Política
Una mano lava la otra

Fiscal Jorge Díaz: “Me tiene un poco podrido eso de que la Policía tiene las manos atadas. No es así”

El fiscal de Corte instó a la Policía a trabajar en conjunto con la Fiscalía porque, de lo contrario, “el partido lo gana el otro cuadro”.
13.03.2018 15:02
2018-03-13T15:02:00

El fiscal de Corte Jorge Díaz instó a comprender el problema de la inseguridad como una totalidad, y apuntó que no se soluciona con mayor presencia policial. Entrevistado en el programa Pisando fuerte de Metrópolis FM, Díaz opinó que "como sociedad hemos ido perdiendo un conjunto de valores que impactan en los temas de seguridad".

El funcionario señaló que la política de seguridad tiene cuatro áreas: la prevención, la represión, la investigación y la persecución penal, y que la primera de ellas "no es solamente el patrullero en la esquina", e involucra educación, políticas sociales y otros aspectos "que hacen a la cultura de una sociedad".

"Me preocupa el paso previo a los patrulleros, en los factores culturales, educativos", dijo Díaz, y recordó que, en 2007 ya se hablaba del sicariato; en ese momento era "impensable" que en Uruguay hubiera gente capaz de recibir dinero para hacer daño o matar a otras personas, y poco tiempo después "la oferta se encontró con la demanda", porque "los ajustes de cuentas son ajustes entre organizaciones criminales, y quienes las ejecutan son sicarios, gente que percibe un beneficio económico por hacerle daño, mal a otro".

Para ello, sostuvo, la educación es el principal factor de prevención. Al respecto, dijo que, en televisión, la oferta de series y películas es acaparada por temáticas violentas, de homicidios y narcotraficantes, y "cierto tipo de delincuente dejó de ser un sujeto deplorable, y pasó a ser, para muchos sectores de la sociedad, un modelo a seguir. Y eso es un problema cultural que no se resuelve con 10.000 patrulleros".

Díaz añadió que, en la sociedad actual, el éxito está asociado al dinero y la posesión de bienes materiales, y eso fomenta la necesidad de satisfacer esas demandas de forma urgente, a cualquier precio.

En cuanto al castigo, apuntó que "no hay experiencia en el mundo que demuestre que el aumento de las penas disminuya los delitos", y que, por el contrario, "a veces, en la necesidad de tomar una medida urgente, causamos más daño, porque la cárcel termina siendo parte del problema, y no de la solución. El individuo que hoy entra a la cárcel por el hurto de una milanesa en un supermercado sale dentro de tres meses, nadie le va a dar trabajo, y sale con conductas carcelarias".

"No estoy hablando de impunidad, sino de responsabilizar a los individuos que cometen un acto delictivo y aplicarle la sanción que corresponda. Lo que pasa es que muchas veces la sanción no es igual a cárcel", puntualizó. Tampoco se soluciona exclusivamente con el bienestar social, porque, en los últimos años, "la pobreza baja, la indigencia casi desaparece, y el delito sigue aumentando".

Díaz también fue consultado sobre la necesidad de funcionarios en la Fiscalía, y aclaró que no planteó que la necesidad de quintuplicar el número de trabajadores, tal como trascendió: "hay problemas de comprensión lectora", dijo.

"Yo planteé que arrancamos con una planificación que partía con 220.000 noticias criminales al año en todo el país, eso era el promedio" antes de que entrara en vigencia el CPP, y, desde noviembre de 2017, "nos encontramos con que tenemos 28.000 noticias criminales por mes, un 54% más".

Esto se explica porque antes todo quedaba dentro del Sistema de Gestión de Seguridad Pública, y solo se judicializaba aquello que el policía informara al juez, y este dispusiera que se le llevara, por lo que, "en el sistema antiguo, los niveles de judicialización eran bajísimos", y ahora todo pasa a la Fiscalía.

A su juicio, es preciso establecer filtros porque no parece ser correcto que la Policía decida qué se informa y qué no, y al mismo tiempo que no llegue todo, porque "no podemos correr bajo la utopía de que vamos a dar respuesta a todo".

No obstante, opinó que sí es necesario aumentar el presupuesto de la Fiscalía, así como su número de funcionarios.

Respecto de las críticas que llegan desde el Ministerio del Interior sobre la poca capacidad de operación que se le da a la Policía, llamó a funcionarios policiales y fiscales a entender que "no existe más el nosotros y el ellos. Existe el nosotros. Que fiscales y policías trabajamos en el mismo cuadro. En un equipo no gana el director técnico y pierden los jugadores. O ganan o pierden. Y el partido es contra la delincuencia".

En ese sentido, llamó a superar eventuales desconfianzas y "emprender con todo" para que el partido "no lo gane el otro cuadro": "Me tiene un poco podrido eso de que la Policía tiene las manos atadas. No es así", opinó, y dijo que lo que no esté claro en la ley y haga que "el policía sienta que las reglas de juego no están claras hay que cambiarlo".

 

Montevideo Portal