Economía
Hablando en plata

Industriales advierten pérdida de competitividad ante aumento de salarios

El presidente de la Cámara de Industria, Gabriel Murara, planteó que las nuevas pautas salariales van a complicar el empleo en el sector. El Ejecutivo llevará a los Consejos de Salarios la propuesta de acuerdos o convenios colectivos a 24 o 30 meses, con ajustes semestrales.
14.03.2018 09:15
2018-03-14T09:15:00

El presidente de la Cámara de Industria, Gabriel Murara, dijo a Radio Carve que las pautas salariales dispuestas por el gobierno están por encima de la inflación, cuando el sector está estancado.

Murara dijo que si se alcanza una inflación del 5% y se tiene la pauta más baja al 6.5% hay una recuperación que la industria no está en condiciones de otorgar.

“Aspiramos a mantener el salario y antes del salario mantener los empleos y mantener las empresas. Esto no va a ayudar en ese sentido”, agregó.

Murara dijo que las pautas implicarán una “pérdida de competitividad”, dado que en 13 años la inflación ha sido 150% y los salarios en la industria han subido entre un 350 y un 370%.

Este martes, el Gobierno presentó, en cadena de radio y televisión, las pautas propuestas para la séptima ronda de Consejos de Salarios. Hablaron, en representación del Ejecutivo, el subsecretario de Economía, Pablo Ferreri, y el ministro de Trabajo, Ernesto Murro.

Ferreri realizó, antes de la presentación, un balance de los logros alcanzados en la sexta ronda, a los que calificó como "positivos", porque "se preservan los ingresos reales y van de la mano con el descenso de la inflación".

El funcionario señaló que, en el último período, el salario real creció, y el Índice de Precios del Consumo se ubicó dentro del rango meta, y destacó que las pautas salariales son un piso para la negociación entre partes que ha venido dando resultados.

En ese sentido, apuntó que el Índice Medio de Salarios del sector privado ha evolucionado alineado con los aumentos propuestos para los sectores de mayor dinamismo, y agregó que el salario real creció ininterrumpidamente en los últimos 13 años, con un incremento real acumulado superior al 55%. Al mismo tiempo, el salario mínimo, en términos reales, se ha multiplicado casi por cuatro.

En ese contexto, explicó, preocupa el mercado de trabajo, en el que es difícil mantener los niveles de empleo. La tasa de empleo cayó en los últimos tres años, y la tasa de desempleo aumentó, especialmente entre los trabajadores de menor calificación. Ferreri dijo que, en esta nueva ronda de salarios, hay una "desmejora", respecto a la negociación anterior, de 2015, que "hay que atender".

Ernesto Murro, ministro de Trabajo, dijo, a su turno, que la séptima ronda de negociación colectiva será "la más grande de la historia", y que es "preocupación" del Gobierno, porque "importa a toda la población".

Para el Ejecutivo, esta ronda tiene como objetivos mejorar los niveles y la calidad del empleo, promover aumentos salariales diferentes para aquellos que ganan menos y para las empresas que están en distintas situaciones, proteger lo mejorado en materia salarial en los últimos 13 años, y continuar promoviendo la negociación colectiva en diversos aspectos, más allá de los salariales.

Al respecto, el Gobierno propone acuerdos o convenios por plazos mínimos de entre 24 y 30 meses, con ajustes semestrales, aunque, si las partes alcanzan acuerdos, estos podrían ser anuales.

El piso de los aumentos propuesto por el Ejecutivo será de 6,5%; 7,5% y 8,5%, dependiendo de si el sector experimenta problemas económicos, se encuentra en niveles medios o es más dinámico. Además, se prevén aumentos mayores para los salarios más bajos, que son los que se ubican un 25% por encima del Salario Mínimo Nacional, con diferencias de acuerdo al sector.

Estos guarismos y sus correctivos previstos tienen como fin que no se pierda salario real. Por ello, se aplicarán, de ser necesarios, correctivos a los 18 meses y luego al final del convenio. Además, habrá una salvaguarda, que prevé que, si en el período de 12 meses el IPC supera el 8,5%, se aplicará, previo acuerdo entre las partes.

Murro destacó que el Salario Mínimo Nacional está en su máximo nivel desde el restablecimiento de la democracia, y es voluntad del Gobierno "seguir mejorando". Como cambio previsto, se propone que los aumentos, que venían siendo anuales, pasen a ser semestrales desde 2019, y que, a partir de enero del año próximo, se ubique en $ 15.000.

En otro orden, se seguirá apostando a la formación profesional, la capacitación, la culminación de estudios y acreditación de saberes. También se buscará que, este año, la totalidad de los Consejos de Salarios tengan cláusula de género, así como una mejora en las ya aplicadas.

Se avanzará también en términos de seguridad y salud laboral y prevención de conflictos, y se trabajará para brindar a los trabajadores un mayor acceso a los bienes culturales y artísticos, el acceso al transporte a los lugares de trabajo, y en el fomento de hábitos de vida saludables, tanto en alimentación como en ejercicio.

El gobierno impulsará también un aumento de la productividad, proporcionando indicadores que la estimulen, y pretende avanzare en la actualización de categorías y descripciones de tareas, ya que algunos sectores no se actualizaron en 50 años.

"Queremos seguir mejorando en el camino de crecimiento de la economía, pero con justicia social", subrayó el ministro.

Montevideo Portal