rara, que es bioinformático, pero con cierta formación más de biólogo y soy útil para algunas cosas. Entonces me engancho mucho con proyectos que duran unos meses, el año pasado casi me enloquezco porque me salieron todos a la vez y tenía que laburar once horas por día, durante dos meses. Casi me muero, no estoy para esas cosas (se ríe).

9) En un currículum tuyo que leí dice que el doctorado en Ciencias Biológicas lo obtuviste con una investigación sobre Organización Genómica en Tripanosomas Africanos. Para el que no entiende nada, como yo, parece broma.

Sí, suena como que me fui a África a estudiar. Hay tripanosomas americanos y africanos, que producen determinadas enfermedades. También hay en otros lados, pero los conocidos acá son esos. Los americanos son los del mal de Chagas, por ejemplo, o la leishmaniasis, que es esa enfermedad que está de moda ahora en los perros. Entonces, el tripanosoma africano es un bicho que provoca una enfermedad, no es que me fui a África. La enfermedad más conocida que produce es la enfermedad del sueño, por ejemplo.

10) Empezaste la carrera en 1981 y luego la interrumpiste por 15 años. Y después volviste ¿por qué?

Porque extrañaba, es lo mismo que me pasa ahora con el carnaval. Extrañaba la ciencia, me pasaba leyendo libros de ciencia y cosas así, hasta que un día dije "voy a volver, por lo menos para terminar esto". En ese interín hice música, solo música. Daba clases y tocaba.

11) ¿Hay campo en Uruguay para el tipo de investigación que vos hacés?

Sí, hay. A mi edad no es fácil, porque en la Universidad hay una senda normal de entrar a laburar cuando tenés veintipico de años, en un departamento o una cátedra. Y laburás ahí hasta que sale un Grado 1, te presentás y normalmente lo ganás. Y así vas subiendo. Cuando entrás tarde ya es bravo. De hecho la otra vez me presenté a un concurso para Grado 2, que perdí además, y había además otro para Grado 5. Me vieron llegar y pensaron que era para el Grado 5 (se ríe), era una cosa rara, tenía que explicar que me recibí de viejo.

“En mi época de estudiante no necesariamente era el chistoso. Son todos chistosos y todos borrachos, como los murguistas”

12) Sobre los científicos uruguayos generalmente se dicen dos cosas: que en el país tienen un techo que hace que muchos emigren, y que son tan buenos que se destacan en otros lados.

No, ni una ni la otra. Lo que hay son muchas becas de movilidad, cosa que antes no había. Estudiantes que se van a hacer el doctorado o la maestría o el posdoctorado a países distintos. Hay mucho plan, tanto desde Uruguay como de esos países, para financiar pasajes, estadías, todo. Entonces es lógico que si vos vas después te quedes. Yo fui a España por una cosa de tres meses y me ofrecieron quedarme. Al otro tipo que fue conmigo, que hacía algo totalmente distinto, también. Yo no era nadie, ni él tampoco. Se ve que hay mucha demanda de mano de obra, calculo que es así. Nos dijeron "¿os queréis quedar?", y no, no queríamos. Pero si eso se lo dicen a un gurí joven que no tiene hijos ni compromisos se queda, y si le va muy bien no se vuelve más. Hay algunos que igual vuelven y son realmente héroes.

13) ¿Dónde se juntan tu perfil de artista, que hace del humor una cuestión casi natural, con el del científico?

Mis presentaciones están llenas de chistes, trato de no meter muchos porque es pesado. He visto tipos que hacen presentaciones con mucho chiste y queda denso, pero me sale.

14) ¿En el ámbito del estudio eras el chistoso?

No, no necesariamente, son todos chistosos... son todos borrachos y todos chistosos, como los murguistas.

15) En la murga tenías un papel destacado en la generación de humor.

Pero era básicamente porque era el director y era entonces el que hablaba antes de la despedida, mientras los demás se cambiaban, tenía ese rol de hacer tiempo. Se ve que algunos de los chistes que hago son poco habituales y quedé como un personaje ahí que dice cosas raras. Pero en realidad los chistosos son otros, en general son los cupleteros. Hay gente que es re tímida arriba del escenario y abajo es muy graciosa y mete uno atrás del otro. Hay pila de gente que es así, no tiene mucho que ver cómo sos arriba con cómo sos abajo. Incluso hay murguistas famosos que arriba del escenario son serios y abajo son terribles hijos de puta, en el buen sentido. O viceversa.

