Las 40
De poetas y locos

Las 40 de Agustín Lucas, el futbolista poeta que lidera la rebelión contra la directiva de la Mutual

“La cárcel está llena de jugadores de fútbol de las divisiones inferiores, gurises a los que la frustración les pegó feo”. Por Gerardo Tagliaferro.
17.10.2017
2017-10-17T00:00:00

"Si uno busca 'Agustín Lucas' en Wikipedia no encuentra nada en español, pero sí en alemán, y es información sobre vos. ¿Cuál es la explicación?" Agustín mira hacia abajo y sonríe. El bullicio en el bar poblado de estudiantes de la vecina Facultad de Psicología amenaza transformar la grabación en un dolor de cabeza. Acerco los dos grabadores que últimamente llevo a cada entrevista, por las dudas, para que la respuesta a esa pregunta no desaparezca tras la cortina de ruido. Por fin levanta la vista: "Me dijeron eso... no tengo idea. Yo participé en una tesis sobre tango, de una alemana que estudiaba Letras. Es lo único que se me ocurre, que de repente para la tesis haya subido algo a Wikipedia. Pero no sé".

Me parece que ésta es la mejor manera de presentar a Agustín Lucas, un espécimen de la fauna futbolera que no encaja en ningún casillero, a tal punto que a alguien -que ni siquiera sabe quién es- se le ocurrió escribir sobre él en Wikipedia, pero en alemán.

Ahora, cuando usted lee esto, ya se sabe si el movimiento Más Unidos Que Nunca (MUQN) resolvió parar el fútbol hasta que la Mutual de Futbolistas llame a asamblea para discutir la continuidad de su directiva. Lucas es uno de los referentes de ese grupo. Grupo es un decir, porque aparentemente todos los futbolistas de todos los planteles de Primera y Segunda División forman parte de él. Y si alguno no lo integra o no está de acuerdo con sus postulados, nadie se enteró.

Agustín Lucas es un zaguero con pinta de recio, que se inició en Miramar Misiones -club del que además es hincha- y que después de andar por otros lados, aquí y afuera, hoy juega en Albion, el decano del fútbol uruguayo que es eterno animador de la vieja C, la Segunda División Metropolitana, amateur por donde se la mire. Lo atípico del recio zaguero es que escribe poesía y la recita en cantinas, vestuarios y cárceles, además de hacer talleres para estudiantes liceales, futbolistas o presos sobre el milagro de la escritura. Ha publicado cuatro libros y coordinado otro, "Pelota de papel", en el que escribieron futbolistas de distintos medios. Tiene un blog llamado "Tapones de Fierro", integra el colectivo "Nada crece a la sombra", que busca ayudar a la reinserción de gente privada de libertad, participó del último Ted Ex Montevideo y fue el único hombre que expuso en el evento "Feminismo y Futuro", desarrollado este año en el Teatro Solís. Además, tiene opiniones políticas y las expresa, aun en ámbitos donde eso no está muy bien visto.

¿Cómo se une todo esto con el fútbol? A través de una pancarta que las transmisiones de Tenfield no querían mostrar.  

Por Gerardo Tagliaferro
tagliaferro@montevideo.com.uy

 

1) ¿No hay ninguna posibilidad, a esta altura, de un acercamiento, un diálogo entre los futbolistas nucleados en Más Unidos Que Nunca con la directiva de la Mutual?

No sé... el otro día vi que Saravia dijo que nosotros nos negábamos al diálogo y en realidad es él quien se niega. Pone por delante la cuestión de si somos asociados o no, cuando en realidad esa referencia me parece bastante pobre. Uno no deja de ser maestro porque no está ejerciendo, o no deja de ser jugador de fútbol porque no tiene club, o porque está jugando en la C. Tampoco deja de serlo cuando está en el exterior, que tampoco está asociado directamente.

2) En esta sección, Saravia dijo concretamente que vos no sos afiliado a la Mutual.

No, porque estoy jugando en la C y no tengo contrato profesional. Es un argumento muy liviano.

3) No sos afiliado porque no te lo permiten, decís.

Tendría que hacer un trámite y pagar la cuota, una cosa así, pero es más o menos el mismo trámite que tiene que hacer la Mutual, según el Estatuto, que es que te tienen que enviar una notificación diciendo que ya no sos socio. Si no, seguís siéndolo. Entonces, es meterse en un tecnicismo... en realidad los que se negaron al diálogo fueron ellos cuando nosotros establecimos un puente con el PIT-CNT y dijeron que no porque estábamos nosotros presentes (N de R: se refiere también a Santiago "Bigote" López). Creo que es claro quién está para el diálogo y quién no, y cuáles son los argumentos de uno y otro.