16) La primera murga en la que participaste, tengo entendido, fue Murganidades. Una murga de la Facultad de Humanidades y Ciencias.

Sí, era el director, empezó por el 81 y llegó hasta el 84. Cantábamos muy mal, especialmente mal. A nosotros nos parecía maravillosa pero era horrible. Había otras murgas que elegían las voces y nosotros decíamos "¿cómo vamos a hacer eso?". Entonces el resultado era calamitoso.

17) ¿Dónde cantaban?

Mirá, la murga vino antes que ASCEEP (Asociación Social y Cultural de Estudiantes de la Enseñanza Pública, organización que nucleó a los estudiantes universitarios mientras la FEUU estuvo prohibida). Cuando apareció ASCEEP como que las murgas se vaciaron, porque ocupaban ese rol de organización estudiantil que estaba prohibida. Cuando se logró hacer algo las murgas quedaron reducidas a su mínima expresión. Y cantábamos en esas cosas que se organizaban. En la Semana del Estudiante (en 1983) nos tocó, por sorteo, cantar en el cierre en el Palacio Peñarol junto con La Entubada, de Química. Los que cantaban bien nos miraban con odio, claro, por ser tan democráticos sortearon y fuimos nosotros. Y había actuaciones en ollas populares, cosas así.

18) ¿Eras un militante político en ese momento?

No, cuando la murga empezó, comenzaba la militancia. Yo fui a reuniones generales de ASCEEP, pero no estaba en ningún sector. Sospecho que por eso quedé de director (de la murga); eso fue algo que comprendí de viejo, porque siempre me preguntaba: ¿por qué habré quedado de director si era espantoso, como todos? Capaz que porque no podía quedar uno de tal o cual sector, "que quede el Pantera", porque a mí me decían Pantera.

19) Como un Seregni o un Pepe D'Elía.

(Se ríe) Sí, sí, claro. Ser director de una murga era mucho más importante que ahora, entonces "el director no puede ser un bolche, no puede ser un lata, un PDC", lo que había en ese momento. Y allá fui yo.

“Ahora decís que sos murga joven y te llevan (a un escenario) para verte. Antes no, eras una murga de jóvenes y no te llevaba nadie”

20) ¿Vos qué eras? ¿Medio anarco?

No, yo no era nada. En casa eran del Frente y yo era del Frente pero el Frente no existía, entonces no era nada. Nunca fui de ningún sector, ni siquiera un anarco definido, porque para eso hay que vivir como anarco. Nunca logré decantarme para algún lugar.

21) Pero sos una persona de izquierda. ¿O no?

Sí, sí, me considero, sí.

22) La Gran Siete siempre fue una murga difícil de encasillar. No era de La Teja ni de La Unión, no era una murga tradicional ni demasiado rupturista...

Sí, en esa época había pocas murgas así. Estaba la BCG como murga inclasificable, Contrafarsa que fue de las primeras que no era de La Teja ni de La Unión en esa época, y creo que después vinimos nosotros. Había otras, obviamente, pero que hayan durado... estuvimos nosotros, después llegó A Contramano. Otra cosa rara que teníamos era que éramos todos jóvenes, cosa que antes de Murga Joven no existía. Lo normal en una murga era que se iban yendo los viejos e iban entrando gurises, y no que todos tuvieran menos de 30. La Gran Siete era así, era raro. Ahora decís que sos murga joven y te llevan (a un escenario) para verte. Antes no, eras una murga de jóvenes y no te llevaba nadie. El primer año hicimos 18 tablados.

23) Has escrito últimamente, en La Diaria, que la globalización también llegó al carnaval y que la murga se ha transformado en una cosa que todo el mundo puede entender.

Sí, viste que los grupos de rock, los folcloristas, todos, tratan inconscientemente -porque el mercado te lleva a eso- de que lo que hacés no solo le guste a tu vecino sino que lo escuche un japonés y le pueda gustar también. Para lo cual hay que modificar un poco las cosas, en el sentido en que se modificó el reggae cuando salió de Jamaica. ¿Qué hicieron con Bob Marley los Wailers? Mandaron la cinta a Inglaterra y un loco les dijo: "Tá, bárbaro pero le voy a meter un tecladito acá, una guitarra eléctrica allá...". Y salió eso, que ya no era lo otro. Se trata de utilizar un lenguaje, no solo a nivel de términos, que ya no sea tan local, y hacer espectáculos con un criterio "internacional"; entendiendo "internacional" como sinónimo de calidad, cosa que a mí me da un asco bárbaro, pero bueno... Mucha luz, mucho humo, efectos, voces que compitan con las de otros lugares, para lo cual tienen que parecérseles, cosas así. Pasa también con el candombe, con las Llamadas.

24) ¿Viste las Llamadas por televisión? Da la impresión de que quisieron montar un Sambodromito.

Sí, pero no me molesta que hagan un Sambódromo si el candombe es como es, o como quiere ser. Pero ¿por qué hacen cuerpos de baile en los que bailan todos para acá y para allá? Es lo mismo que le pasó a la murga hace 25 o 30 años, cuando apareció la puesta en escena: puntuaba, y entonces había que hacer todo el tiempo algo, porque si no el que lo hacía te ganaba. Y en el candombe es lo mismo, todos tienen que hacer algo, y ¿qué va a hacer la bailarina mientras baila y avanza? Mucha cosa no puede hacer, entonces es pasito para acá, pasito para allá, brazo arriba... El concurso lleva a esas ridiculeces. Dicho con respeto, pero son ridiculeces.

“Hace 25 o 30 años apareció la puesta en escena: puntuaba, y entonces había que hacer todo el tiempo algo, porque si no el que lo hacía te ganaba”

25) De todas maneras, como espectador de toda la vida, yo digo: hoy las murgas cantan mejor.

Hay de todo. Depende... no hay una forma de cantar. Hay, claramente, formas de cantar mal, pero vos podés decir: "el sonido de las murgas de hoy se parece más a lo que yo estoy acostumbrado a considerar bueno como coro". Si ponés un coro de polinesios o zulúes, cantando y tocando el tambor a la vez, y una murga, y ponés un coro de iglesia, de repente el coro de iglesia te va a rechinar si estás acostumbrado a lo otro. Hablo de coro de iglesia como una caricatura de lo que es un coro afinado, con una impostación de voz determinada. La murga hoy se parece más a ese coro que antes, y nuestras cabecitas están absolutamente contaminadas por ese sonido y por considerar que eso está bien, que ese es el modelo que hay que seguir. Y mientras la murga estuvo en manos de gente que ni sabía lo que era un coro logró tener su personalidad propia; cuando la agarramos los que sabemos lo que es un coro, se empezó a parecer a un coro. Porque era el modelo que está en las cabezas de los tipos que hoy dirigen murgas: tiene que sonar como un coro, porque no tienen otro modelo. No saben cómo sonaban las murgas de antes y si las escuchan, no las entienden. Incluso nos pasó con Los Mareados: inconscientemente cambiamos canciones para hacerlas sonar con armonías más de coro. No es consciente, sino que en tu cabeza lo que está bien es eso. Vos agarrás una receta libanesa para hacer algo que acá no hay, con harina y grasa, y te sale una torta frita. Es eso.

26) Hace 30 años había muchos más tablados en Montevideo que ahora...

(Interrumpe) Cuando yo salí por primera vez, en unos humoristas, había 72. Y ya decían "se muere el carnaval, quedan 72 tablados nada más".

27) ¿Qué pasó? ¿Es un tema económico, porque los costos de poner un tablado son mayores?

Primero que hoy tenés un tablado que mete 12.000 personas y antes tenías 300 que metían 150. Imposible que haya tantos tablados, si hay tablados enormes o el Teatro de Verano se llena mucho más. Eso también tomó un modelo de otro lado, ya no es el tablado en la esquina con cuatro tanques y alguien que hacía tortas fritas o chorizos; tiene que ser un mega show o lo más parecido que se pueda. A la gente le gusta eso, ojo, no estoy diciendo que se le ocurrió a algún malvado, a la gente le gusta ir al Velódromo. Yo fui una vez sola como público al Velódromo, pero me encantaba ir a cantar ahí un sábado a las 10 de la noche, cuando estaba lleno.