4) Cuando ustedes hicieron la movilización frente a la Mutual, tanto en febrero como hace pocos días, Saravia dijo: "la puerta de la Mutual estaba abierta ¿por qué no entraron?"

Qué sé yo... ese no era el objetivo de la manifestación, el objetivo era otro. Me parece que a veces se agarran de cosas por falta de argumentos. Creo que las cosas hablan por sí solas, no me interesa confrontarlo. Tampoco me interesa ser amigo de él, no es una cuestión personal. No tengo nada que cuestionar personalmente a Saravia porque no lo conozco, cuestiono su gestión porque responde a intereses que no son los mismos que tenemos la gran mayoría de los jugadores, como quedó demostrado el otro día. ¿Intereses? Tengo 300 pesos en el bolsillo, ando así. No me interesa la plata, me interesa otra cosa. Me interesa la realidad. entonces me parece que poner ese tipo de cosas en tela de juicio, para mi gusto es bastante liviano.

5) Si mañana alguien del MEC, o del PIT-CNT o de donde fuere, propone una mesa de diálogo, ¿ustedes qué contestan?

Eso lo decidimos en reunión.

“Tengo 300 pesos en el bolsillo, ando así. No me interesa la plata, me interesa otra cosa”

6) ¿En reunión de quiénes? ¿Hay una comisión directiva o algo por el estilo?

No, no, reunión redonda, a veces manos (alzadas) y cuando nos ponemos intensos dialogamos y discutimos. Esa es la riqueza más grande que tenemos. Hay por lo menos uno por plantel, y habemos algunos que estamos en la situación que hablábamos recién, algunos ex y otros que estamos ahí, en el umbral.

7) Sorprende el grado de adhesión de los futbolistas a todas las movilizaciones que han hecho: las pancartas en los partidos, las manifestaciones... Uno desde afuera piensa que el ambiente del fútbol es complicado, con cabezas que muchas veces andan por otros lados... ¿cómo se logra una adhesión tan fuerte a una lucha reivindicativa?

(Piensa) Son dos cosas distintas. Una es cómo se logra la adhesión de tanta gente y otra que las cabezas del fútbol son un poco distintas. Yo ahí te voy a cuestionar una cosa: las cabezas de los periodistas son un poco distintas también. Pero cómo se logra la adhesión, en realidad... hay algo de la marcha que me parece importante y que es la alegría. Es una marcha alegre, la gente se ríe, nos encontramos con los que compartimos un año todos los días, y después no nos vimos más. Entonces nos encontramos ahí, conversamos, nos reímos, nos acordamos de cosas, nos vemos en una situación nueva. Yo voy a la Marcha del Silencio desde que está, hace veintipico de años, pero hay otros gurises que no tienen esa experiencia, y nos encontramos entonces en una situación nueva, y cuidamos que ese sea un encuentro para todos. Yo creo que hay algo que tiene que ver con la adhesión, que es la mirada. Hay una mirada que no tiene intereses, que es honesta, y hay una voz que es contemporánea, una forma de hablar y un lenguaje que es acorde al vestuario de hoy. Para mí pasa por ahí la adhesión, por una búsqueda de que algo cambie, porque es urgente que algo cambie.   

8) ¿Crees que esto está generando una conciencia en el futbolista que no existía, o al menos que estaba dormida?

Una nueva conciencia. Creo que sí. Nosotros somos gente de entre 20 y 35 años más o menos, entonces somos jóvenes, tenemos la misma edad de esta gente que está en el bar, en la facultad, una edad en la que uno empieza a cuestionar mucho a los de arriba y a decir "¿qué hacen ustedes por nosotros realmente?" Pasa en los centros de estudiantes, en las universidades, en los salones. Es eso, nosotros formamos parte de esa generación. Que haya un sistema que nos oprime y nos hace vivir dentro de una burbuja durante casi toda nuestra vida, es otra cosa por la cual tenemos que luchar y transformar. Es verdad también que hay un antes y un después del maestro Tabárez y quizás una conciencia generada a través de ese grupo de laburo que son los jugadores de la selección, y me parece que en general hay como un cambio de paradigmas en el futbolista. Que no quiere decir que lo de antes era un desastre y lo de ahora es genial. Hay que recuperar los valores que hemos tenido toda la vida, resaltar los de ahora pero también trayendo lo que había antes.