28) ¿No crees que va menos gente a los tablados que hace 30 años?

Yo no creo que vaya menos gente. Es inmedible, pero no necesariamente, creo.

29) Mi impresión es que durante al menos un par de décadas el carnaval se fue quedando con un público de izquierda. Porque al que votaba a Sanguinetti no le gustaba ir al tablado a que le dijeran que era un tarado por eso.

Yo creo que mucha gente de izquierda también se fue del carnaval, hay un recambio de público y definirlo es un poco ambicioso. Pero conozco mucha gente que dijo "no voy más". Muchos me decían "lo único que me gusta es La Gran Siete", pero no por alcahuetes sino porque era algo distinto. Y estoy seguro que a cualquier murga más o menos rara le pasa lo mismo: hay gente a la que le va a gustar eso y nada más. Si hubiera más variedad vos tendrías más chance de ir a un tablado y, de las cinco cosas que hay, hubiera tres de esas raras que a algunos le gustan más. A eso me refiero con lo de la homogeneización del carnaval. Vos me podés mostrar hoy dos murgas y decirme que son distintas; bueno, son distintas según un criterio, según otro son iguales.

30) En 2016, en una columna en La Diaria escribiste: "Si decís que la Coca Cola es transgénica todo el mundo te va a aplaudir, pero nadie sabe bien qué tiene la Coca Cola".

Sí, la gente obviamente no investiga si lo que le dicen es verdad o no. Eso lo ves en las redes todo el tiempo. A la gente le gusta, si odia a Fulano -y Fulano puede ser una persona, una empresa o un sistema mundial- que alguien le muestre algo malo de él. Y si me lo muestran, no me voy a preocupar por corroborar si es verdad. Le pasó acá a una murga con las hamburguesas de Mc Donald's, que después resultó que no era. Igual nadie se entera que no era, tampoco quedás como un gil, pero es medio ridículo que venga la empresa y te diga: "No, mirá flaco, esto que decís no es así".

31) Este año pasa que Saltimbanquis hace un cuplé -"El cupletero de antes"- que está lleno de chistes políticamente incorrectos -homofóbicos, por ejemplo- y, más allá de la intención del cuplé, provocan la risa y el aplauso. Y el mismo público después aplaude a otro conjunto que critica todo eso.

Ah, sí. Los propios murguistas que cantan en esas murgas, imaginate la más correcta de todas, no sé cuál puede ser... subite a la bañadera y escuchá durante cinco minutos los chistes que se hacen ahí. La bañadera de una murga es la cosa más terraja que pueda existir sobre la tierra. Y en muy buena medida, la oposición a que actúen mujeres en las murgas no es por el coro o por el timbre, sino porque la bañadera es un recinto exclusivo de hombres, donde se pueden decir las ordinarieces más grandes, y a los hombres les da vergüenza decirlas cuando hay mujeres. Muchos de los argumentos que escuché en mi vida en contra de que hubiera mujeres en la murga, pasaban directamente por la bañadera y no por el tablado.

“A la gente le gusta, si odia a Fulano, que alguien le muestre algo malo de él. Y no se va a preocupar por corroborar si es verdad”

32) ¿Los murguistas, en general, son tipos que van y cantan lo que vos les escribas, sea blanco o negro?

Sí... no sé... tiene que ser muy extremo para que un tipo diga "me voy de la murga porque no voy a cantar eso".

33) ¿Lo viste alguna vez?

Alguna vez me pasó que uno dijera: "Mirá, esto no puedo cantar, porque yo laburo de esto y queda muy feo" (se ríe). Y cambiamos la letra, era una estupidez.

34) El murguista que este año sale en una murga y el año que viene en otra porque la propuesta económica le conviene más, ese canta lo que le escriban.

Bueno sí, los propios letristas. Los letristas tradicionales escribían para Araca o para Los Saltimbanquis, y vos decías ¿cómo hace? El carnaval es mucho más mercenario de lo que parece; la gente piensa que hay murgas idealistas y murgas fascistas, pero es una licuadora, pasan de un lado para otro como si fuera...

35) Hay como una gran hipocresía en el carnaval.