9) No te quiero hacer discutir con Saravia a través de mí, pero él representa a la otra parte en conflicto y ha dicho: "en un vestuario hay algunos que llevan la voz cantante y los demás hacen lo que ellos dicen". Vos decís que no es eso lo que está sucediendo.

No, no es eso en absoluto.

10) ¿No te siguen a vos porque sos un tipo carismático, que ejerce un liderazgo?

Mucha gente ejerce supuestamente liderazgos y no siempre son seguidos. Eso en realidad es subestimar a tu propia raza, me parece, no acceder a ser cuestionado. No es fácil ser cuestionado. Me parece que esa es una forma de eludir el cuestionamiento. La transparencia y la honestidad están en recibir el cuestionamiento y autocriticarse. Y a partir de ahí, contemplar al resto con otra amplitud.

“Estamos en una edad en la que uno empieza a cuestionar a los de arriba y a decir ‘¿qué hacen ustedes por nosotros realmente?’”

11) ¿Buscan el poder dentro del fútbol uruguayo?

Yo no.

12) Sin el poder es difícil cambiar algo. ¿O no?

Bueno... sí obvio, eso es verdad. Nosotros peleamos por tener un lugar en las decisiones que nos competen. Si eso es poder, bueno, entonces queremos el poder.

13) Saravia dijo que la movilización de "Más unidos que nunca" empezó cuando fracasó el intento de Nike por ser la empresa que vista a la selección.

Decir eso... esto no empezó con Nike, empezó cuando los jugadores se juntaron y empezaron a preguntarse cosas. Y ese es el miedo más grande que tienen quienes están en el poder: que la gente se junte, piense, dialogue y se manifieste. Esa es una realidad mundial que a todos nos compete.

14) ¿Qué ha cambiado en los vestuarios en este tiempo?

Para mí hay un cambio de paradigma cultural, que se traduce gráficamente en el voto, en resolver democráticamente y por mayoría. Yo no sé lo que pasa en el vestuario de El Tanque, no estoy ahí, tengo mi realidad en Albion. Pero lo que recibo de los voceros de los vestuarios es eso. No sé si antes no se discutía, pero ahora hay como otros oídos que se prestan, otras voces que aparecen y otros conceptos como el del trabajo, el de la democracia, el de votar.

15) ¿Por qué no esperan las próximas elecciones, arman una lista y se presentan?

No sé... de alguna forma estamos esperando, pero mientras esperamos actuamos. No nos podemos sentar a que nuestras ideas y nuestro espíritu de diálogo, que es lo que está primando en este momento, se apague porque falta un año y pico para las elecciones. La juventud está en efervescencia y a eso hay que prestarle atención ahora. Y el ahora quiere decir "tenés que correrte porque tu gestión responde a intereses de otros, y no los nuestros, correte porque acá venimos nosotros". Esa es la cuestión. Es una realidad que está expresada en la masividad, en la adhesión, que significa sentirse representado o no sentirse representado.

“Hay como un cambio de paradigmas en el futbolista. Que no quiere decir que lo de antes era un desastre y lo de ahora es genial”

16) ¿Puede terminar esto en la creación de otra gremial?

No, no, personalmente eso está descartado, y me parece que en lo colectivo ni siquiera está planteado. Eso fue un comentario que surgió en su momento y quedó resonando porque quizás hay cosas que es necesario que queden resonando. Pero en este momento no está en discusión. Nosotros hemos aprendido un montón sobre el gremio, sobre el sindicato, sobre manifestarse, sobre el laburo, entonces me parece que lo más acorde ahora es pelear por nuestro gremio.

17) Aquí hay un actor al cual claramente ustedes están enfrentados, que es Tenfield. Y supongo que hay futbolistas que están representados por el dueño de Tenfield, Paco Casal, o su grupo. ¿Ha habido presiones sobre ellos? ¿Se manifiestan libremente, acompañan?

Creo que presiones ha habido de todo tipo. Poner en tela de juicio que nosotros falsificamos firmas o pedimos firmas para una cosa cuando en realidad eran para otra, es ejercer una presión y poner en tela de juicio cómo somos como seres sociales. ¿Somos unos mentirosos? ¿Cagamos a los nuestros?

18) ¿Participan activamente del movimiento jugadores representados por Casal?

No lo tengo muy claro. Por lo menos cuando vamos a las reuniones no lo nombramos a Paco Casal, estamos en otra cosa. Que hayan existido presiones, no lo dudo, han existido de todo tipo y color, algunas explícitas y otras que no las ve nadie.

19) ¿No ha habido ningún jugador que haya dicho "yo estoy de acuerdo pero estoy presionado porque soy representado por Casal"?

Lo que pasa es que las cosas que se discuten en los planteles o se comparten porque llegan a nuestro grupo se tratan como si fuera un vestuario más grande: hay cosas que nunca van a salir de ahí. Pero sí, existen presiones. Así es el mundo de la política, y por lo tanto así es el mundo total.

20) ¿A vos te cortaron la posibilidad de seguir jugando en Miramar, club al que defendías y en el que te formaste?

Sí.

“Peleamos por tener un lugar en las decisiones que nos competen. Si eso es poder, bueno, entonces queremos el poder”

21)   ¿Por tu actuación como referente de Más Unidos Que Nunca?

La directiva de Miramar responde a Tenfield. El expresidente lo dijo en una reunión con nosotros: "el club existe gracias a Tenfield". Entonces, si respondés políticamente a esa postura, obviamente no vas a estar de acuerdo en que yo esté ahí. Pero además, su actitud y mi actitud son las mismas que teníamos cada uno todos los días en el "mundo Miramar", que es bastante chico y nos conocemos todos. A mí me conocen desde que tengo 14 años, y conocen a toda mi familia. Dentro del grupo sucedieron cosas que eran pelear por nuestros derechos, manifestarnos, reclamar, y eso mismo también provocó la ruptura. No fue necesario Tenfield.

22)   ¿Tienen contacto fluido con los jugadores de la selección que están en el exterior?

Sí, es lo mismo. Están en los grupos de Whatsapp y los que más hablan son los que tienen más afinidad, como yo hablo con el "Bigote" (Santiago López). Están al tanto de todo, lamentablemente no pueden estar físicamente, que sería también muy rico para todos. Esa es una de las riquezas de este movimiento: poder hablar de igual a igual, porque hablamos exactamente el mismo idioma.

23)  En la proclama que leíste en la movilización de la semana pasada frente a la Mutual, en la que se habló de que participaron 600 futbolistas, se dijo que la directiva del gremio utiliza el dinero social "con fines dudosos". ¿A qué se refieren?

Por ejemplo el préstamo a El Tanque (para pagar los sueldos de los futbolistas y poder empezar el campeonato). Eso se hizo sin preguntarle a los socios y con la potestad de tomar medidas gremiales anulada por la asamblea. Obviamente, lo que tiene que pasar es que los jugadores de El Tanque cobren, y si el gremio va a utilizar su dinero para eso, capaz que me parece bien. Pero primero preguntame. Ahí es cuando empiezan a confundirse las cosas: ¿quién es el gremio? ¿los dirigentes? Me parece que no, son los jugadores.

24) ¿La directiva no tiene potestades para tomar una decisión de ese tipo?

(Piensa) Para mí no. Para mí es una aberración lo que hicieron. Capaz que mañana me traes un librito y me decís "mirá acá en el número tal punto tanto dice que lo pueden hacer". Ta, bárbaro, no leí la letra chica, yo leo poesía, pero para mí es una aberración.

25) ¿En la adolescencia, cuando jugabas en inferiores, no te hacían bullying por ser "el poeta", y por lo tanto el distinto, el raro en el ambiente del fútbol?

Lo que pasa es que los jugadores lo toman de una manera, los técnicos de otra, los dirigentes de otra. Mis compañeros, los jugadores, son un público fiel y escucha. Yo voy a los liceos ahora a laburar y me encuentro con ese tipo de cosas que decís. Quizás el unir la poesía con el fútbol ayuda a que los gurises entiendan que no es una cosa de otro mundo. La poesía es una cosa cotidiana... y no estamos muertos, estamos vivos. Pero en los vestuarios no, cuando salió mi primer libro tenía 21 años y me dieron en el Ministerio de Turismo y Deporte una medalla al mérito y mis compañeros fueron.

“Uno juega al fútbol como es en la vida, y los clubes son como son políticamente”

26) Llevaste a todo el plantel de Miramar Misiones a Buenos Aires a la presentación de "Pelota de papel", un libro de cuentos escritos por futbolistas que vos coordinaste.