Y fuera de él... Cuando se dice "en carnaval hay mafia" o "hay hipocresía, te dicen una cosa y hacen otra". Son todas descripciones del Uruguay, o del mundo, o de esta época. Nunca vi que en carnaval se exacerbara esto, simplemente se ve más, porque el carnavalero es como el jugador de fútbol: habla y... no está hecho para eso. El carnavalero es un loco que labura en una oficina o cargando cajones y un día le ponen una cámara de televisión adelante, focos, y le dicen "¿qué piensa de la corrección política?" (se ríe) ¡Te dice cualquier cosa! Porque además se siente obligado a contestar. A mí me preguntan sobre la estructura atómica del no sé qué y digo "no tengo idea", pero hay gente que se siente obligada y empieza a hablar y dice algún disparate y se arma un quilombo en torno a eso. Cuando el error fue ponerle la cámara y preguntarle eso a esa persona.

“El carnaval es mucho más mercenario de lo que parece; la gente piensa que hay murgas idealistas y murgas fascistas, pero es una licuadora”

36) ¿Hacías plata con el carnaval?

No, no. Unas decenas de miles de pesos, ponele, y otro tanto por derechos de autor cuando escribía música además de letras. Eso en seis meses de laburo, porque empezás en junio y terminás ensayando todos los días y escribiendo todos los días. No es plata. No lo noté, porque además gastás tanta plata en carnaval... yo pensé que dejar de salir iba a ser un agujero bárbaro en mi economía y no noté nada. Se ve que todo lo que ganaba lo gastaba.

37) En una época había murgas que se decían "cooperativas". ¿Lo eran realmente?

Y no sé, no tengo idea. Un poco sí y después se fue desdibujando porque fueron cambiando los integrantes y cuando van quedando algunos más viejos viste que dicen: "Bueno, los que sabemos somos nosotros, vamos a dejarnos de joder con la cooperativa". Pero no sé, cada murga tendrá su historia. Cuando La Gran Siete nació, se llama Murga Cooperativa La Gran Siete, y el Pepe Veneno me dijo un día: "Bo, son unos terrajas, no se pongan 'cooperativa'; sean cooperativistas si quieren, pero no se pongan el nombre". Y tenía razón, le sacamos el nombre.

38) El tango "Chorra", versionado por Los Mareados, fue incluido en 2015 en la banda de sonido de la película Focus, con Will Smith. ¿Cómo empezó esa historia y qué les dejó?

Fue así. A Bizarro Records le llega, antes de la película, un pedido de hacer un arreglo con una empresa de cine de Estados Unidos, que no se sabía cuál era, para usar música (grabada por ese sello). Era un acuerdo general, por los discos de Bizarro, no por la música en particular de Los Mareados, y la plata que pagaban era una miseria. La música que usaron (para la película) la sacaron de Youtube, era otra versión en vivo que hicimos con Francis Andreu. Me pareció raro porque no era buena. Es cierto que en la escena había ruido de autos, pero esas cosas de decir "quién se va a dar cuenta" yo pensé que las pensaba yo cuando iba a grabar un disco, no pensé que lo mismo hacían las compañías estadounidenses (se ríe). Les pedimos más guita, hubo un amague de juicio porque la versión esa no estaba autorizada para ser usada, y al final nos dieron más guita y se acabó.

39) ¿Tuvo alguna otra repercusión para ustedes?

No, no. Acá tuvo cierta repercusión porque era rarísimo que un grupo uruguayo estuviera en una película de ese tipo. El que se dio cuenta fue un periodista de El País que estaba en Estados Unidos, en la avant premier y de repente vio que empezaba a sonar una murga y dijo "¿esto qué es?"

40) En la sección "El chismógrafo", del blog "Etcétera" de Emiliano Tuala, te preguntaron en 2012 a qué político uruguayo nunca votarías para presidente y contestaste "a Tabaré Vázquez". ¿Es verdad?

Lo voté. No me gustó votarlo porque no me cae bien, pero acá votamos no "a favor de", sino para que no venga otro. Lo dije no en el sentido verdadero, sino para dar manija para que no fuera candidato, probablemente. O andá a saber... ni me acuerdo. No me cae bien, pero uno no vota a una persona, vota un futuro probable y eso no depende solo de la persona a la que votás. 

Montevideo Portal | Gerardo Tagliaferro
Fotos: Juan Manuel López