Sí, eso fue como un punto de inflexión realmente para todos los que hicimos ese viaje. Algo pasó ahí. Es como dice Hermann Hesse: "el pájaro rompe el cascarón; el cascarón es el mundo; para nacer hay que romper el mundo". Nosotros rompimos un mundo, atravesamos algo y volvimos. Es lo que pasa con el arte en el fútbol y esa es la intervención real de la poesía, por ejemplo, en el vestuario. El vestuario es una porción del barrio, y si yo me pongo a recitar poesía para gente de una facultad o que escucha poesía, llega un momento en que ya ni te escucha. Tienen tanta información que ya ni te escuchan. En los barrios pasa otra cosa, corre otro tipo de información y quizás esa información está más vinculada con la violencia, por ejemplo, y no con la belleza. O con la belleza de la violencia, porque también por algo de pendejito te hacés el malo.

27) ¿Al mundo le falta poesía?

Le falta sí. Entonces, ir a leer poesía a las cantinas de barrio -voy a todas las cantinas de barrio a las que me inviten- es realmente trascender con el lenguaje, es meter el lenguaje en un lugar donde generalmente no está. En el barrio, la poesía sale de la vereda, pero es difícil que alguien esté recitándola. Entonces cuando lo hacés, el público te valora de otra manera. Y el vestuario es una porcioncita de eso. Hay mezcla de clases sociales en el vestuario, pero es como pensar en el contexto crítico. ¿Cuál es el contexto crítico? ¿Las casa de chapa? ¿Y el de los ricos que dejan a los gurises todo el día fuera de la casa, en los colegios, en el inglés y comiendo en McDonald's? ¿Eso no es crítico? Es crítico también, pero no tienen hambre. Ahora, tampoco tienen acceso a esa parte de la cultura, y al arte.

28) Vas a las cárceles también. ¿Qué hacés ahí?

Un poco de todo. Somos un colectivo, "Nada crece a la sombra", formado por artistas, gestores, sociólogos, psicólogos, fotógrafos y laburamos con herramientas socioculturales: el rap, la radio, la huerta, el fútbol. Hacemos talleres de rap y últimamente de fútbol. Es una militancia también el tema de laburar en el encierro, hay trabas y entonces hay que hacerlo de una forma que realmente tenga impacto y no sea una cosa así, que vamos cada tanto a jugar a la pelota.

29) ¿Entra la poesía en la cárcel?

No, ya está adentro. Está lleno de raperos.Está lleno de jugadores de fútbol de las divisiones inferiores, gurises a los que la frustración les pegó feo. Y realmente no hay un laburo ahí, al fútbol le falta un laburo con el gurí que queda afuera, que no juega, que es la mayoría ¿no?

30)  Sos hijo de un preso político que estuvo 8 años en el penal de Libertad. ¿Qué tiene que ver él con tu vocación y tu actividad?

Y, yo creo que mi viejo y mi vieja, ambos por igual y desde diferentes lugares, son un privilegio. Desde tomar la teta hasta comer cuatro comidas por día, hasta poder ir a una clase de plástica antes de ir a la escuela. Y después, acompañar... con mil errores, hasta el día de hoy los tienen, pero nos adoramos. Lo más importante ha sido la libertad, tanto a mí como a mi hermano, acostarse con los huevos en la garganta pero confiar en que andamos en una vuelta que no está mala. Y eso creo que es lo más importante: dar confianza, y no tratar de meter la vida en un carril y que los gurises vayan por ahí. Vayan por donde quieran.

“Estamos tratando de entender qué bicho laboral somos, o qué bicho político somos”

31) ¿Sos un militante político?

Sí. Pero milito en una organización social, "Proderechos". Esa es mi militancia. Y después en otro tipo de mini emprendimientos que son acordes a un pensamiento de izquierda, y que tiene que ver con la crítica y con la transformación. Ese es mi rollo.

32)  ¿Cuál es el punto o la franja de contacto entre tu militancia por cambiar cosas en el fútbol y la política?

Es lo mismo en realidad. Uno juega al fútbol como es en la vida, y los clubes son como son políticamente. Generalmente eligen los jugadores de acuerdo a una política, a una forma de ser. Las decisiones instantáneas, como si la tirás afuera o no la tirás cuando hay uno lesionado, son decisiones políticas; simular una falta o no, es una decisión política; protestarle al juez de una determinada forma es una decisión política; pegar un cabezazo en el pecho, como pegó Zidane, es una decisión política. ¿Se entiende?

33) ¿Podés plantear en una reunión del plantel que integrás salir a la cancha con una pancarta que diga "dónde está Santiago Maldonado"?

En Albion lo hicimos y ni siquiera lo planteé yo; lo planteó Santiago, que es el arquero. En algunos casos no había información y la hicimos circular por whatsapp, artículos y cosas para leer. Empezaron a aparecer otros artículos que decían cosas contrarias y lo discutimos en el vestuario y tomamos la decisión de entrar con la bandera. Y la bandera se mantiene.

34) ¿Te imaginás a los jugadores de fútbol de Primera División, de la misma forma que salieron con pancartas con reivindicaciones propias, saliendo con una que diga "dónde está Santiago Maldonado"?    

Sí.

35) Pero no se ha hecho.

Porque lo estamos discutiendo. Estamos discutiendo cómo somos, cuáles son realmente nuestras posturas, en qué confrontamos, en qué estamos de acuerdo. Nos estamos conociendo.

“-¿Crees que este gobierno está atado a los intereses que han dominado en las últimas décadas el fútbol uruguayo, y concretamente a Paco Casal?

-Sí”

36) Muchos seguramente dirán "no metamos la política".

Sí, por eso digo, estamos en un momento de concientización. Pero no es que yo o tal o cual estemos concientizando. Entre todos lo estamos haciendo, estamos tratando de entender qué bicho laboral somos, o qué bicho político somos. Descubriéndonos en cómo funciona la raza, de alguna manera. Los abogados son de determinada manera, los periodistas generalmente son de determinada manera, nosotros debemos reconocernos también como masa realmente. Y de repente animándonos a romper con determinados estereotipos.

37) Hace unos días diste un paso, para mí, riesgoso. Dijiste, hablando de la organización del mundial 2030, "no nos vamos a meter a organizar algo con Macri". ¿Qué quisiste decir?

Como gurí de barrio que soy e hijo de gente del interior y amante del fútbol por naturaleza, me encantaría ver un mundial en Uruguay. Ahora, ponernos a hacer un negocio -porque el mundial es un negocio- en el que ni siquiera sabemos las consecuencias, y ese negocio es con Macri... las consecuencias las vemos todos los días. Y vemos que está faltando un gurí que tiene mi edad, y que no sabemos dónde está. No sabemos nosotros, porque hay gente que sí sabe. Entonces, a mí eso me da terror. ¿Vamos a arriesgarnos a que un gobierno como el de Macri tome decisiones que tengan que ver con arrasar favelas, como en Brasil? Dicen "no, en Uruguay no va a pasar". Y si pasa en Argentina ¿qué? ¿No es tema nuestro? ¿Van a hacer dos estadios Centenario más y los dejarán morir, como está muriendo Maracaná? Va por ahí el cuestionamiento. Lo de Santiago Maldonado me parece que es icónico, y creo que hay que tenerlo en cuenta como rioplatenses y como seres humanos. Nos falta un gurí que tiene 30 años, como faltaron miles hace un montón de años. Mañana puedo ser yo. Yo también agarro la pancarta y voy al frente, y lo voy a seguir haciendo.

38) ¿Este gobierno te representa?

(Piensa) A este gobierno lo voté todas las veces y soy de la generación que no ha perdido una elección. Y lo voy a volver a votar. No voy a dejar mi decisión ni mi derecho al voto a la deriva para que agarre una persona como Macri, por ejemplo. ¿Críticas? Un millón y medio. Pero bueno...

39) ¿Crees que este gobierno está atado a los intereses que han dominado en las últimas décadas el fútbol uruguayo, y concretamente a Paco Casal?

Sí. Todo está atado a los intereses de los que dominan el fútbol. Ahí está el gran problema: entender que la lucha de los jugadores es también la lucha de la gente por ir a sentarse a ver un partido más cómodamente. Por tener un baño más digno, por tener rampas para que entren las sillas de ruedas... Todas esas cosas engloban a un fútbol mejor.

40) Si el gobierno está atado a esos intereses, entonces el panorama es sombrío.

El panorama es de lucha. Lo que pasa es que es sorprendente que nadie se manifieste. Pero ni siquiera a favor, que nadie diga ¿qué está pasando acá? Eso me resulta muy sorprendente. Sin embargo sé que hay muchos actores que están de acuerdo con nuestra movilización y les cae simpática nuestra lucha. Pero no lo dicen. De todas formas me pregunto ¿realmente es sombrío el panorama? Somos entre 40 y 50 jugadores juntándonos todas las semanas y preguntándonos cosas. Ahí me parece que hay luz. Y durante esa semana esa luz se traslada a los vestuarios, y en unos tiene más recepción, en otros menos, en otros están recolgados... ese es un panorama de luz.

Montevideo Portal | Gerardo Tagliaferro
Fotos: Juan Manuel López